ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 ¡Pescando al Tomcat!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
TheLastHuman



Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 21/07/2011

MensajeTema: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 1:31

Hace un par de meses en una feria de artesanos aquí en Bahía Blanca, de casualidad miré por arriba una revista vieja de temas militares, no recuerdo el nombre (que no se por qué no la compre ahí mismo) En la portada se mencionaba la historia que voy a relatar/traducir/transcribir, sobre la cual nunca había leído. No soy experto en inglés pero entiendo bien el contexto y sentido de las oraciones por lo que creo que puedo hacer un mejor trabajo que el traductor de google, de todas maneras tiene varios agregados propios.


¡Pescando al Tomcat!



El Grumman F-14 Tomcat es un avión caza pesado de largo alcance, supersónico, biplaza, bimotor, con alas de geometría variable (puede modificar el ángulo de ataque de sus alas para diversas condiciones de vuelo), desarrollado especialmente para la US Navy donde su rol principal era la defensa de las flotas navales de Estados Unidos. Precisamente, en uno de los portaaviones en los que se encontraba operando es que sucedió este accidente.

)


(el USS John F. Kennedy donde operaban los F-14 Tomcat del VF-32)

El 14 de Septiembre de 1.976, aproximadamente 100 millas al noroeste de Scapa Flow, Escocia, el portaaviones USS John F. Kennedy se encontraba participando en el ejercicio naval llamado "Teamwork 76" junto con otros 100 buques de distintas naciones pertenecientes a la OTAN. Era "Día de Prensa" y los fotógrafos de Estados Unidos y Europa observaban cómo un F-14A Tomcat (BuNo 159588, matrícula AB221)  del Escuadrón VF-32 era remolcado hacia la catapulta N°3 para su lanzamiento. El piloto, Teniente J. L. Kosich y su oficial de radar Teniente L. E. Seymour se encontraban a bordo.

De pronto, e inexplicablemente, los motores de la aeronave se aceleraron al máximo a pesar de que la palanca de mando marcaba "ralentí". Kosich oprimió los frenos pero a pesar de tener las cubiertas bloqueadas, el F-14 continuó su marcha hacia delante. Para evitar dirigirse hacia las líneas de combustible y los restantes aviones estacionados y armados con bombas, giró los mandos donde se encontraba la tripulación de cubierta, dejando tras de si rayas negras de caucho quemado. El ala derecha del Tomcat dañó significativamente dos aeronaves y lesionó a un tripulante que sufrió la quebradura de su tobillo. Finalmente, tanto Kosich como Seymour se eyectaron al tiempo que el avión caía hacia el océano. En palabras del oficial retirado de la Armada Samuel Beavers:

"Estaba en la cubierta de vuelo el día que sucedió formando parte del VF-14 con los E-3. Observé enteramente el incidente. Vi cuando el ordenanza del VF-32 se encontraba debajo armando el misil Phoenix entre los pilones de armas cuando los motores se encendieron a máxima potencia. En una rápida acción cuando el avión comenzó a dirigirse hacia delante, salió de allí de la manera en que los procedimientos de seguridad lo indicaban. Sin embargo, su pie derecho fue arrollado por la rueda principal. Estoy sorprendido de que no haya sido succionado por la toma de aire con la fuerza de los motores en ese estado. Cuando la aeronave se acercó mas hacia fuera de la cubierta, los pilotos se eyectaron. Afortunadamente, el hombre accidentado llevaba puestas botas de vuelo de 10 pulgadas, lo cual lo salvó de perder su pie. Desde ese día y durante mis 20 años restantes de carrera nunca deje de usar esas botas mientras me encontraba en la cubierta de vuelo"

A medida que el avión desaparecía entre las aguas, un buque soviético que se encontraba observando los ejercicios militares se acercó hacia la posición del incidente. Las razones eran claras: a bordo del F-14A Tomcat se encontraba el mas nuevo y secreto misil AIM-54 Phoenix así como el también revolucionario radar AN/AWG-9. Conociendo las capacidades de recuperación submarina de la Unión Soviética, era una carrera a contra-reloj para evitar que tecnología sensible cayera en manos comunistas.

El F-14 Tomcat y su sistema de misiles

Este mítico avión era peligroso para sus enemigos por una simple razón: estaba equipado con la dupla de combate AIM-54 Phoenix y AN/AWG-9. Manipulado por el ofcial en el asiento trasero del Tomcat, el citado radar podía seguir 6 objetivos simultáneamente, redirigir el misil en vuelo y "enganchar" al enemigo en modo escaneo. El Phoenix tenia un rango extraordinario (mas de 100 millas) y una velocidad de Mach 5. Este misil fue desarrollado principalmente para derribar los bombarderos de largo alcance soviéticos. Los militares estadounidenses temían que éstos pudieran recuperar tanto al avión como a su armamento. Mediante ingeniería inversa, esta tecnología podia ayudar a la Unión Soviética a dar un dramático salto hacia delante en la calidad de sus propios misiles. La US Navy no repararía en gastos y esfuerzos para evitar esto.  


(el F-14 Tomcat portando misiles AIM-54 Phoenix)


(pantalla del radar AN/AWG-9 situado en el asiento trasero)

Comienzan los esfuerzos de recuperación

La aeronave se había hundido en aguas de hasta 600 metros de profundidad; recuperar el avión y su solitario misil Phoenix (el F-14A podía llevar hasta 6 de ellos) no sería una tarea para nada fácil. Cuando los buques del ejercicio OTAN "Teamwork 76" se dispersaron para volver a sus apostaderos de origen, se alegraron al ver que la nave soviética hacía lo propio. Sin embargo, la preocupación era que la Unión Soviética intentara rápidamente recuperar la aeronave con una red de arrastre profunda. La US Navy pronto ordenó que aviones de reconocimiento marítimo Lockheed P-3C Orión apostados en Keflavk, Islandia, patrullaran la zona.

Para faciltar la rápida recuperación antes de que el invierno se asentara, se puso en marcha un contrato con la compañía Seaward de Falls Church, Virginia, para servir los requerimientos especiales de la Armada. También fue subcontratado un barco de salvamento noruego llamado "Constructor", al igual que un proveedor de sonar de barrido lateral, Hydro Surveys de Fort Lauderdale, Florda. La Armada misma provió el remolcador Clase Abnaki llamado USS Shakori (ATF-162), en ese entonces bajo el mando del Teniente Comandante David Sargent, junto a otros buques. El océano no entregaría al F-14A Tomcat y sus secretos de manera sencilla.


(el USS Shakori realizando la búsqueda)

Una vez instalado el sonar lateral provisto por la empresa Hydro Surveys el USS Shakori comenzó la búsqueda del avión perdido. El mar tormentoso y revuelto junto con el frío que aumentaba amenazaba con debilitar a la tripulación a bordo. Día tras día durante diez días, las pantallas del sonar no mostraban absolutamente nada. Recién el 3 de Octubre, apareció un blanco promisorio; luego de trazar cuidadosamente la ubicación y la profundidad donde supuestamente se encontraba el Tomcat, el buque regresó a puerto para realizar reparaciones y obtener suministros. Una semana después, el USS Shakori retornaba al punto demarcado anteriormente, pero al arribar, el sonar esta vez no mostraba nada. ¿El avión se había movido? ¿Había sido recuperado por la Unión Soviética? ¿Había sido arrastrado en un rápido movimiento por un remolcador soviético? Lo que se sabía con certeza es que sea lo que sea lo que había en las profundidades ya no se encontraba ahí. La cuestión es que el USS Shakori comenzó una nueva búsqueda, abatido por mares aún más violentos.

Deplegando el NR-1

El ingeniero Roger Sherman se dirigía a los cuarteles generales del Escuadrón Dos de Submarinos en Holy Loch, Escocia, con una idea en la cabeza; ¿por qué no enviar el submarino secreto de la US Navy NR-1 para recuperar el avión? La respuesta que recibió fue shockeante: los comandantes de la unidad no sabían de lo que hablaba. Al parecer, el nuevo submarino de recuperación de la Armada era tan secreto que ni siquiera los más altos oficiales de la base sabían de su existencia. Una vez convencidos de las capacidades únicas del NR-1, un mensaje fue enviado a Washington D.C. Al poco tiempo, la Flota de Superficie respondió que los submarinistas no eran necesarios, se quedan fuera del esfuerzo de recuperación.


(el NR-1, sumergible secreto de la Armada)

Para Roger Sherman, todo era desconcierto. Primero, el NR-1 era tan secreto que nadie en la Armada sabía que era perfecto para la tarea. Segundo, la inadvertida guerra entre la Flota de Superficie y la Fuerza de Submarinos. Sin embargo, a Sherman le quedaba una carta por jugar. Llamó a un amigo en el Pentágono que tenía línea directa con el Almirante Rickover, un famoso e intratable jefe de submarinos de la US Navy. Rickover pelearía la batalla y, como usualmente lo hacía, saldría victorioso. En unas pocas horas, la orden era poner en marcha al NR-1 para la misión.

La búsqueda tiene éxito

Mientras el NR-1 se dirigía hacia el punto de búsqueda, la US Navy y la Royal Navy desplegaban barcos para evitar que cualquier buque soviético se acercara. Debajo del mar, la Armada ordenó que el submarino de ataque USS Batfish “saneara” las aguas de cualquier intruso. Armado con torpedos, el submarino navegó el área sabiendo que el término “sanear” podría acarrear profundas consecuencias. En la superficie, el HMS Blue Rover navegaba con sus sistemas de armas activos y listos. Aún así, la Unión Soviética enviaró una flota de buques de recuperación escoltados por su Armada; mientras los estadounidenses y británicos observaban, los soviéticos hacían su camino hacia el sitio donde el Tomcat se había hundido determinados a defender su derecho a recuperarlo con las armas si era necesario.

Los días de búsqueda pasaron antes de que el sonar a bordo del USS Shakori revelara otra vez un objetivo. Se ordenó proceder al NR-1 hacia el sitio pero se descubrió que el fondo presentaba muchas irregularidades, las cuales devolvían señales de variada intensidad. Sabiendo que el sonar no sería de mucha ayuda, el NR-1 comenzó una laboriosa búsqueda por zonas de manera visual. De pronto e inesperadamente, una maraña de redes de arrastre se encontraba 20 pies por delante. Lentamente el submarino retrocedió para evitar quedar atrapado y se dirigió al fondo asumiendo que las redes habían capturado algo.


(imagen tomada desde el submarino de rescate NR-1 mostrando al F-14A Tomcat invertido en el fondo)

Al final de las redes, el F-14 reposaba de espaldas con una de sus alas destrozadas; aparentemente había sido arrastrado durante varias millas. ¿Eran las redes de arrastre de un pesquero de altamar o eran de los soviéticos? Nadie lo sabía, pero era obvio que en esas aguas a esas profundidades eran pocos los peces que pudieran interesar comercialmente a alguien. Al parecer, los rusos intentaron arrastrar fuera del agua al avión durante la semana en la que el USS Shakori volvió a Escocia. Y lo hubieran logrado si no fuera porque el Tomcat era demasiado pesado (18.000 kilos vacío). Al menos la US Navy tenía la aeronave a la vista. Sin embargo, aún había un gran problema: el misil AIM-54 Phoenix no estaba.

El rescate y la búsqueda del misil

El NR-1 tenía ante sí un enorme reto. El F-14 estaba atrapado entre las redes de arrastre, las cuales se movían con la corriente y amenazaban con retener también al submarino en el fondo del mar. El objetivo era colocarse por encima del avión y, mediante el uso de su brazo mecánico operado a control remoto, sujetar un cable alrededor del fuselaje. Complicando aún más la difícil tarea, se descubrió un fenómeno en las profundas aguas hasta ese momento desconocido; bautizado como “Maelstrom de Nolter”, se trataba de la conjunción de fuertes corrientes que impulsaban enormes masas de agua, equivalentes a las ráfagas de viento en la superficie. El NR-1 era golpeado por el fenómeno hasta dos veces por día, haciendo peligrar la estructura del submarino.

Mientras tanto, sobre las olas, la Armada Soviética se acercaba con su propia flota de recuperación. La Royal Navy hizo todo lo posible por mantenerlos alejados, pero la distancia se acortaba día tras día hasta que arribaron a la zona. Parecía que los soviéticos sabían exactamente hacia dónde dirigirse. Sin embargo, para la US Navy recuperar el Tomcat era casi un hecho, o al menos eso creían. En las profundas aguas y oculto a la vista de la flota rusa, el NR-1 colocaba los cables alrededor de la aeronave.

En medio de una nueva tormenta con olas de 6 metros, el preciado premio era lentamente izado hacia la superficie. Los soviéticos reconocieron que algo estaba sucediendo y uno de sus barcos se acercó hacia el buque de la Armada norteamericana buscando detectar cualquier evidencia, siendo interceptado y obligado a alejarse. Ola tras ola el mar arremetía contra los cables; en un momento dado, la tensión fue demasiado y éste se rompió cayendo el avión una vez mas al fondo del océano, aunque esta vez hacia arriba.


(así quedó el Tomcat tras el fallido primer intento de recuperación)

Los soviéticos aguardan mientras el misil es encontrado

Los rusos se deleitaban con cada infortunio de los estadounidenses. Siguieron esperando mientras la US Navy recomenzaba la larga tarea de relocalizar la aeronave, colocar los cables e intentar un nuevo izado. Una vez más, el NR-1 conectó las líneas, y tal como sucedió anteriormente, las fuertes corrientes se llevaron consigo al Tomcat devuelta al fondo del mar. Tomando el ejemplo de los soviéticos, se decidió que la fuerza bruta sería la única solución. El avión sería sujetado y arrastrado hacia la superficie por los remolcadores de altamar contratados para el trabajo.

Mientras tanto, en las profundidades, el NR-1 abandonaba la delicada tarea de recuperación y se abocaba a la búsqueda del perdido misil AIM-54 Phoenix. Navegando lentamente siguiendo un patrón y con la vista en el fondo del mar, éste fue encontrado con sólo pequeños daños. Contrariamente al F-14, el misil tenía el tamaño perfecto para el submarino. El único problema era que nadie sabía realmente si la cabeza de guerra se encontraba armada, la cual podía explotar durante la recuperación. Luego de algunas discusiones, el NR-1 continuó a pesar del riesgo. Posicionándose sobre el misil, con su brazo mecánico lo sujetó firmemente y comenzó a subir poco a poco hacia la superficie en medio de la oscuridad de la noche; los soviéticos no podrían obtener una buena imagen del submarino secreto de la US Navy y mucho menos de la recuperación del Phoenix.


(imágen del AIM-54 Phoenix rescatado de las profundidades)

Pescando al Tomcat

Por último, un par de remolcadores alemanes se fueron arrendados. Ubicando pesados cables de acero en el fondo marino, dieron vueltas en círculos alrededor del F-14 hasta que prácticamente lo aplastaron para mantenerlo bien asegurado. Luego lo llevaron a aguas menos profundas donde fue finalmente recuperado con métodos mas tradicionales. Aunque el Tomcat había quedado reducido a una masa de fierros retorcidos, los principales componentes de la aeronave se encontraban en su lugar. En contra de las probabilidades, la US Navy había rescatado al avión y los secretos que llevaba consigo de las manos soviéticas.


(así quedó el F-14A Tomcat luego de ser recuperado)

La difícil tarea fue cumplida extraordinariamente. Aunque el costo excedió los $ 2.4 millones de dólares, los secretos resguardados fueron más valiosos que el dinero y el tiempo invertidos. Los soviéticos estaban impresionados, aunque no de forma positiva. Además de perder una excelente oportunidad para obtener moderna tecnología norteamericana, se dieron cuenta que tenían otro problema del cual preocuparse. La Oficina de Prensa de la Armada de Estados Unidos emitió un comunicado describiendo cómo el misil fue recuperado por un buque del que nunca habían oído antes; el NR-1, aparentemente un sumergible de búsqueda tripulado por 5 hombres. Los espías de la inteligencia soviética trabajarían durante años tratando de descubrir cómo un pequeño submarino emergido en la oscuridad de la noche había hecho el trabajo.

Un poco más sobre esta historia

De todas formas, el F-14 Tomcat y sus secretos fueron descubiertos por los soviéticos algunos años más tarde. Dicho avión y sus super secretos misiles Phoenix fueron vendidos por los Estados Unidos a su mayor aliado en el Golfo Pérsico a fines de los ´70, Irán. Con la revolución islámica del 1.979, la Fuerza Aérea Iraní se encontró de repente del lado opositor, por lo que fue puesto en marcha un embargo de repuestos y sistemas que debilitó la capacidad de soporte de los aviones iraníes, pero no evitó que los soviéticos “dieran una mirada”. Como resultado, no hay duda de que la Unión Soviética obtuvo acceso a los sistemas del AIM-54 Phoenix y del radar AN/AWG-9. Sin embargo, para el momento en que los soviéticos estuvieron en condiciones de desarrollar misiles aire-aire más modernos, la US Navy retiró del servicio el AWG-9 y el AIM-54 Phoenix a favor de una nueva generación de misiles y sistemas más sofisticados. El Phoenix obsoleto sería reemplazado por el AMRAAM. Tal vez la misión llevada a cabo por el NR-1 permitió a la Armada diez años de ventaja, pero al final el mundo y los avances tecnológicos siguen en marcha.


Para el que le interese la historia del NR-1, un libro para leer en línea, aunque en inglés:

Dark Waters

Fuentes:

http://fly.historicwings.com/2012/09/tomcat-deep/
http://www.topedge.com/panels/aircraft/sites/mats/f14-history-crash-date02.htm


Última edición por TheLastHuman el Jue 29 Mayo 2014 - 13:56, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador


Mensajes : 15025
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 8:44

EXCELENTEE!! bravo bravo bravo 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario En línea
Wolfpack



Mensajes : 1154
Fecha de inscripción : 25/06/2011
Edad : 26
Localización : Mar del Plata

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 12:12

Espectacular, realmente excelente aporte!  aplausos 

Saludos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
mecano



Mensajes : 507
Fecha de inscripción : 21/04/2014
Localización : Rosario

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 12:36

Buen post TheLastHuman, no conocía la historia  bravo 

Increíble que un avión de esos pueda tener semejante falla  Shocked 

Saludos..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TheLastHuman



Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 21/07/2011

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 14:03

Recordemos que se trataba de un Tomcat de la primer variante, el F-14A, propulsado por los turborreactores Pratt & Whitney TF30, los cuales eran poco fiables haciendo que el aviòn entrara en pérdida durante maniobras violentas de combate aéreo. Luego fue reemplazado por los motores de la serie F110.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Facundo M
Moderador


Mensajes : 2060
Fecha de inscripción : 28/02/2012

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 18:24

Ademas de los TF30, problema que fue subsanado con los F110, el Tomcat adolecia de problemas permanentes en el sistema hidraulico, algo que nunca pudo ser solucionado en un 100%
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
jas_39
Moderador


Mensajes : 1959
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 42
Localización : Arroyo Seco - Santa Fe

MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Jue 29 Mayo 2014 - 20:22

Excelente aporte, desconocía totalmente la historia.
Saludos
Diego
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¡Pescando al Tomcat!   Hoy a las 1:09

Volver arriba Ir abajo
 
¡Pescando al Tomcat!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¡Pescando al Tomcat!
» Iran habría disparado por error a un F-14 Tomcat y aviones civiles
» Los Super Tomcat que no fueron...
» GRUMMAN F14 TOMCAT 1:32 de TAMILLA
» Fotos de F-4 Phantom y F-14 Tomcat volando con las alas plegadas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - FORO DE MENSAJES - :: -Material Exclusivo INTERDEFENSA-Notas e Informes-
Cambiar a: