ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Efemèrides del conflicto de Malvinas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Sáb 22 Mayo 2010 - 15:01

Propongo que entre todos acerquemos sucesos històricos referidos a la fecha del dìa.
Acudo al comùn de los foristas porque esta tarea me supera,en cambio con el aporte de todos eprenderemos de echos que tal vez no sepamos.

Saludos


Última edición por Marcelo R.Cimino el Sáb 22 Mayo 2010 - 15:17, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Sáb 22 Mayo 2010 - 15:16

21 de mayo de 1982;
Operaciones sobre MLV

Indicativo TIGRE 6 IA-58 Armamento Cñ+3Cohet 19
Pilotos;
Cap BENITEZ J.A
Ten BREST N.F
1er Ten MICHELOUD J.L
My TOMBA C.A
Ten GIMENEZ M.A
Ten CRUZADO M.N


----------------


Indicativo HALCON 1 Bell212 H-83

Ten PINTO M.J
Ten LUDUEÑA H.R
C.P LOPEZ A.
C.1ro LOPEZ .R



---------------


Indicativo CONDOR 1 Bell212 H-83

Ten VERGARA A.R
Ten SANCHEZ S.S
C.P LOPEZ A.
C.1ro LOPEZ R.
C.1ro QUIÑONES S.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador


Mensajes : 2029
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 52
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Sáb 22 Mayo 2010 - 21:35

Sábado 22 de mayo

El parte meteorológico

Un frente frío, orientado norte/sur, en las provincias de Santa Cruz y Chubut, cubrió con nubosidad baja y nieve la costa, afectando los aeródromos de despliegue de la FAS.
En el área Malvinas, se presentó poco nuboso en las primeras horas, buena visibilidad, con vientos moderados y débiles del sector oeste. A última hora de la tarde, disminución del techo y aumento de la nubosidad con precipitaciones aisladas.

Rescate de pilotos eyectados el día anterior
El 21 habían sido derribados dos aviones M-5 Dagger de la escuadrilla "Ratón". Luego de la eyección exitosa del Mayor Piuma, éste realizó una dolorosa marcha a pie.
Relato del Mayor Gustavo Piuma


...Ocho horas antes creía que me moría; estaba amaneciendo y ahora tenía la certeza que iba a seguir viviendo. Me había propuesto llegar este día a un refugio. Me encontraba subiendo una pendiente, serían aproximadamente las 14:00 hs, veinticuatro horas después de mi eyección, cuando me desbarranco y caigo con todos los elementos de supervivencia esparciéndose a lo largo de mi trayectoria de descenso. Había perdido la noción del tiempo pues había extraviado el reloj. Decido que, por cada caída debía rezar dos rosarios y luego incorporarme. Me dio resultado, cincuenta o sesenta minutos después estaba frente a un alambrado de cinco hilos que rodeaba el puesto de un establecimiento lanero.
Éste pequeño refugio estaba en el medio de varios potreros, tres o cuatro, cuyas tranqueras se encontraban del otro lado y ya no tenía fuerzas para rodearlas. Me recosté con el torso sobre el alambrado y comencé a balancearme hasta perder el equilibrio y caer del otro lado. La casa era de chapa, con una puerta de madera, tenía un ancho de dos metros por tres de alto; al abrir observé que la mitad del piso estaba cubierto de abundante lana, hice un mullido colchón, me recosté y dormí profundamente.
Me desperté y enseguida, comencé a ordenar todos los elementos de supervivencia, las bengalas diurnas las coloqué a la derecha de la puerta, las nocturnas a la izquierda; tomé dos calmantes y entre las botellas que había en el refugio busqué la más limpia, recuerdo que en su etiqueta decía Queen Drink (El trago de la Reina). Sobre una de las paredes del refugio efectué siete marcas paralelas, taché la primera pensando que llegado el séptimo día iniciaría la marcha hacia Puerto Howard, que yo creía que estaba aproximadamente a cinco kilómetros del lugar de mi caída.
Cuando estaba intentando cortar los cordones de la bota de mi pie, escucho el ruido característico de las palas de un helicóptero, ¡qué emoción!; podía afirmar que sentía los latidos de mi corazón. Rápidamente tomé una bengala diurna y arrastrándome, llegué al borde del cerro. Allí abajo vi un helicóptero, pero no distinguía muy bien si era británico o argentino. En uno de sus giros alcanzo a distinguir la escarapela argentina y lanzo la bengala, un humo anaranjado cubrió la colina. El helicóptero se posa a metros de distancia y saltan de él dos suboficiales con una camilla y un capitán del Ejército Argentino, que constituían un grupo comando de rescate.
Ya en el helicóptero, el comandante de aeronave, primer teniente Marcelo Jorge Pinto me pregunta si había visto a otro oficial eyectado. Inmediatamente le contesto que sí, que me llevara hasta los restos de mi avión donde resultaría más fácil ubicarme.
Minutos más tarde recuperamos al primer teniente Jorge Senn, compañero de misión, y luego de una emotivo abrazo, nos dirigimos a puerto Howard. Al llegar el helicóptero aterrizó en un pequeño potrero, ahí recogió al primer teniente de la RAF D. Jeff Clover (piloto inglés derribado horas antes), que habiendo sido rescatado del agua, fue llevado a una sala de primeros auxilios.
La odisea que precede nuestro traslado a Darwin es otra historia. El cruce del canal San Carlos fue realizado en pleno combate, no sólo teníamos a los buques enemigos a la vista, sino también aviones amigos y enemigos, hasta la satisfacción de ver un buque inglés en llamas, pero siempre con la preocupación que nos podían derribar. Sobre las islas comenzaba el crepúsculo y lentamente nos acercábamos al pequeño poblado de Darwin. Finalmente aterrizamos y nos trasladaron al hospital de campaña, no sin antes presenciar el ataque de una sección de Harrier y el derribo de uno de ellos.
Después de dos días fui examinado por un médico. Me colocaron suero y me inyectaron morfina. Cuando desperté no sabía cuánto tiempo había transcurrido.
Relato del Primer Teniente Héctor Ludueña


Se recibió la orden de ir a recuperar un piloto eyectado, no se sabía el nombre, presumiblemente caído en la isla Gran Malvina, en proximidades de puerto Howard. En dicho lugar debía subir un sargento del Ejército Argentino, quien había visto caer un avión.
Al subir, el sargento indicó el lugar (rumbo aproximado 270º), no pudiendo precisar con exactitud la distancia. Luego de recorrer 2 ó 3 Km se comenzó a observar restos de avión y en una misma línea una pequeña casa tipo refugio. En el mencionado refugio se encontró al Mayor Gustavo Piuma en estado de shock. El médico de la tripulación procedió a revisarlo y lo embarcó en el helicóptero. El Mayor Piuma trató de decir algo a la tripulación, pero debido a su estado y la situación que se vivía en ese momento (PAC en la vertical), no se hacía entender. Se escuchó en la frecuencia 121.5 un llamado Bell-212 que fue interrumpido debido a presencia de una PAC. Posteriormente, se volvió a escuchar dicho llamado y, a unos 1.000 metros del refugio, se encontró a otro piloto eyectado de M-5 Dagger, primer teniente Senn, en buenas condiciones físicas. Subió al helicóptero. Se emprendió el regreso a Howard para descenso del Sargento que había hecho de guía. Se nos consultó la posibilidad de trasladar a un piloto inglés derribado y en poder de tropas del Ejército Argentino en Howard. Dicho pedido fue aceptado. Se trataba del Fl Lt Glover, de la RAF, que había sido derribado momentos antes por un Blow Pipe de la Compañía Comando 601, siendo trasladado a Darwin.
El accionar enemigo
• Consolidaron las posiciones defensivas de Puerto San Carlos y aceleraron el desembarco de 3.000 hombres y pertrechos.
• Efectuó reconocimiento ofensivo sobre el estrecho: una sección de Harrier (R. Frederiksen y M. Hale) del Hermes atacó, a las 08:23 hs, al guardacostas GC-83 Río Iguazú (Prefectura Naval Argentina), que transportaba dos obuses de 105 mm para Darwin. En este ataque falleció el Cabo Julio Benítez, alcanzado en el pecho por un proyectil, mientras se defendía del ataque con la ametralladora. Fueron heridos el Ayudante Vaccaro y el Cabo Bengoechea. También hubo heridos leves entre el personal de Ejército que transportaban. Según el comentario posterior del Capitán, Subprefecto Eduardo Olmedo, el Harrier pasó a través de la cortina de fuego de una de las piezas 12,70 y se retiró averiado, observándose una humareda densa que salía de la parte inferior del fuselaje. El "Río Iguazú" atracó en el seno Choiseul, descargó personal y material y luego, antes de ser abandonado, fue destruido por su tripulación.
• Alrededor de las 14:30 hs, hostigó con ataques aéreos rasantes a la pista de BAM Cóndor. Las artillería antiaérea estimó haber averiado un Sea Harrier.
Relato del Teniente Gustavo Brea.


Los ataques fueron en vuelo rasante, con lanzamiento de Chaff. El personal del escuadrón Helicópteros de la BAM Cóndor, con ametralladoras 12,70 mm emplazadas en el jardín de invierno de la vivienda que ocupaban, efectuaron ráfagas sobre el numeral de la sección atacante observándose la precisión de los disparos.
Relato del Mayor Oscar Pose Ortíz de Rozas.


La Red de Observadores del Aire avisó que entraban hacia la BAM Cóndor aviones enemigos. Los tripulantes del escuadrón Helicópteros cumplían turno en dos ametralladoras 12,70 mm y dos 7,62 mm, que eran repuestos de los helicópteros y estaban emplazadas en el fondo de la casa donde descansaban desde el día 2 de mayo de 1982.
El 1er Teniente Manuel Fernández estaba a cargo en esa oportunidad. Vi aparecer un Harrier, sobre el canal, en vuelo bajo. Debido al fuerte viento de frente, venía a muy baja velocidad terrestre. Con total serenidad, el primer teniente, refirió el blanco y ordenó fuego libre. El avión quedó envuelto en proyectiles trazantes, inclinó sus planos a la derecha. Todo el mundo continuó disparando. Lo seguí observando con mis prismáticos y lo vi desaparecer, en franco descenso, detrás de la pista, aún inclinado. Me quedé unos segundos esperando oír o ver la explosión; no fue así, y ordené un vuelo con un helicóptero para reconocer el lugar, seguro de que había sido derribado, pero no fue localizado.

La conducción superior argentina
Mientras se estudiaba el empleo aerotransportado de la reserva estratégica, se planificó una acción conjunta (Armada Argentina y Fuerza Aérea Argentina) contra la cabecera de playa. La tarea para la Fuerza Aérea era el ataque a objetivos terrestres en puerto San Carlos y puerto Sussex, mientras que al Comando de Área Naval Austral, se le adjudicaron objetivos en establecimiento San Carlos y blancos navales. Las correspondientes a la Fuerza Aérea fueron ordenadas de inmediato a la FAS.
La Fuerza Aérea Sur
Planificó, durante la noche del 21 al 22 mayo, los ataques y consiguientes operaciones de apoyo: reabastecimiento, diversión y control aéreo. Tenía que superar tres dificultades:
1. El mal tiempo en bases y áreas de reabastecimiento que, si bien no obstaculizaba las partidas, penalizaba seriamente la recuperación de los aviones.
2. El agotamiento y desgaste de tripulaciones y personal de apoyo técnico sufrido por los combates del día anterior.
3. La imposibilidad de disponer de control aéreo adelantado en el área de los blancos.

Las salidas de combate

A partir del mediodía, la FAS puso en ejecución las siguientes salidas:
• Cuatro A-4C Skyhawk, indicativo "León". Tripulación: Capitán Mario Cafaratti (C-304), Teniente Jorge Bono (C-319), 1er Teniente Ernesto Ureta(C-310) y Alférez Carlos Codrington (C-301). Despegaron de San Julián a las 14:40 hs.
• Llegaron al estrecho de San Carlos con malas condiciones meteorológicas y poca visibilidad. Además, la falta guiado en la zona del objetivo y señalización de la propia tropa, anularon toda posibilidad de atacar al puerto de San Carlos. El guía suspendió la misión y, al regresar, próximos a cruzar el estrecho, observaron un buque la bahía Rincón de San Martín. No lo atacaron, porque lo vieron en una posición que exigía un viraje demasiado expuesto. Dieron potencia a pleno y salieron del alcance de sus armas. Luego del aterrizaje, se enteraron que se trataba del buque argentino varado, debido al ataque de una fragata inglesa. Arribaron a San Julián a las 17:20 hs.
• Seis A-4B Skyhawk, indicativo "Chispa", misión de apoyo de fuego directo. Tripulación: Capitán Carlos Varela (C-250), 1er Teniente Héctor Sánchez (C-231), 1er Teniente Oscar Berrier (C-225), Teniente Luis Cervera (C-204), Teniente Mario Roca (C-228) y Teniente Sergio Mayor (C-207). Regresaron por distintos problemas técnicos los cuatro últimos. Despegaron de Río Gallegos a las 15:15 hs, objetivo material Puerto Sussex. Arribaron a las 18:15 hs.
• Luego del reabastecimiento siguieron sólo dos. La sección llegó por instrumentos al objetivo material y efectuaron el lanzamiento, sin resultados comprobados. En el regreso, avistaron dos fragatas a unos 500 m de la costa y a dos helicópteros Sea King.
• Simultáneamente con las salidas de ataque, los Mirage III efectuaron salidas de cobertura.
• Dos Mirage III, indicativo "Pitón". Tripulación: Mayor José Sánchez y Capitán Marcos Czerwinsky. Despegaron de Río Gallegos a las 14:42 hs, orbitaron Malvinas a nivel de vuelo 400 sin poder enlazar con el CIC Malvinas. Arribaron a las 16:03 hs.
• Dos Mirage III, indicativo "Cobra". Tripulación: Capitán Jorge Huck y Capitán Guillermo Ballesteros. Despegaron de Río Gallegos a las 15:45 hs. A las 16:15 hs y a nivel de vuelo 400 estuvieron en el área Malvinas, nuevamente sin enlace entre el Centro de Información y Control (CIC) y el oficial de control aéreo táctico. Arribaron a las 17:22 hs.

Ecos de helicóptero en el continente
A las 21:30 hs, el CIC Comodoro Rivadavia informó que tenía tres ecos desconocidos en el radial 180. Estimó que eran helicópteros. A las 22:03 hs se ordenó despegar a un Pucará (A-558) tripulado por el Teniente Miguel Filipanics; arribó a las 22:37 hs. Nuevamente despegó a las 23:41 hs y arribó a las 00:26 hs (del 23 de mayo). Filipanics interceptó el eco e informó que, al verlo, apagaron las luces de posición. Por esta detección, entraron en alarma roja todos los aeródromos de la FAS, ordenándose el oscurecimiento en Trelew y Comodoro Rivadavia. Ante la desaparición de los ecos, se levantó la alarma a las 23:00 hs.
Relato del Primer Teniente Horacio Bosich


Luego del despegue del IA-58 Pucará, e informar haber avistado a los helicópteros, se le ordenó realizar fuego de cañones contra los mismos. Se ordenó el oscurecimiento de Comodoro Rivadavia y el despegue de un avión Mirage III, con el cual me encontraba en alerta. La orden fue destruir los helicópteros con un misil Matra 530 IR y cañones de 30 mm.
El radar de tierra me guió hacia los blancos, hasta que hice contacto con el propio radar de abordo. Luego del enganche me dispuse a disparar pero no lo hice porque quería estar seguro sobre la naturaleza del blanco. Traté de hacer contacto visual pero fue imposible. Fui guiado luego en cuatro o cinco oportunidades hasta nuevos blancos pero sin éxito. La operación se realizó a 1.000 pies aproximadamente sobre un terreno con elevaciones lo que me imposibilitaba, en muchos casos, saber mi altura real. Cuando me encontraba en final de aterrizaje con mínimo combustible se apagaron las luces de la pista por alarma roja y tuve que realizar un nuevo circuito.


Fuente Fuerza aerea Argentina

http://www.fuerzaaerea.mil.ar/conflicto/dias/may22.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador


Mensajes : 2029
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 52
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Sáb 22 Mayo 2010 - 21:38

Domingo 23 de mayo

El parte meteorológico

Al amanecer, en el aeródromo Malvinas los techos de nubes eran bajos, el viento sudoeste aumentó de 10 a 25 Km, y la presencia de otra capa superior de nubes, a 2.500 m. En Darwin había neblina.
En el continente: nubosidad baja, post frontal, viento del noroeste, de moderados a fuertes.

El carguero Monsumen
A las 08:27, tres helicópteros enemigos localizaron y atacaron al carguero que navegaba entre Puerto Argentino y Puerto Fox (en proximidades de la isla Bouganville). Para eludir la acción enemiga, la nave se internó en un área con algas las que trabaron sus hélices y timón. Fue remolcado al día siguiente a Goose Green, donde quedó en manos argentinas hasta el 29 de mayo, en que cayó Darwin. Su carga fue recuperada. El saldo de esta acción fue un herido grave.
La actividad enemiga
En el tercer día después del desembarco, sin interferencias argentinas, los británicos consolidaron las posiciones, mediante construcciones defensivas y refuerzos, en material y personal. Por su parte, el jefe de las fuerzas terrestres, Gral Julian Thompson, estableció su comando en San Carlos.
La flota inglesa se encontraba desplegada alrededor de las islas, los buques alejados hacia el este, piquetes radar al norte de la isla Gran Malvina (Coventry y Broadsword), y varias fragatas en el estrecho San Carlos, como defensa aérea. Aparentemente, el Grupo de Submarinos efectuó tareas de alerta temprana, ubicándose, en superficie, próximos a las bases continentales argentinas, especialmente Río Grande y Río Gallegos.

Se detectaron en el día cincuenta y ocho salidas (veintinueve PAC), con un esfuerzo máximo de cinco simultáneas, que realizaron ataques a objetivos terrestres y salidas de reconocimiento fotográfico.
• 10:30 dos Sea Harrier FRS 1, del Hermes. Tripulación: (RAF) Flt Lt Morgan y Flt Lt Leeming. Atacaron cuatro helicópteros del Ejército, volando sobre el agua, próximos a Puerto Fox (tres Pumas y un Augusta). Destruyeron el Augusta y dos de los Puma, en Shag Cove House.
• 11:00 una sección de Harrier sobrevoló, a gran altura, la BAM Malvinas en misión de reconocimiento fotográfico.
• 11:00 dos Sea HarrierFRS.1, bombardearon y cañonearon la BAM Cóndor, sin provocar daños. Aparentemente, un FRS.1 fue averiado por un disparo antiaéreo.
• 13:00 dos Harrier GR.3, bombardearon Puerto Howard.
• 13:55 hs: dos GR.3, bombardearon la BAM Malvinas, sin precisión ni daños.
• 16:30 y 17:25: dos Harrier, atacaron la pista de la estación aeronaval Calderón. Averiaron una casa kelper en las cercanías.
• 20:30 hs: tres FRS.1, del Hermes, bombardearon la pista de la BAM Malvinas sin causar daños. Según fuentes inglesas, un cuarto avión, el ZA192, piloteado por el Lt Cdr Batt, explotó poco después del despegue, sin haberse podido determinar si esto ocurrió antes o al impactar en el mar. El piloto falleció.

La actividad propia

El Comando de la FAS planificó, durante la noche, misiones de ataque a objetivos navales en el estrecho de San Carlos, con sus correspondientes salidas de diversión y exploración y reconocimiento. Desde temprano se puso en ejecución:
Primera Oleada
• Tres M-5 Dagger, indicativo "Puma", armados con una bomba MK-17. Tripulación: Capitán Amilcar Cimatti (C-417), primer teniente Jorge Ratti (C-418), Capitán Carlos Rohde (C-436). No lograron completar reunión con el Lear Jet LR-35A (T-23), por condiciones meteorológicas adversas y poca luz. Despegaron de Río Grande a las 08:45. Arribaron a las 10:15.
• Tres M-5 Dagger, indicativo "Potro", armados igual que los anteriores. Tripulación: Capitán Carlos Moreno, Ten Ricardo Volponi (C-437), Capitán Higinio Robles (C-435). Al igual que la anterior, no lograron completar la misión. Despegaron de Río Grande a las 08:45. Arribaron a las 10:15.
• Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Lanza", armados igual que los anteriores. Tripulación: primer teniente Mariano Velasco (C-221), Ten Fernando Robledo (C-215), Alf Jorge Barrionuevo (C-226). El guía regresó por fallas en el generador, el 2 y el 3 se unieron, a 20 MN del objetivo material, a la escuadrilla "Tejo". Despegaron de Río Gallegos a las 09:05. Arribaron a las 11:05.
• Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Tejo", armados igual que los anteriores. Tripulación: primer teniente Alberto Filippini (C-214), Capitán Jorge Bergamaschi (C-231), se volvió a cuarenta y tres minutos de vuelo, por falla en el trasvase de combustible, Ten Vicente Autiero (C-244). A esta escuadrilla se le unió la sección "Lanza". Despegaron de Río Gallegos a las 09:05. Llegaron a la zona del objetivo naval a las 10:02, no encontraron el blanco y regresaron. Arribaron a las 11:02.
De la primera oleada no se produjo ningún ataque.
Segunda Oleada
• Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Trueno", armados con una bomba MK-17. Tripulación: Capitán Hugo Palaver, 1er Teniente Luciano Guadagnini (C-242) y Alférez Hugo Gómez (C-240). Falló el avión del guía y el 2 y el 3 se unieron, desde el despegue, a la escuadrilla "Nene". Despegaron de Río Gallegos a las 12:00 hs y arribaron a las 15:30 hs.
• Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Nene", armados igual que los anteriores. Despegaron de Río Gallegos a las 12:00 hs. Tripulación: Capitán Marcos Carballo (C-228), 1er Teniente Carlos Rinke (C-239), 1er Teniente Carlos Cachón (se cayó desde la escalera, al subir a su cabina, sufriendo una lesión en su pierna; no salió). Al unírsele los "Trueno", esta escuadrilla quedó constituida por: Capitán Marcos Carballo, 1er Teniente Luciano Guadagnini, Teniente Carlos Rinke y Alférez Hugo Gómez.
No encontraron al Hércules KC-130 en el punto preestablecido, porque le habían dado las coordenadas equivocadas al reabastecedor. Lo ubicaron a 150 km del punto de reunión, siguieron al objetivo e ingresaron al estrecho desde el sur. Encontraron un helicóptero Lynx, lateral bahía San Carlos, frente a su entrada.
Recibieron fuego antiaéreo de las fragatas Antelope y Broadsword. Se internaron en viraje, al norte de la isla Soledad, para regresar con rumbo oeste, por el brazo norte. El numeral 3 perdió de vista al guía, por ello debieron separarse en secciones. Un momento antes de lanzar la bomba, Carballo fue alcanzado bajo el ala derecha por la explosión, de acuerdo con versiones inglesas, de un misil lanzado desde tierra. Abortó el ataque con la intención de eyectarse, pero al notar que aún tenía dominio del avión, decidió regresar al continente. En Goose Green, fue atacado por otro misil terrestre, que pasó cerca de su cabina.
El Alférez Gómez continuó el ataque y alcanzó a la Antelope con una bomba MK-17, de 1.000 lb, que no explotó. El 3 y el 4 atacaron la misma fragata.

El jefe de sección, 1er Teniente Guadagnini, lanzó su bomba. Un instante después, fuego antiaéreo de la Antelope le impactó en el ala derecha.

Pareció que iba a estrellarse en el agua, pero en un supremo esfuerzo el piloto enderezó el avión y se estrelló contra el mástil de la fragata.

24.

Cuando ésta aún se bamboleaba por el impacto, entró en su casco la bomba del 1er Teniente Guadagnini que, junto con la del Alférez Gómez, provocarían su hundimiento cuando intentaban desactivarla, estallando durante la noche y partiéndose en dos, en la mañana del día
El Nº 4 evadió la nube de misiles. En la salida sobrevoló un buque y apreció que era el Canberra. Además, divisó ocho buques dentro de la bahía. Los Nene Arribaron a Río Gallegos (Nros. 1, 2 y 4) individualmente a las 15:30 hs.
• Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Plata", armados con tres bombas retardadas por paracaídas. Tripulación: 1er Teniente José Vázquez (C-324), 1er Teniente Omar Castillo y Alférez Gerardo Isaac (C-305). Despegaron de San Julián a las 11:30 hs. No encontraron al reabastecedor debido al error en las coordenadas mencionado anteriormente, debiendo regresar a San Julián. Arribaron a las 13:30 hs.
• Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Oro", armados igual que los anteriores. Tripulación: Capitán Eduardo Almoño, Teniente Daniel Paredi (C-318) y Alférez Guillermo Martínez (C-314). Despegaron de San Julián a las 11:30 hs. El guía abortó el despegue. Los restantes no encontraron al reabastecedor. Arribaron a las 13:30 hs.
• Tres M-5 Dagger, indicativo "Daga", cada uno, armado con una bomba MK-17. Tripulación: Capitán Amilcar Cimatti (C-417), Capitán Carlos Rohde (C-414) y 1er Teniente Jorge Ratti (C-418). Despegaron de Río Grande a las 14:20 hs.
El guía regresó en el ascenso por pérdida de combustible. Al llegar, no visualizaron el blanco asignado que supuestamente debía encontrarse en el norte del estrecho de San Carlos; se cruzaron con otra sección de Mirage provenientes de San Julián. Informaron al retransmisor la ausencia de blancos. El "Daga 1" enlazó con los "Puñal", que venían cinco minutos detrás, y escuchó que el "Puñal 2" le avisaba al 1 que los interceptaba una PAC; instantes después el 1 informó del posible derribo del 2. En el regreso, próximos a Río Grande, el "Daga 1" acompañó al "Puñal 1" hasta el aterrizaje. Arribaron a las 16:20 hs.
• Tres M-5 Dagger, indicativo "Puñal", armados igual que los anteriores. Tripulación: Mayor Carlos Martínez (C-429), Teniente Ricardo Volponi (C-437) y Capitán Carlos Moreno Despegaron de Río Grande a las 14:20 hs.
El Nº 3 no decoló por falla. Los dos restantes llegaron a la zona prevista y el objetivo naval ya no estaba. Regresaron y fueron interceptados por una PAC (Lt Cdr Andy Auld y Lt Martin Hale). Rasante, sobre isla Borbón, eyectaron cargas y se alejaron por no contar con combustible ni armamento adecuado para enfrentarlos. El Teniente Héctor Volponi (Nº 2) fue derribado sin eyección en la Bahía Horseshoe por un Sidewinder AIM-9L del Lt Hale. El avión cayó en el oeste de Bahía Elefante, dos millas al norte del establecimiento ubicado en la isla Borbón.
El 29 de mayo, mediante una riesgosa operación, junto con dos pilotos eyectados y a salvo, los restos de Volponi fueron recuperados en una urna (caja de munición) por un Twin Otter de la IX Brigada Aérea. El Mayor Martínez, gracias a su posición más avanzada y mayor velocidad, logró tomar distancia, eyectar tanques y regresar al continente. Arribó a Río Grande a las 16:20 hs.
• Tres M-5 Dagger, indicativo "Coral", armados con dos bombas retardadas por paracaídas. Tripulación: Capitán Norberto Dimeglio (C-421), Teniente Gustavo Aguirre Faget (C-420) y 1er Teniente César Román (C-434). Despegaron de San Julián a las 14:20 hs., atacaron objetivos terrestres y a la salida se cruzaron con la sección "Daga", con riesgo de colisión. Recibieron intenso fuego antiaéreo. Escucharon derribo del "Puñal 2". Arribaron a las 17:00 hs.


Salidas de cobertura
En horas de la tarde, los Mirage III cumplieron dos salidas de cobertura sobre Malvinas:
• Dos Mirage III, matrículas I-016 e I-005 indicativos "Dardo", armados con misiles. Tripulación: Mayor José Sánchez, primer teniente Marcelo Puig. Despegaron de Río Gallegos a las 14:24. Arribaron a las 15:47 hs.
• Dos Mirage III, matrículas I-017 e I-014, indicativo "Flecha". Tripulación: Capitán Guillermo Ballesteros, Capitán Marcos Czerwinski. Despegaron de Río Gallegos a las 14:30. Arribaron a las 16:20 hs.

Rescates

Llegaron a la BAM Malvinas, en un helicóptero Chinook CH-47, el Mayor Gustavo Piuma y el primer teniente Senn, derribados en Bahía Calderón, y el piloto inglés Lt Glover, derribado en puerto Howard, quienes serían evacuados al continente, al día siguiente.
Se llevó a cabo el rescate de los náufragos de la patrullera Río Iguazú, se recuperó un cañón y se trasladaron a Darwin cincuenta hombres del Regimiento de Infantería 12.
• Chinook CH-47, matrícula H-91. Tripulación: Mayor Oscar Pose, primer teniente Alberto Beltrame, SAux Orlando Ruiz, CP Rubén Lavoratto., CP Hugo Herrera, SA Juan Cantón. Despegó de Darwin a las 17:00hs. Arribó a Puerto Argentino a las 17:30, donde quedó basado por orden del Brig Luis Castellano. Se evacuó de la BAM Cóndor a personal de Pucará, al Mayor Piuma y al Ten Glover (RAF), ambos eyectados y heridos. Durante el vuelo se cruzaron con tres Harrier, volando rasante.

Relato del Teniente Alejandro Vergara


El 23 de mayo, se recibió la orden de recuperar, en la isla Gran Malvina, a un piloto eyectado de M-5 Dagger, presumiblemente el primer teniente Héctor Luna, derribado el día anterior. Se recibe el dato por medio de una persona que habló por radioteléfono a Malvinas, informando que se trataba de un piloto argentino.

Esa mañana se despegó hacia la isla Gran Malvina, con rumbo aproximado 290º. Al llegar al estrecho de San Carlos se observó una fragata incendiándose. Al cruzar el estrecho se recibió por VHF la información de un POA, ubicado al norte de la BAM Cóndor, que había una PAC en nuestra zona. Ejecutamos la aproximación a un pequeño establecimiento, y abandonamos el helicóptero con turbinas en marcha. El primer teniente Sánchez cayó al agua, en una pequeña zanja, al realizar la PAC un vuelo en nuestra vertical - aparentemente no nos habían visto y se alejaron - procedimos a cortar motores y dirigirnos a la casa.
Encontramos todo en orden y sin indicios de que hubiera alguien. Al salir vimos, a la distancia, los Harrier, como si realizaran la entrada final al circuito de tiro escuela. Luego, al regresar al mediodía lo entendimos, habían realizado circuito de tiro escuela y atacado a cuatro helicópteros del Ejército, un Augusta y tres Puma, quedando inutilizados en tierra los Puma. Al continuar, seguimos el contorno oeste de la isla Gran Malvina, apareciendo luego por Bahía Fox, cruzamos el estrecho de San Carlos y llegamos a la BAM Cóndor sin resultado positivo y prácticamente sin combustible. Dimos el informe a Inteligencia y nos retiramos a almorzar. Recibimos nuevamente la orden de continuar la búsqueda. Se invirtió el orden de los pilotos, piloto: Ten Sánchez y copiloto Ten Vergara, el resto de la tripulación se mantuvo igual y en el mismo helicóptero.

Se cruzó el estrecho de San Carlos, la fragata continuaba humeando, y luego de volar varios minutos en la isla Gran Malvina divisamos, en la parte superior de un cerro, los restos de un Dagger y buscamos en una zona más al norte, donde habíamos estado por la mañana. Tuvimos que cruzar un cordón montañoso bastante alto y se pudo apreciar entonces, del otro lado, unas casas. Hacia ese lugar nos dirigimos, aterrizamos y le preguntamos a los lugareños, contestándonos que en una de esas casas se encontraba un piloto argentino herido. Nos dirigimos hacia la casa. Nos recibió un señor, haciéndonos pasar nos llevó a un dormitorio, donde se encontraba acostado el primer teniente Luna; al vernos se sorprendió, porque no pensaba que una tripulación de helicópteros lo estuviera buscando.
El primer teniente Fernando Miranda, médico que integraba la tripulación, lo revisó, luego lo ayudó a incorporarse y fuimos al helicóptero. Se encontraba herido en una pierna y en un brazo.
Otros acontecimientos del día
Con asiento en Comodoro Rivadavia se constituyó la Central de Operaciones Conjuntas (CEOPECON). La jefatura la ejercían el general García (CTOS), el contralmirante Lombardo (COATLANSUR) y el Brigadier Mayor Conrado Weber (CAE).
En horas de la tarde, nuestro sistema de vigilancia electrónica, radar Santa Cruz, detectó ecos de tres helicópteros que, desde el mar, se acercaban al continente, lo que hizo presumir la posibilidad de una infiltración enemiga. Se tomaron las siguientes medidas:
• Despegaron dos IA-58 Pucará armados con cañones (otros dos quedaron en alerta, misma configuración).
• Se requirieron refuerzos terrestres al Ejército, sobre BAM Santa Cruz.
• Se alertó a la artillería antiaérea.
• Un Mirage III, indicativo "Ombú" piloteado por el Mayor Sánchez, despegó de Río Gallegos a las 16:33, para interceptarlos a 62 MN de Río Gallegos, radial 107°, nivel 280. Velocidad 240 nudos. No encontró el móvil y regresó. Arribó a las 17:19.

Balance del día

Este día arrojó los siguientes resultados:
• 2 salidas de Hercules C-130 para Puente Aéreo.
• 14 salidas de Dagger M-5. Seis regresaron por no encontrar al avión guía; uno, inconvenientes técnicos; un avión fue derribado, piloto fallecido.
• 10 salidas de aviones A-4B Skyhawk. 2 regresan por inconvenientes técnicos; uno avión fue derribado; piloto fallecido.
• 5 salidas de aviones A-4C Skyhawk. Regresaron por no encontrar el reabastecedor.

5 salidas de aviones Mirage M-III.
• 34 salidas de exploración, reconocimiento, diversión y retransmisor: un avión regresó al ser interceptado.
• 3 salidas de aviones Hercules KC-130 para reabastecimiento.
• 2 salidas de aviones de defensa aérea costera Pucará IA-58.

En este día ofrendaron su vida al servicio de la patria:

Primer Teniente D. Luciano Guadagnini


Teniente D. Héctor Ricardo Volponi

Fuente Fuerza Aerea Argentina

http://www.fuerzaaerea.mil.ar/conflicto/dias/may23.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Super-Etendard



Mensajes : 1863
Fecha de inscripción : 03/05/2010
Edad : 22
Localización : Bahía Blanca

MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Sáb 22 Mayo 2010 - 21:56

Exelente el fin de este post!.. Ahi pongo una efemérides de la Operación de un Twin Otter y Fokker F-27 de la FAA en el conflicto de Malvinas

El SM. (R) Pedro César Bazán relata la exitosa misión que consistió en la recuperación de heridos que se encontraban en la Base Ten. Calderón
Suboficial Mayor (R) Pedro César Bazán.
“Durante la segunda quincena de abril de 1982 se organizó la Sección Operativa de Búsqueda y Salvamento (SOBS) con la finalidad de rescatar a pilotos eyectados en combate. Para ello, se sumaron a los aviones ya asignados, un Twin Otter T-82 perteneciente a la IX Brigada Aérea y un Fokker F-27.

El 24 de mayo a las 09: 24 despegó la Escuadrilla “Oro” compuesta por tres Mirage M-V Dagger desde San Julián, Santa Cruz. Al finalizar su misión, los “OROS” debían informar por radio el resultado y emprender el regreso. Pero transcurrido el tiempo equivalente al consumo total de combustible de un avión de esas características, se activó la alarma para la SOBS del comando de la Fuerza Aérea Sur.

Se investigaron los mensajes radiales y se interrogaron a las unidades en tierra, sin resultados positivos. Horas después, personal de la Armada Argentina informó que la Base Ten. Calderón había encontrado a “Oro 3” quien dijo haber visto a otro M-V mientras era alcanzado por un misil. Al día siguiente, enviaron un escueto mensaje: “Oro 1 ha llegado”. Se trataba del mayor Luis Puga que también fue alcanzado por un misil a 25 Km. mar adentro, distancia que debió cubrir nadando luego de verse obligado a abandonar el equipo de supervivencia.

Se realizaron varios intentos por llegar a la base Ten. Calderón pero sin éxito y la salud de los heridos empeoraba. El 28 de mayo se planificó un vuelo con dos aeronaves, un T-82 Twin Otter y un Fokker 27, la primera realizaría el rescate sanitario y la otra actuaría de distracción y apoyo.

Al día siguiente, el T-82 con el indicativo “Romeo 1” despega rumbo a Malvinas. La tripulación estaba formada por el primer teniente Marcelo Uriona, el teniente Omar Poza y yo, Pedro Bazán, que era cabo principal, mecánico de aeronave.

Al aterrizar, detuvimos el avión con los motores en reverso al máximo, quedando junto al cráter de una bomba rompe pista. Esta maniobra produjo tanto ruido que era indudable que todos los ingleses de las Islas sabían de nuestra llegada.

Rápidamente, apareció junto al avión el mayor Puga ordenando el abandono del aeronave porque estaban explotando bombas con espoletas de retardo que sembraron una hora antes los aviones Harrier. Me vi corriendo con una ametralladora Halcón de 9mm que me golpeaba la espalda y un botiquín de primeros auxilios en los brazos, ¡cómo pesaba!

Entramos en una turbera kelper que hacía a la vez de refugio antiaéreo. Barbudas caras sonrientes nos daban la bienvenida y preguntas de todo tipo se amontonaron en nuestros oídos mientras se extendían muchas manos para estrechar las nuestras. No había distinción de arma ni jerarquía.

En la base Calderón esperaban ser evacuadas 17 personas, pero al enterarse de que sólo podríamos llevar a cinco, se hizo un silencio total. Pronto se estableció el manifiesto de pasajeros: tres pilotos de FAA, tres pilotos de la Armada, y un soldado infante de marina.

La puesta en marcha se hizo eterna, en especial para los evacuados que vivieron momentos muy traumáticos en las islas y no tenían la seguridad de que el avión que los estaba rescatando pudiera salir de allí. Fueron diez minutos de espera de un posible ataque aéreo, bombardeo naval, de premoniciones funestas que desorbitaban los ojos en esa oscuridad tratando de adivinar un movimiento extraño fuera del avión.

Para asegurar el despegue, el piloto acelera a pleno parado sobre los frenos, la aeronave salta rugiendo sus motores en el silencio absoluto de la turba malvinense. Pero aun así, en la corta carrera de despegue, no se obtiene la velocidad de rotación. Un frío primer teniente Uriona empuja los comandos saltando en caída libre al oscuro vacío y así, obtiene la velocidad necesaria para el vuelo y nivela el avión cerca del agua.

Durante 40 minutos ambas aeronaves se alejan rumbo al continente. Por el navegador Omega sabemos de la cercanía del continente pero ningún patagónico enciende su luz. Cuando de pronto efectuamos la comunicación con el Aeródromo Deseado: ‘Romeo 1 prosiga, a cinco minutos de su vertical, autorizado directo’. Volvimos a casa, concluyendo así nuestra misión”.

Fuente:
http://www.conflictomalvinas.com.ar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador


Mensajes : 2029
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 52
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Lun 24 Mayo 2010 - 6:40

Lunes 24 de Mayo de 1982

El parte meteorológico

En Malvinas amaneció con nubosidad baja y quebrada, y tendencia a niebla. En el continente, nubosidad alta, quebrada, estratiforme y techos altos; ligeras precipitaciones en Tierra del Fuego. Vientos regulares 20/35 nudos En síntesis: apta para volar y atacar.


Ataque aéreo a la BAM Malvinas
A las 09:35 hs se produjo el primer ataque del día a BAM Malvinas por parte del HMS Hermes y su Escuadrón 800.
Dos Sea Harrier, N Thomas y M Blisset, aparecieron por el noreste y lanzaron, sin acercarse a distancia de tiro de la artillería antiaérea, en "toss bombing", bombas de fragmentación con espoletas de explosión aérea. Su finalidad era distraer la artillería.
Inmediatamente, en vuelo rasante, atacaron desde el noroeste dos Harrier GR.3 (RAF) y cada uno lanzó tres bombas de 1.000 lb retardadas por paracaídas, una afectó la pista. Las defensas antiaéreas no tuvieron tiempo de apuntar. A los veinte segundos, y en medio de las explosiones, pasaron otros dos Harrier GR.3 (RAF), desde el oeste y lanzaron también bombas retardadas por paracaídas, pero en esta ocasión la artillería antiaérea reaccionó. Un Harrier fue evidentemente averiado y, posiblemente, derribado. La marina inglesa reconoce un accidente en el portaaviones el día 23, en el que falleció el Lt Cdr G Batt, en el ZA-192, que explotó luego del despegue.

Estos ataques y otros similares, que se produjeron a las 12:50 hs y 14:55 hs, desde gran altura, dejaron averiada la pista durante seis horas y dañaron en tierra un IA-58 Pucará y un Aermacchi MB-329.


La Fuerza Aérea Sur
La FAS evaluó la defensa antiaérea británica ya consolidada en las proximidades de San Carlos. Las opciones eran atacar objetivos terrestres en la zona del desembarco u objetivos navales en el estrecho. Se consideró más aceptable batir buques de carga y transporte de personal.
Salidas de ataque
 Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Chispa", armados con una bomba MK-17. Despegaron de Río Gallegos a las 09:10 hs. Pilotos: Teniente Oscar Berrier (C-212), se volvió porque cayeron sus bombas al mar al conectar panel de armamento, luego del reabastecimiento. Arribó a Río Gallegos 11:00 hs. El Alférez Marcelo Moroni (C-226). 3: Teniente Luis Cervera (C-215) se unieron a la escuadrilla Nene. Arribaron 12:10 hs.
 Tres A-4B Skyhawk, indicativo "Nene", armados con una bomba MK-17. Tripulación 1: Mayor Manuel Mariel (C-214); 2: Teniente Mario Roca (C-237); 3: 1er Teniente Héctor Sánchez (C-204). Despegaron de Río Gallegos a las 09:11hs.

Luego del reabastecimiento los cinco aviones siguieron al mando del "Nene 1". Ingresaron a la Bahía Hospital (10:15 hs) donde encontraron los objetivos navales atacando: los "Nene" a un buque clase Tiger y los "Chispa" a un buque de asalto.

El Nº 2 apreció que era el Sir Galahad, arrojando una bomba MK-17 que no explotó; y el Nº 3 sobre el Sir Lancelot, o un lanchón de desembarco logístico.

Todos regresaron a Gallegos a las 12:10 hs. En el ataque, recibieron nutrido fuego de cañones y misiles.
 Cuatro M-5 Dagger, indicativo "Azul", armados con una bomba MK-17. Pilotos: Capitán Horacio Mir González (C-436) Teniente Juan Bernhardt (C-417), Capitán Carlos Maffeis (C-431) y Capitán R. Robles (C-418). Despegaron de Río Grande a las 10:00 hs.




Llegaron a bahía San Carlos y atacaron (11:02 hs) un buque de gran tamaño (Sir Bedivere) lanzando todas sus bombas, que aparentemente no explotaron. Fueron interceptados en vuelo rasante en el estrecho de San Carlos por un Sea Harrier que tiró con cañones al 3 y 4, sin impactar. Recibieron nutrido fuego artillería antiaérea en la zona de los objetivos. Arribaron a las 12:00 hs. Nº 2 y 3 con impactos.
 Tres M-5 Dagger, indicativo "Plata", armados con dos bombas retardadas por paracaídas. Tripulación: Capitán Jorge Dellepiane (C-434), 1er teniente Carlos Musso (C-420) y Teniente Mario Callejo (C-421). Despegaron de San Julián a las 10:20 hs.
En el estrecho San Carlos, encontraron dos PAC y se dirigieron al brazo San Carlos (11:07 hs). Recibieron intenso fuego antiaérea desde buques y tierra. Esquivaron y atacaron los buques sin mayor puntería. Algunas bombas cayeron en la costa, sobre depósitos de combustible. La escuadrilla regresó a las 13:00 hs.
 Tres M-5 Dagger, indicativo "Oro", armados con dos bombas retardadas por paracaídas. Tripulación: Capitán Raúl Díaz (C-419), Mayor Luis Puga (C-410) y Teniente Carlos Castillo (C-430). Despegaron de San Julián a las 10:24 hs.
Esta escuadrilla que seguía de cerca a la "Plata", fue interceptada, aproximadamente a las 11:04 hs, por una PAC al norte del estrecho de San Carlos, sobre Bahía Elefante. Detectados por la Broadsword, la PAC (Lt Cdr Andy Auld, Lt Dave Smith del Sqdn. 800), los interceptó.
El misil de Smith impactó en el Dagger de Castillo quien, sin eyectarse, cayó al mar. Posteriormente, Auld disparó un AIM-9L sobre el Mayor Puga e, inmediatamente después, otro contra el Capitán Díaz. Ambos se eyectaron. El Mayor Puga cayó en el mar y el Capitán Díaz sobre la isla de Borbón. Una hora treinta minutos después de la eyección, el Capitán Díaz fue recogido por dos aviadores navales. Al día siguiente, una patrulla de reconocimiento encontró al Mayor Puga.
Relato del Capitán Raúl Díaz


El escuadrón de M-5 Dagger, desplegado en San Julián había perdido tres aviones el 21 de mayo, pero los tripulantes habían logrado, felizmente, eyectarse siendo recuperados al día siguiente. Esto demostraba que atacar el lugar del desembarco sería cada vez más peligroso, los ingleses fortificaban su posición saturando la zona con elementos de defensa aérea. La FAS seguía tratando de neutralizar las actividades de desembarco iniciadas el 21 de mayo. Como los días anteriores, el 24 de mayo se impartió la orden de ataque en masa, con la finalidad de sobrepasar la capacidad de la defensa británica.
Mi escuadrón recibió dos órdenes fragmentarias, la 1227 y la 1228. La misión: atacar la zona de desembarco, ya sea a los objetivos navales o al material bélico acumulado en el puerto San Carlos. Ante el análisis de la situación táctica, se decidió enviar a la primera escuadrilla con la tarea de atacar el brazo norte, donde había menor actividad enemiga. El sur de la bahía San Carlos sería atacada por la escuadrilla formada por mí como jefe, el Teniente Carlos Castillo como numeral 2 y el Mayor Luis Puga como numeral 3; nuestro indicativo era "Oro" y la configuración dos bombas de 250 Kg retardadas por paracaídas y municiones de 30 mm.
La primera escuadrilla planificó su ataque partiendo de un sobrevuelo rasante de la isla Gran Malvina. Mi escuadrilla desistió de imitarlos, porque deberíamos hacer un viraje muy exigido dentro del canal para alcanzar el rumbo de ataque, que era aproximadamente 150º (SE) y seríamos fácil blanco de las armas antiaéreas de los navíos y las armas existentes en la costa. Decidimos aproximarnos sobre las aguas al norte de la isla Gran Malvina y, alcanzado el canal San Carlos, ingresar con rumbo directo y rasante hacia el objetivo. Se planificó el ataque buscando efectuar un perfil de vuelo que evitara la detección de la escuadrilla por los piquetes navales adelantados que colocaban los ingleses.
Deberíamos estar rasante a quince metros del agua cuando pasáramos las islas Salvajes a una velocidad entre 480 y 520 nudos (890 a 960 Km/h), formados lateralmente para hacer un único ataque, los tres aviones a un mismo tiempo. Todo lo planificado se cumplió exactamente, cuando sobrepasamos las islas Salvajes comenzamos a escuchar, por nuestros equipos de radio, el ataque a puerto San Carlos por las primeras escuadrillas.
El rumbo en ese momento era, aproximadamente, 100º. El Teniente Castillo estaba a mi izquierda a unos 200 metros y el Mayor Puga a mi derecha a la misma distancia. Cuando estábamos cerca de Bahía Elefante preparamos nuestro panel de armamento y nos aprestamos a iniciar, en ochenta segundos más, el viraje final que nos llevaría al blanco. Centrados en los instrumentos del avión, en el reloj táctico y en la desembocadura norte del canal para ver si había navíos, no advertimos la intercepción que por detrás nos hicieron dos Harrier guiados por una fragata que no llegamos a ver. Los Harrier estaban armados con misiles aire-aire Sidewinder AIM-9L. El jefe de la primera sección inglesa lanzó un misil al avión del Teniente Castillo haciéndolo explotar. El Mayor Puga me alertó -"Al 3 lo derribó un misil!"-. Creí que se trataba del derribo de alguno de los nuestros que ya estaban atacando la zona de desembarco. Seguí imperturbable la navegación. De inmediato el Mayor Puga reiteró: "Al Oro 3 le pegó un misil", reaccioné mirando a mi derecha hacia donde estaba Puga y vi que se encontraba intacto pero que a 200 metros detrás de él se desplazaba a una velocidad elevada una luz intensa en forma zigzagueante.
Comprendí que era un misil y que no había tiempo de reacción, sólo atiné a gritarle que se eyectara. El misil de guiado infrarrojo, pegó en su motor y la explosión fue tan espectacular que el fuego y el humo negro envolvieron al avión a partir de un metro detrás de la cabina del piloto, donde se encuentran los primeros tanques de combustible; sólo quedó fuera de esa enorme bola de fuego la nariz del avión y la cabina, el resto del avión no existía.
Eyecté mis tanques externos de combustible y las bombas e inicié un brusco viraje a mi derecha para ver qué pasaba con Puga a quien le seguía gritando que se eyectara. Cuando estaba en la mitad del viraje sentí un gran sacudón de mi avión, me quedé sin comandos e inmediatamente, se encendieron todas las luces en el panel de fallas y sonó estridentemente el advertidor sonoro que actúa cuando se tiene una falla grave. No tardé en comprender que el habitáculo de mi avión se convertiría en una trampa mortal para mí. Mi noble avión había sido casi totalmente destruido y si me quedaba allí, en la confortable cabina, sería el fin.
Estando en viraje, a gran velocidad muy próximo del agua y sin comandos, ¿la eyección sería exitosa?. No lo pensé, lo cierto es que pasé cerca del avión de Puga y mi avión se enderezó comenzando a hacer movimientos bruscos en profundidad, pude ver como me acercaba a la isla ubicada al norte de la Gran Malvina en forma descontrolada. No dudé, tiré de la anilla de eyección de entre las piernas, porque no podía llegar a accionar la superior por los bruscos cabeceos. Cuando comencé a salir del avión, el terrible impacto contra la masa de aire, producto de la alta velocidad del avión en el momento de la eyección (aproximadamente 520 nudos / 950 Km/h) me hizo pensar que no me había eyectado y que el avión estaba estrellándose contra el agua o la isla.
Sólo entonces reaccioné. Lo había abandonado. Fugazmente observé mis rodillas contra el cielo, esto por el movimiento parabólico que realiza el asiento cuando abandona el avión. El momento siguiente me corroboró esto, ante el tirón del paracaídas al abrirse. Sentí intensos dolores, la eyección a esa velocidad me fracturó dos vértebras y una grave luxación en el codo derecho.
En el momento en que se abrió el paracaídas y observé hacia abajo vi el suelo cerca (calculo ochenta metros). Tratando de analizar cuáles eran mis heridas caí sobre la turba malvinense, en forma amortiguada, en una isla a 600 metros de la playa. Así salvé providencialmente la vida, porque de haber caído al agua no habría sobrevivido.
Estuve treinta minutos acostado boca arriba sobre la turba, sin moverme por los intensos dolores en la columna y en el brazo derecho. Sentí ruidos de turbina como si alguien volara sobre mi posición pero debido a la difícil situación física que enfrentaba no pude verlo. Sin recordar exactamente el escalonamiento en el tiempo, fugazmente vi la silueta de un M-5 Dagger nuestro que, rasante, se dirigía hacia el oeste, de vuelta a casa, entre las ondulaciones del terreno. Cuando logré incorporarme saqué, con mucho esfuerzo, del equipo de supervivencia, dos bolsas plásticas que contenían agua y comencé a beber rápidamente, me encontraba al borde del shock. Eran las 11:00 hs. cuando nos derribaron y a las 17:00 hs, en Malvinas, se hace de noche, por lo que procuré no perder tiempo y traté de caminar en busca de un refugio. Presentía que si llegaba la noche no la pasaría muy bien con el frío y las heridas.
Miraba constantemente hacia la playa para ver si encontraba a Puga, aún dudando que hubiese podido eyectarse. A la hora y treinta de la eyección, habiendo recogido lo necesario y posible de transportar del equipo de supervivencia, me aprestaba a iniciar una dolorosa marcha hacia la costa, para luego intentar llegar a alguno de los pueblitos kelper que se encuentran a la orilla del mar. En ese momento vi un vehículo tipo Land Rover que se acercaba a campo traviesa. Supuse que sería una patrulla enemiga o kelper, busqué en el equipo un revólver 38 y me preparé; el vehículo se detuvo a unos ochenta metros y se bajaron dos uniformados de verde con fusiles, cuando vieron mi deplorable estado se acercaron y desde una distancia prudencial preguntaron en perfecto castellano mi nombre.
Arrojé el revolver al suelo y les hice señas para que se acercaran; lo hicieron despaciosamente hasta que les pude decir que era el Capitán Díaz de la Fuerza Aérea. Ellos, a su vez, se presentaron. Eran dos aviadores navales tripulantes de turbomentor que un grupo comando había destruido junto a algunos IA-58 Pucará en la pista de Bahía Elefante el 16 de mayo.
Me llevaron a un caserío kelper distante a unos ocho kilómetros a través del campo bastante irregular; los dolores en la columna y en el brazo eran insoportables. Recibí asistencia sanitaria precaria por falta de elementos para ese tipo de dolencia, el médico era un soldado conscripto ingresado como profesional.
Cuando comunicaron al continente que había sido recuperado con vida, se informó que al numeral 3, Mayor Puga, no lo habían visto eyectarse. Cuando preguntaron qué había pasado con el numeral 2, recién comprendí que él había sido el primer derribado, situación que no alcancé a ver. Había perdido a mis dos numerales, tenía un mayor dolor moral que físico.
Al día siguiente una patrulla de reconocimiento encontró al Mayor Puga, sano y salvo; cuando llegó a la habitación donde me encontraba postrado, nos dimos un fuerte abrazo. Había perdido un solo numeral, el excelente oficial y aviador militar Teniente Carlos J. Castillo.
Después de una semana en la cual se soportó ataques de Sea Harrier a la isla; haber visualizado el hundimiento de una fragata tipo 42 a escasos kilómetros y ver el resplandor intenso de los ataques aéreos nocturnos de la Fuerza Aérea sobre el puerto San Carlos, fuimos recuperados por un avión Twin Otter de la IX Brigada Aérea en una operación sumamente riesgosa, coronada por el éxito.
 Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Halcón", armados con tres BRP. Despegaron de San Julián a las 09:30 hs. Tripulación: Capitán Jorge Pierini (C-314), Teniente Daniel Méndez (C-322) y 1er Teniente Ernesto Ureta (C-302). Fueron interceptados al norte de cabo Leal, a unas 10/15 MN de la isla Soledad, por una PAC que los atacó con Sidewinders y cañones. Ninguno de lo aviones fue alcanzado. Regresaron a las 12:00 hs.
 Tres A-4C Skyhawk, indicativo "Jaguar". Despegaron de San Julián a las 10:00 hs. Tripulación: 1er Teniente José Vázquez (C-324), Alférez Guillermo Martínez (C-318) y Teniente Jorge Bono.
Llegaron a la zona del blanco aproximadamente a las 11:30 hs, sin ser interceptados. Se dirigieron a la Bahía San Carlos con rumbo 190/220, lanzaron seis bombas sobre la fragata Arrow. Un numeral vio una llamarada en la estructura. Estimaron ocho/diez buques en el estrecho. Uno fue identificado como el Canberra. Recibieron mucho fuego antiaérea de los buques y tierra. Al salir comprobaron que los tres aviones perdían combustible abundantemente. Eyectaron tanques y volaron con rumbo 210º durante tres minutos. El jefe de escuadrilla ordenó la eyección al Nº 3, pero este informó que aún tenía 3.000 lb.
Colocaron rumbo 260º en ascenso, sobre estrecho de San Carlos. Vieron un buque y descendieron nuevamente. Al terminar de cruzar el estrecho (5 MN al norte de Bahía Fox) ascendieron y chequearon combustible, Nº 1: 1.500 lb, Nº 2: 2.280 lb y Nº 3: 2.500 lb.
Cruzaron la Gran Malvina en ascenso, pero al entrar al mar, al norte de la isla San Jorge, observaron al Nº 3 (Teniente Bono) iniciar suave viraje descendente e impactar en el mar. Existen dudas sobre su eyección pero, de todas maneras, cayó al mar helado. Solicitaron al Hercules KC-130 "Madrid 2", que los guiara; lo hallaron en el nivel de vuelo 100 y se acoplaron (el Nº 1 tenía 200 lb y el Nº 2 tenía 1.200 lb). Así acoplados al Hércules llegaron al continente, hasta 30 MN de San Julián donde desacoplaron, y aterrizaron a las 13:00 hs. El Hércules KC-130 trasvasó al Nº 1, 39.000 LB y, para auxiliar a los "Jaguar", tuvo que acercarse hasta 60 MN al oeste de la Gran Malvina.
Esta salida se inscribirá en la historia mundial de la aviación por el arrojo sin límite de sus pilotos. El Teniente Jorge Bono, que podía haberse eyectado y descendido blandamente con su paracaídas, ofrendó su vida. Pocos días más tarde, el 30 de mayo, en el ataque al portaaviones Invincible lo seguiría el 1er Teniente José Vázquez.
 Dos A-4C Skyhawk. Tripulación: Teniente Ricardo Lucero (C-319) y Teniente Oscar Cuello (C-301). Despegaron de San Julián a las 09:40 hs y arribaron a las 11:40 hs, ambos con reabastecimiento.

Búsqueda y rescate
Dos aviones Fokker F-27 y DHC-6 Twin Otter, indicativos "Negro" y "Romeo", y un helicóptero Bell-212, indicativo "Liebre". Tripulación F-27: 1er Teniente Julio Romero. Misión: búsqueda del lugar del accidente del Alférez Valko, a quien se lo recuperó fallecido, diez kilómetros al sur de Caleta Olivia y dos kilómetros mar adentro.

Un helicóptero S-61, matrícula LV-OCG. Se realizaron tres salidas, sobre todas las islas en búsqueda del Subteniente Abraham, quien se había internado en la playa con la bajante y desapareció. Fue encontrado ahogado, al sur de la ría, el 25 de mayo.
Otros acontecimientos
Apareció el cuerpo del 1er Teniente Daniel Manzotti, eyectado el día 21 de mayo.
El Monsumen con averías en máquinas y timón, fue remolcado por el Forrest a Puerto Darwin. Tenía a bordo un herido grave.
Aviones IA-58 Pucará trasladaron a la BAM San Julián, en horas de la tarde, seis tanques de combustible de 1.000 litros pertenecientes a ese sistema de armas. Los mismos serían empleados por los A-4C Skyhawk.
En este día ofrendaron su vida al servicio de la patria:

Teniente D. Jorge Alberto Bono


Teniente D. Carlos Julio Castillo


Alférez D. Mario Luis Valko



Fuente: Fuerza aerea argentina

http://www.fuerzaaerea.mil.ar/conflicto/dias/may24.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Efemèrides del conflicto de Malvinas   Hoy a las 17:52

Volver arriba Ir abajo
 
Efemèrides del conflicto de Malvinas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Efemèrides del conflicto de Malvinas
» El petróleo de Malvinas, una hipótesis de conflicto.
» Efemérides Aeronavales en Malvinas
» Infantería de Marina Argentina en el conflicto de Malvinas
» UNO CONTRA TODOS -La historia secreta del ARA San Luis durante la Guerra del Atlántico Sur-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Malvinas, ayer y hoy-
Cambiar a: