ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
jas_39
Moderador


Mensajes : 1956
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 41
Localización : Villa Constitución - Santa Fe

MensajeTema: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Jue 21 Ago 2014 - 3:43

La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade
¿Cómo se puede sobrevivir a una caída desde 6000 m. de altitud y salir tan sólo con una luxación en la rodilla y algunas quemaduras?. Según las palabras del incrédulo Comandante del campo de prisioneros alemán a donde fue llevado como prisionero el sargento Nick Alkemade, fue un milagro. Y la verdad es que lo fue, sin lugar a dudas.


Sargento Nicholas Alkemade



La asombrosa historia de Nicholas Alkemade, un sargento artillero de veintiún años del 115º Escuadrón de Bombardeo de la Royal Air Force, comienza la madrugada del 24 de marzo de 1944 cuando el avión donde sirve como artillero de cola, un bombardero pesado Avro-Lancaster IIS bautizado con el nombre de “S for Sugar” (S de Azúcar), surca el cielo nocturno alemán en una formación de 300 bombarderos que, con cinco toneladas de bombas en las entrañas de cada aeronave, se dirigen al corazón del III Reich camino de Berlín. Alkemade ocupa el puesto de cola del Lancaster, una angosta cúpula de plexiglás que artilla cuatro ametralladoras Browning 303, el puesto más peligroso de un bombardero aliado desde que en 1942, los aguerridos pilotos de caza de la Luftwaffe decidieron que la mejor forma de atacar a las formaciones de bombarderos aliadas era desde la cola y la panza, las zonas más vulnerables de estos aparatos.
Para el artillero de cola, su puesto es un lugar frio y solitario dentro de un bombardero Lancaster, separado del resto de la tripulación por dos puertas y 11 metros de fuselaje. Es un hueco estrechísimo, en donde apenas cabe el artillero, no había espacio ni para el paracaídas, de manera que solamente se lleva puesto el arnés. El paracaídas se guardaba en el fuselaje principal a un metro de la segunda puerta y separado de los pertenecientes a los demás miembros de la tripulación. En caso de emergencia el artillero de cola (en este caso nuestro protagonista) tiene que salir de la torrecilla, tomar el paracaídas, engancharlo al arnés, y saltar, confiando en que la antena de radio que va más atrás no lo parta en dos.


Torreta de cola del Avro Lancaster

La Increíble Historia

“Nuestro Lancaster iba acercándose a Berlín, podíamos ver los largos dedos de los proyectores luminosos que escrutaban el negro cielo. Al aproximarnos más, percibimos las señales rojas y verdes dejadas previamente por nuestros aviones de reconocimiento para guiarnos. Los bombarderos que nos precedían dejaron caer sus cargas mortales y centenares de fogonazos luminosos hicieron erupción debajo de nosotros; deslumbradoras explosiones rojas, blancas y destellos anaranjados de las piezas antiaéreas.


Nos llegó el turno. Soltamos nuestra bomba explosiva de 1800 Kilos y otras tantas bombas incendiarias. Cumplido nuestro cometido, giramos en dirección a nuestra base, muy atentos en los cazas alemanes que ya habían comenzado a actuar.

Volábamos sobre el Ruhr, cuando de pronto una serie de choques poderosos sacudieron nuestro avión, después se oyeron dos truenos terribles al estallar dos granadas en la base de mi torreta. La cubierta de plexividrio se hizo pedazos y desapareció. Uno de los fragmentos grandes hizo una larga herida en la pierna derecha. A no más de 45 metros de mi se veía el borroso contorno de un Junkers 88 de combate. Su frente mostraba una línea de fogonazos blancos al ametrallar a nuestra herida máquina. Apunté a quemarropa y apreté el gatillo de las cuatro ametralladoras Browning 303. El Junkers fue traspasado por los proyectiles y lo vi alejarse con un motor en llamas.



Chorros de combustible en llamas salían de nuestros depósitos y pasaban frente a mí. El Capitán irrumpió diciendo: No podemos esperar más tiempo, muchachos. Tiene que saltar. ¡Salten!, ¡Salten!, ¡pronto!

Abrí a codazos la puerta de la torreta situada a mi espalda, luego me volví y abrí también la del fuselaje.

Entonces horrorizado, me encontré entre una hoguera gigantesca. El humo y las llamas se precipitaron hacia mí. Ahogándome y a ciegas, me refugie en mi torrecilla.

Pero ¡tenía que recoger el paracaídas! Abrí otra vez la puerta y me lancé en su busca.

¡Era demasiado tarde! La envoltura se había quemado y la seda, antes estrechamente comprimida, iba saliendo comprimida pliegue por pliegue, desvaneciéndose en llamas.

Reflexioné un instante. Apenas cumplidos los 21 años, me sorprendía el fin del mundo. El aceite del sistema hidráulico se había inflamado y las llamas me quemaban la cara y las manos. De un momento a otro el avión podía estallar. Decidí saltar con la esperanza de evitar el dolor de morir abrasado. Al fin y al cabo parecía que muerto ya estaba y una caída libre desde 6000 metros de altura acabaría con mi vida en el justo momento de tocar el suelo.


Rápidamente hice girar la torrecilla hasta una posición de través, abrí la portezuela y desesperado me deje caer en la oscuridad de la noche. Al ir cayendo, una sensación de eterna irrealidad me envolvía y pensé en mi novia Pearl.



Después la nada. Seguramente perdí el conocimiento.”

A las tres y diez de la madrugada del 24 de marzo de 1944, la fría nieve alemana hace regresar al presente a Nick. Abre los ojos y ve de nuevo ese cielo estrellado. Piensa que está muerto pero no puede ser posible porque ve ramas de árboles, tiene frío, le duele todo el cuerpo y siente un intenso dolor en la rodilla derecha. Mueve pies y brazos y comprueba que está de espaldas sobre una gruesa capa de nieve blanda. De espaldas y vivo. No se lo puede creer.

“Trate de incorporarme, pero el dolor era muy intenso. Estirando la nuca pude ver que mis botas de aviador habían desaparecido y que mi ropa estaba quemada y hecha jirones, esculque en mis bolsillos y encontré la caja de cigarrillos bastante maltrecha y el encendedor. No les había pasado nada. Al encender uno, ya que comencé a sentir los rigores del frío, observe que mi reloj no se había detenido. Sus manecillas luminosas marcaban las 3:20 am, había sido cerca de la media noche en que nuestro avión fue alcanzado.”


Sigue examinándose en busca de algún hueso roto pero lo único que encuentra en su cuerpo son ligeras magulladuras, quemaduras producidas por el incendio de su cabina y ese dolor sordo en la rodilla. Las copas de los árboles del bosque y la gruesa capa de nieve han amortiguado el golpe. Esta vivo aunque no por mucho tiempo. Tiene que buscar cobijo porque su fino traje de aviador de la RAF apenas lo protege de la gélida noche alemana. Está desorientado y no sabe hacia donde dirigirse, así que piensa que la mejor opción para sobrevivir es la de ser capturado como prisionero de guerra.


En su cuello tenía el silbato que se utilizaba para mantener contacto con el resto de la tripulación en caso que el avión tuviese que descender al mar. Empezó a tocarlo a intervalos, le pareció que transcurrieron horas, siguió sonando el silbato hasta que logro oír voces, era un grupo de civiles que con linterna en mano le dijeron: “raus Heraus” (levántate) al notar que no podía hacerlo, lo subieron a una lona y lo arrastraron a una casa cercana. Una vez allí Alkemade manifestó que una anciana con la cara curtida pero bondadosa le sirvió el mejor ponche de huevos que él hubiese probado en su vida.

“Estando en el suelo de la cabaña, oí el ruido de un automóvil que se detuvo fuera. Dos hombres vestidos de paisanos entraron ruidosamente en la habitación (posiblemente Gestapo). Indiferentes a mis dolores, me obligaron a ponerme de pie y me metieron en su automóvil. Me llevaron a un hospital. Me tuvieron mucho tiempo en la sala de operaciones. Solo después supe la extensión de mis lesiones: piernas abrasadas, luxación de rodilla derecha, punzada en la cadera producida por una astilla, torcedura en la espalda, ligera contusión en la cabeza y profunda herida en el cuero cabelludo; además quemaduras de primero, segundo y tercer grado en la cara y manos. La mayor parte de estas lesiones las sufrí antes de abandonar el avión.

Luego de cierto tiempo, vino un sujeto ampuloso que vestía el uniforme de la Wehrmacht, me hizo las usuales preguntas de sondeo: ¿Qué objetivo atacaron ustedes? ¿En dónde está su base?...y muchas otras. Declaré mi nombre, grado y número de serie. A las demás preguntas, solo pude replicar: “No me es permitido contestar”.

En seguida empezaron a preguntarme acerca de mi paracaídas. ¿En dónde lo escondió? ¿Lo enterró? (Los espías que descendían en territorio enemigo, comúnmente ocultaban sus paracaídas, los aviadores que caían en medio de un combate aéreo no lo hacían).
-Me tiré sin paracaídas- les dije.

Creí que la cara del oficial de Wehrmacht iba a estallar de rabia. Profirió una letanía de juramentos, giro sobre los talones y salió taconeando. Durante tres días se repitió el interrogatorio. Al fin me dejaron tranquilo.



Campo de prisioneros Dulag Luft I

Después de tres semanas, cuando mis heridas estaban bastante cicatrizadas, fui llevado al campo de prisioneros de guerra del arma de la aviación, llamado Dulag Luft, cerca de Fráncfort, en donde se me mantuvo incomunicado. El tiempo que pasé así me dio la oportunidad de pensar sobre la manera de convencer a mis interrogadores de que mi increíble historia era verdad.

Cuando una semana más tarde un joven teniente de la Luftwaffe me condujo a la oficina del comandante del Dulag Luft, yo me hallaba preparado.

- Entiendo que debemos felicitarlo, sargento- dijo con sorna el comandante en un inglés excelente - ¿Quiere relatarme usted mismo, por favor, toda la historia de su extraordinaria aventura?
Entiendo que usted pretende haber saltado de un bombardero incendiado, desde una altura de 6000 metros, sin paracaídas, una historia demasiado fantástica, sargento, nicht wabe? (¿No es verdad?).
Le dije que si quería podía comprobar mi relato ¿No había acaso caído un Lancaster destrozado en esa zona la noche del 24 al 25 de marzo? Si era así, ese era el avión del que yo había saltado. Seguramente encontrarían los restos achicharrados de mí paracaídas, justamente delante de la puerta trasera del fuselaje. También podían examinar mi arnés de paracaídas, y verían por sí mismos que nunca había sido usado.

El comandante me escuchó en silencio-. Es una historia verdaderamente extraordinaria.
Habló entonces en alemán al teniente, este saludó y salió. El comandante me pasó un cigarrillo y conversamos amigablemente durante unos 15 minutos, hasta que el teniente irrumpió en la oficina, agitando el arnés de mi paracaídas en una mano y seguido de otros tres oficiales, los cuales gritaban excitadamente en alemán.

El teniente arrojó el arnés sobre el escritorio, y señaló los ganchos de cierre automático que todavía estaban en sus sujetadores, y los tirantes de sostén, aún adheridos a las fajas del pecho. El comandante consideró fríamente todos estos detalles, se recostó después en su sillón y nos miró pensativo de uno en uno. Habló por fin en inglés y nunca podré olvidar sus palabras.
-¡Caballeros es un milagro! Ni más ni menos.

Se levantó, se dirigió hacia mí, y me tendió la mano, que yo estreche.

- Felicitaciones, mi joven amigo, por estar vivo ¡Que historia para contar a sus nietos!

Inmediatamente todos me asediaron, palmeándome la espalda, estrechándome la mano, profiriendo sonoras expresiones de felicitación. El comandante me despidió diciendo:

- Mañana, se lo prometo, se informará a sus compañeros sobre la forma en que ha llegado usted a ser prisionero de guerra.

Al día siguiente, pude darme cuenta de la gran agitación de las autoridades de la Lutfwaffe, estas habían estado bastante activas. Sobre el escritorio del comandante, se veían varias piezas quemadas de metal, entre las que reconocí la argolla de una cuerda de paracaídas y un pedazo de alambre que debía ser la cuerda misma.

- Son los restos de su equipo – me explicó el comandante -.

Los encontramos precisamente en el lugar en que dijo usted que estaría. Para nosotros, esta prueba es concluyente.

Según se me informó, el destrozado Lancaster se hallaba como a 20 kilómetros del lugar en que yo había caído. Cuatro de mis compañeros habían muerto abrasados y habían sido sepultados con todos los honores correspondientes en un cementerio militar cercano a Meschede. Por los nombres y números, comprendí que solo “Ginger” Cleary, nuestro navegante, Geof Burwell, operador de radio, y yo, habíamos sobrevivido (más tarde supe que ellos habían sido expulsados del avión por la explosión final).

Un oficial alemán de aviación y dos suboficiales me escoltaron al recinto en que se hallaban reunidos unos 200 aviadores aliados prisioneros. Se me hizo ponerme de pie en un banco. Después, el oficial de la Luftwaffe relató mi historia a los incrédulos aviadores.

Aquello fue un pandemónium. Se olvidaron nacionalidades. Me vi estrujado por franceses, alemanes, ingleses y norteamericanos, que me estrechaban la mano, me hacían preguntas a gritos, y me obligaron a aceptar el obsequio de un cigarrillo o una tableta de chocolate.

Después me entregaron un papel, firmado durante la demostración por el oficial inglés de más alta graduación, quien había copiado la relación autenticada por los alemanes y la había hecho firmar también por los dos suboficiales británicos de mayor antigüedad. Dice así:


Dulag Luft
Se ha investigado y comprobado por las autoridades alemanas que la afirmación hecha por el sargento Alkemade, 1431537 R.A.F., es verídica en todos sus detalles, esto es, que se arrojó desde una altura de 6000 metros sin paracaídas y llegó al suelo sano y salvo, su paracaídas se incendio en el avión. El sargento Alkemade cayó sobre una gruesa capa de nieve en medio de unos abetos.
Testigos:
H.J. Moore, Teniente Primero, oficial británico de más alta graduación,
R.R. Lamb, 1339582, Sargento Primero,
T.A. Jones, 411, suboficial británico de más antigüedad.
Fecha: 25/4/44.


Después de la liberación en mayo de 1945, el Servicio Secreto investigó los registros de Dulag Luft, encontró que eran ciertos los informes sobre mi extraña aventura, y los incluyó en la Historia Oficial de la Real Fuerza Aérea”.

Al finalizar la guerra, Nick Alkemade vuelve a su vida de civil y consigue trabajo en una fábrica de productos químicos. Si en algún momento piensa que su vida en la fábrica va a ser más tranquila y segura que en la cabina de cola de plexiglás de un Lancaster, se equivoca. Años después, durante unos trabajos de mantenimiento en la fábrica, una viga de acero se desploma sobre él. Cuando los ocho hombres que hacen falta para levantarla, esperan encontrar debajo el cadáver de Nick, lo que hallan es a su compañero inconsciente con un ligero chichón en la cabeza. Un rasguño sin importancia.
Unos meses después sobrevive milagrosamente cuando un recipiente de ácido sulfúrico cae sobre él, causándole quemaduras sin importancia que no requieren hospitalización. Pero como si esto fuera poco, un tiempo después, su vida logra alcanzar la categoría de leyenda cuando al recibir una descarga eléctrica de alta tensión, sale brutalmente despedido varios metros y cae al interior de una piscina de cloro en estado puro, sobreviviendo ¡una hora! en el interior de ella respirando sus gases, siendo rescatado una vez más inconsciente pero vivo…
Aquella fábrica era una trampa mortal.

Conclusión

Nicholas Alkemade, murió el 22 de junio de 1987 (por causas naturales), y hoy día, tal vez leyendo estas líneas, nos hagamos la misma pregunta que él una vez se hizo ¿Qué explicación pudo tener este extraño acontecimiento? Muchos años después de ocurrido este acontecimiento y en plena era espacial, los científicos emitieron una teoría que de alguna manera lo explique, se demostró que el cuerpo humano puede soportar una aceleración o desaceleración de unos 20 g (20 veces la aceleración de la gravedad terrestre) sin lesiones graves. Desacelerar con fuerza de 20 g desde los 55 metros por segundo hasta llegar a velocidad cero, significa parar en un espacio de tan sólo 8 metros. Coincidentemente, esta es la altura que puede tener un grupo de pinos lleno de ramas flexibles.

Fuentes:
Selecciones Reader´s Digest Antología de Aniversario. Año 2000. Articulo “Caí desde 6000 metros y estoy vivo (Pág.21)

http://elpozodeesparta.blogspot.com.ar/2013/01/la-asombrosa-historia-de-nicholas.html
http://gagomilitaria.blogspot.com.ar/2013/09/increible-pero-cierto-la-histoira-del.html
http://www.historiassegundaguerramundial.com/personajes/nick-alkemade/#prettyPhoto"
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador


Mensajes : 2218
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Jue 21 Ago 2014 - 5:35

Muy buena historia, Diego, esto demuestra que nada es imposible.

Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador


Mensajes : 14955
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Jue 21 Ago 2014 - 14:43

hay veces que me afirmo en la idea de que la hora esta puesta. Si no te tenes que morir, no hay nada que hacer aparentemente!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario En línea
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Jue 21 Ago 2014 - 15:43

Excelente trabajo Diego!!!!

Como dice Ariel, cuando no es tu hora .........

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jas_39
Moderador


Mensajes : 1956
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 41
Localización : Villa Constitución - Santa Fe

MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Jue 21 Ago 2014 - 23:18

Y si, es así, cuando no es tu hora, no es tu hora, pero yo calculo que piso una baldosa floja y me desnuco contra el cordón de la vereda...
Gracias por los comentarios.
Saludos
Diego
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jedi-knigth



Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 31/12/2011

MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Lun 1 Sep 2014 - 3:47

Me recuerda a la pelicula Unbrackeable
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade   Hoy a las 12:39

Volver arriba Ir abajo
 
La Increíble Historia del Sargento Nicholas Stephen Alkemade
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia del tiempo: Del big bang a los agujeros negros de Stephen W. Hawking
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» Historia de Unicron y sus prototipos
» la historia de blitzwing/sky-jetfire

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: -HISTORIA MILITAR DEL MUNDO- :: Historia Militar del Mundo-
Cambiar a: