ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ariel
Administrador


Mensajes : 14284
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982   Lun 21 Oct 2013 - 13:21

Buscando otra informacion, encontre esto, que me parece interesante:


¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982



Citación :
“Optaré por los (torpedos) Mk.8 mod 4. Si, por interferencia de los escoltas, no puedo obtener una buena posición de ataque, entonces tendré que usar los Mk. 24” (Christopher Wreford-Brown, Comandante del submarino nuclear HMS Conqueror – 2 horas antes del ataque al Crucero ARA General Belgrano)
El torpedo Mk. 8 remonta sus orígenes al año 1925, entrando las primeras versiones en servicio en 1927. Se trataba de un torpedo de corrida recta, es decir, sin guiado alguno (más allá del eventual giro inicial) y de alcance limitado.

Sin embargo, el comandante del Conqueror los prefirió frente a sus Mk. 24 “Tigerfish”, que habían entrado en servicio solo tres años antes de la guerra: precisos, sigilosos, de guiado inteligente y con capacidad para atacar blancos cuatro veces más lejanos.

Finalmente, a las 16:56 hs de aquel (fatídico) 2 de mayo de 1982, ordenó el lanzamiento de los tubos 6, 1 y 2, todos cargados con los Mk. 8 (en todos los casos desde aquí, cada vez que digamos Mk. 8, nos estamos refiriendo a los Mk. 8 mod 4 – única subvariante en uso en la Royal Navy en 1982), abriéndose los torpedos en un abanico que pudiera garantizar, en la teoría, por lo menos un impacto. 

57 segundos y medio después (teniendo en cuenta que su velocidad de avance se programó a 45,4 nudos), hizo explosión el primer torpedo, en el centro del ARA General Belgrano, impactando instantes después el segundo a proa. 

El último torpedo, lanzado con 2º de diferencia hacia la izquierda respecto el anterior, pasó por delante del crucero y, finalizando su corrida, empezó a ganar profundidad, detonando ruidosamente por presión hidrostática y provocando (por pura chance) daños menores en el destructor ARA Bouchard. Otra teoría posible es que hubiera sido afectado por el campo magnético del destructor, explotando por ello en sus cercanías.

El 25 de junio de ese mismo año, se ordenó al submarino HMS Onyx hundir, con un torpedo Tigerfish los restos del RFA Sir Galahad, dañado e irreparable desde su ataque por la Fuerza Aérea Argentina el 8 de junio, y con los cuerpos de muchos soldados británicos todavía en su interior.

Si bien no era un ejercicio, en tanto se pretendía dar sepultura a los fallecidos en lo que se había convertido en su tumba de guerra, las condiciones para el hundimiento eran las ideales, amén que el HMS Onyx había realizado las pruebas de aceptación del torpedo pocos años antes.

El buque se encontraba quieto y la solución de tiro resultaba impecable. Para desazón de Andy Johnson, el comandante del Onyx, ni el primer ni el segundo torpedo logró un impacto, por problemas en las baterías.  Recién se lo hundió en un tercer lanzamiento…con un torpedo Mk. 8.

Posiblemente, lo mismo hubiera sucedido de haber intentado el comandante del HMS Conqueror el ataque con los torpedos modernos.

***

Los torpedos pesados que aparecían en la década de 1970 prometían, como toda arma novedosa, una ventaja apreciable para sus usuarios. El avance tecnológico,  especialmente en los sistemas de sonar, daba a pensar que el submarino podría atacar blancos a grandísimas distancias, lejos de las cargas de profundidad y de los torpedos livianos de los escoltas. 
          
Estos productos generalmente eran filoguiados, es decir, con un cable que lo unía al submarino, para que desde este se lo comandara en una etapa inicial y, ya cerca del blanco, desprendiéndose del cable y tomando la acción en forma autónoma con su sonar.
Sin embargo, como todo nuevo desarrollo, debía madurar lo suficiente (tanto el producto en si como las fuerzas que los mantenían y utilizaban) para conseguir cierto grado de efectividad. Ello, por supuesto, sin perjuicio de las incompatibilidades entre las nuevas armas, las computadoras de tiro, sonares y restantes elementos electrónicos.
Para el conflicto por las Malvinas, esa madurez no existía. Y, por ello, el fracaso en Malvinas de los Tigerfish británicos y los SST-4 (de la misma época) utilizados por los submarinos argentinos.


***
Los submarinos británicos, como ya se esbozó, fueron desplegados al Atlántico Sur con armas o vetustas o imperfectas. Y lo paradójico resulta que las armas vetustas eran las fiables.
Previo a Malvinas, el HMS Spartan (durante los ejercicios Springtrain en el Mediterráneo) cargaba 4 torpedos Mk. 8 y 8 Mk. 24 mod 0 (solo con capacidad antisubmarina). Habiendo recibido la orden de alistarse para moverse hacia el sur, recaló en Gibraltar, donde el HMS Oracle le transfirió otros 7 torpedos Mk. 8.
El otro submarino clase Swiftsure (o clase “S”) en el teatro, el HMS Splendid, que zarpó pocos días después de Faslane, en Escocia, embarcó una carga similar: 9 Tigerfish mod 0, así como 12 Mk. 8.



Oficiales británicos controlan la carga de un torpedo Mk. 8 mod 4 en el submarino HMS Courageous (IWM)


El número de torpedos era ciertamente limitado, en tanto se habían recibido instrucciones para no dejar almacenados los Mk. 8 en los tubos, lo cual generaba ciertos problemas en el detonador de esas armas.  Ese problema era conocido para todos los Mk. 8, y se repitió en todos los submarinos en el teatro. Muy filosóficamente, todos los comandantes decidieron hacer caso omiso a la advertencia técnica, haciendo que siempre hubiera tubos cargados con este torpedo.
El porqué estos dos submarinos (de los más modernos en la Royal Navy) no tenían capacidad filoguiada antisuperficie no se encuentra debidamente documentada. Sin embargo, no era por la mayor fiabilidad de estos ingenios “mod 0”.
En primer lugar, se había advertido que los tubos donde se cargaban los Mk. 24 mod 0 no se debían inundar, por problemas de corrosión en una placa de presión. Para peor, el 18 de abril se comunicó que ciertos torpedos ya embarcados no tenían realizada una modificación que les permitía correr a poca profundidad, un dato que absolutamente nadie, en los Swiftsure en teatro, conocía y que finalmente afectó (sin solución alguna abordo) a tres de los torpedos en el Splendid.
No eran mucho mejor esas armas para un enfrentamiento submarino vs submarino. Los niveles de ruido del probable enemigo (submarino Tipo 209 / clase Salta) eran escasos para el sonar pasivo del Tigerfish y, además, una profundidad de menos de 550 metros (existente en gran parte del teatro marítimo) habría confundido, por rebotes en el fondo marino y en la superficie, al modo de sonar activo del arma.
La solución al problema, pensada por el Commander Roger Lane-Nott (del HMS Splendid), fue ingeniosa:



Citación :
“Contra esas aparentemente contradictorias condiciones, decidí que la mejor oportunidad para atacar a un Tipo 209 sería hacer un ataque combinado Mk. 8 / Tigerfish, disparando el Tigerfish primero, en pasivo y sobre la línea del blanco, para después hacer un lanzamiento en salva de Mk. 8, ya sea para que lo impacten o para generar una respuesta ruidosa del blanco”


Es decir, o le pegaban los torpedos de corrida recta, o el submarino enemigo se asustaba, aumentaba velocidad y, con ello y el ruido extra producido, era tomado por el poco sensible sonar del Mk. 24.




Tampoco se llevaban muy bien los Mk. 8 y los Swiftsure.
En primer lugar, la modernísima computadora DCB no se entendía del todo con los torpedos, diseñados 50 años antes. 
Asimismo, la idea de los Mk. 8 (como todo torpedo de corrida recta) es el lanzamiento en salva, algo que se complicaba para los sistemas de descarga de agua en los tubos de estos submarinos (el agua servía para eyectar al torpedo), limitados a 8 segundos de diferencia entre cada lanzamiento.
Y a eso se sumaban los genéricos problemas del arma, tanto en la espoleta, en los problemas para mantener profundidad constante en una corrida a menos de 10 pies, imposibilidad de mantener el arma en un tubo de torpedo inundado y ecualizado por menos de una hora, y otras cuestiones no menores.
Teniendo en cuenta estas limitaciones, el Cdr. James Taylor, del HMS Spartan, opinaba que:



Citación :
“Los submarinos clase Swiftsure equipados con computadoras DCB y armados con torpedos Mk. 8 mod 4 y Tigerfish mod 0, en la práctica, carecen de capacidad antibuque.A estos submarinos se les deben suministrar dientes con extremada urgencia. El equipamiento con los Royal Navy Sub Harpoon debe ser llevado a cabo ahora, incluso de forma precaria. Se debe apurar la puesta en servicio de los Tigerfish mod 1. Hacer lo contrario, permitiendo que los Mk. 8 se mantengan, cualquiera sea la razón, es desperdiciar y poner en riesgo a invaluables recursos. El torpedo Mk. 8 se debe ir. Ahora”
***

Los submarinistas de los clase Valiant / Churchill desplegados (Conqueror, Courageous y Valiant) no tenían una opinión tan mala del Mk. 8 (“considerábamos a los Mk. 8 como caballos de tiro”, según palabras del Lt. Narendra Sethia, oficial del Conqueror), pero compartían las quejas respecto del Tigerfish, aún cuando los mismos portaban la versión mejorada mod 1, con capacidad dual antisuperficie y antisubmarina.
Todos ellos habían partido con carga completa de torpedos desde sus bases (el Conqueror, con 4 torpedos Mk. 24 mod 1 menos, para hacer lugar al equipo de comandos SBS que llevó hasta Georgias del Sur en su cuarto proel).
El oficial de navegación del Conqueror, el entonces teniente Jonathan Powis señalaba que, previo al ataque al Belgrano:



Citación :
“Nos reunimos en la cámara de oficiales para discutir como podíamos hacer el ataque. No fue un debate largo. Teníamos dos opciones, los nuevos Tigerfish mod 1 filoguiados antisubmarinos y antisuperficie o el Mk. 8 de 50 años, que había sido el torpedo standard de la Royal Navy en la Segunda Guerra Mundial…un torpedo diesel no guiado que corría a 45 nudos, con un alcance óptimo de 1500 yardas, pero que podía correr 10 veces esa distancia antes de agotar su combustible. Necesitaba exponer el periscopio y requería apreciaciones del comandante para estimar la solución de tiro. Pero el moderno Tigerfish, tenía muchas debilidades. El cable generalmente se cortaba y la espoleta fallaba. Más de 2/3 de los lanzamientos habían sufrido un corte de cable y se había perdido el control del torpedo. Este no era ahora un problema de seguridad con un arma de ejercicio: con un torpedo de combate no estábamos tranquilos en el escenario de un arma que perdiera el control cerca nuestro” 


De alguna forma, habían existido unos 15 años para lograr plena compatibilidad entre los Mk. 8 y estos submarinos los cuales, vale decir, habían sido diseñados teniendo en cuenta que este torpedo se mantendría en inventario por mucho tiempo más.
Otra gran ventaja del Mk. 8 era su gran carga de 805 libras de Torpex, muy superior al limitado explosivo llevado por el Tigerfish. Y, teniendo en cuenta que se enfrentaba a un blanco con blindaje antitorpedos, no era un tema menor.
Por ello, las limitaciones de exponer el periscopio, lanzar a menos de 1500 yardas en forma perpendicular al blanco atacado (para minimizar los problemas con la espoleta de contacto) y con el giroscopio del torpedo en 0º (es decir, que el torpedo no haga un giro inicial) eran hasta consideradas menores. Al fin del día, el sistema funcionaba.


***

De alguna forma, los submarinos británicos de la década de 1980, que llevaron el problema a Malvinas, portaban ciertos torpedos modernos pero de dudosas capacidades prácticas.
No era novedad: las primeras pruebas del Tigerfish, en 1973, habían sido satisfactorias solo en un 40 %. El mod 0 había fallado las pruebas de aceptación en 1979, pero sin embargo fue incorporado a los submarinos a partir del año siguiente. El mod 1 tenía problemas similares, pero también fue llevado al servicio. 
Y más allá de que quizá podía no pegarle a nada y, si aún impactaba quizá podía no detonar, en la fuerza de submarinos se tenía muy presente que, en uno de los ejercicios de aceptación, un Tigerfish casi hunde al submarino que lo lanzó.



Torpedo Tigerfish en el Royal Navy Submarine Museum (Autor desconocido)


Ahora bien ¿El Tigerfish, pese a no haber sido utilizado, puede considerarse que  fracasó en Malvinas? La respuesta es afirmativa. Un arma no solamente falla cuando se la usa y no se consigue el efecto deseado, sino también cuando ni siquiera se la utiliza, sabiendo que ese efecto deseado jamás se alcanzará.
En la postguerra se intentó mejorar a este torpedo, finalizando su desarrollo con la versión definitiva “mod 2”, con un mayor grado de confiabilidad.
En otro orden, los Mk. 8 eran una solución vetusta pero confiable. Un arma simple y de tiempos pretéritos, que suplía la incapacidad de su homólogo tecnológico. El torpedo de corrida recta no falló en combate, sea porque sus adversarios eran de una era similar, sea porque resultaba un sistema maduro y probado.
Tan maduro y probado que, en lo que había sido el último hundimiento de un buque enemigo por un submarino británico, hecho ocurrido en las cercanías de Java el 8 de junio de 1945, interviniendo el HMS Trenchant y el crucero de la Armada Imperial Japonesa Ashigara, habían intervenido también los torpedos Mk. 8. Casi 40 años de diferencia entre un hecho y otro, y (prácticamente) la misma arma obteniendo idénticos resultados.
Pero, claramente, se necesitaba un arma mejor. Algo para el fin de siglo.


***

A fines de abril, el Comandante de la Fuerza Submarina Británica (FOSM) estaba consciente de las limitaciones antisuperficie de los submarinos en el teatro, entonces los Spartan, Splendid y Conqueror.

Se decidió, por ello, enviar a un nuevo submarino hacia el sur, que tuviera capacidad sobrada para hundir buques enemigos, especialmente al portaaviones ARA 25 de Mayo.



La decisión obvia fue el HMS Courageous, quien hacía muy poco tiempo había terminado, en Estados Unidos, las pruebas de aceptación del misil Royal Navy Sub Harpoon / RNSH (una variante del Sub Harpoon producido para la marina estadounidense). Era, con esto, el único submarino en la Armada Real que podía dispararlo.
Estos tests habían incluido tiro, con cabeza de combate, contra el DE Hissem (un destructor de escolta de la US Navy radiado de servicio en 1975), que terminó con su hundimiento el 24 de febrero (de 1982).
En tanto lo expuesto, dentro de su carga de 31 armas se incluían varios de los RNSH recién entregados. Este misil otorgaba una capacidad antibuque real, según el comandante del Courageous, Cdr. Rupert Best:

Citación :
“Deseaba que la Fuerza de Tareas reconociera la capacidad única del RNSH como arma antibuque y, por ello, que se nos posicionara de tal forma para estar en el lugar justo, de tener que utilizar este misil de largo alcance” 
Por ello, los RNSH se llevaban cargados y listos en los tubos 5 y 6. Y, tal era el deseo de utilizarlos que su tripulación escribió "Al 25 de Mayo, del Courageous" en una de las cápsulas blancas contenedoras.
La guerra no dio oportunidades para que se pudieran lanzar pero, pocos días después de finalizado el conflicto, y aún en aguas malvineras, la entusiasta tripulación del Courageous comenzó a practicar tácticas de lanzamiento transhorizonte, con la ayuda de un helicóptero Lynx de la Royal Navy como designador de blancos.
Paradójicamente, el RNSH salió de servicio cuando los submarinos británicos tuvieron un torpedo moderno y confiable, el Spearfish. La guerra, para entonces, hacía largos años que había terminado.


***
Los submarinos argentinos fueron a la guerra con torpedos no demasiado diferentes a sus homólogos británicos. Era de esperar, por tanto, resultados tan decepcionantes como los que aquellos experimentaron. Eso fue lo que sucedió.
El ARA Santa Fe, un viejo submarino tipo Balao, botado en el año 1944 como USS Catfish y adquirido por Argentina en 1971 (ya transformado como Guppy II, es decir, con las mejoras para una mejor performance subácua) partió en su singladura para la recuperación de Malvinas (al comando del Capitán de Fragata Horacio Bicain) con una configuración de dos torpedos de corrida recta (Mk.14) y otros dos autoguiados (Mk. 37 mod 3 – a partir de ahora solo les diremos Mk. 37).
De vuelta a puerto, y aprestándose para partir hacia Georgias del Sur (lo que hizo el 17 de abril), completó su carga de armas, haciendo un total de 15 torpedos Mk. 14 y 8 Mk. 37.
Versiones de peso indican, sin embargo, que el embarque de torpedos de corrida recta fue en realidad de un número de 6 Mk. 14 y 9 Mk. 23. Estos últimos, una versión del Mk. 14 sin capacidad de correr a poca velocidad, que habrían llegado apresuradamente desde Perú. 




La configuración de las armas era similar a la que cargaban los submarinos estadounidenses la década anterior. Un dato a tener en cuenta es que, en julio de 1974, el submarino nuclear de ataque de la clase Sturgeon USS Tautog quedó alistado con una selección muy similar (ya que llevaba algunos torpedos Mk. 16, apenas más modernos que los -14), en su base de Pearl Harbor, Hawaii, para proteger de cualquier interferencia soviética la operación de rescate encubierta que estaba llevando a cabo el buque Glomar Explorer (“Operación Azorian”). 
Es decir, 8 años antes, los mejores submarinos nucleares de ataque de los Estados Unidos, aprestándose para potenciales misiones de guerra, cargaban armas similares. Más allá, por supuesto, de las diferencias electrónicas, alcances sonar, apoyos externos y una larga lista de etcéteras ajena a este trabajo.
El Mk. 14, un torpedo estadounidense de corrida recta, había sido diseñado en 1931 y, superados los enormes y gravísimos problemas de sus versiones iniciales, se había convertido en el arma submarina standard de la U.S. Navy en la Segunda Guerra Mundial. Terminada la conflagración, existía todavía un importante stock de estos torpedos, siendo transferidos en cantidades a las marinas amigas.
La Armada Argentina poseía amplia experiencia en estas armas, los cuales, vale decirse, eran sencillos y simples de mantener. El lanzamiento (para asegurar el blanco) era en salva y, vale pensar, el resultado que se hubiera obtenido con los mismos, de haberse conseguido llegar a una posición de tiro), no habría sido diferente al que los británicos consiguieron con los Mk. 8.
Lamentablemente para las fuerzas argentinas, el ARA Santa Fe fue neutralizado el 25 de abril y, con ello, finalizaba antes de comenzar su patrulla antisuperficie en las cercanías de las Georgias. El Mk. 14, entonces, jamás entró en combate en el Atlántico Sur.


***

El ARA Santa Fe asimismo portaba los norteamericanos Mk. 37, los cuales  tampoco pudo utilizar.
Estos torpedos autoguiados (es decir, programables y autónomos) habían entrado en servicio en 1956, principalmente como un arma para enfrentar a la creciente amenaza de los submarinos soviéticos. Para ese momento, se estimaba el Mk. 37 poseía una probabilidad de impacto casi absoluta contra dichos blancos, lo que hablaba de su virtuoso diseño y gran confiabilidad. En todo caso, debe recordarse que se trataba de submarinos soviéticos lentos y ruidosos.


Carga de un torpedo Mk. 14 en un submarino clase Balao / Guppy argentino (www.histarmar.com)


Teniendo en cuenta la aparición de nuevos submarinos, con mejores prestaciones, a partir de 1967 el diseño fue sometido a diversos procesos de actualización, que mejoraron principalmente el alcance de su sonar (de 700 a 1000 yardas) y la posibilidad de atacar blancos a más profundidad. Se mantuvo, sin embargo, el problema de su escasa velocidad, de solamente 26 nudos. 
El torpedo, entonces, tenía limitaciones para enfrentar submarinos o buques de guerra modernos, que podrían escapar del mismo fácilmente.
A partir de 1972, estaba siendo lentamente reemplazado en la US Navy por el más nuevo Mk. 48. Sin embargo, en su versión mod 3, como la que tenía la ARA, seguía vigente en varias armadas.
Aún con ello, para 1982, por vetustez y mantenimiento (debe pensarse que se trataba de sistemas valvulares), presentaban constantemente novedades.
Según un oficial de submarinos de la Armada Argentina:



Citación :
“A los Mk. 37 nunca los vi funcionar bien. Hice numerosos lanzamientos de ejercicio desde los submarinos clase Salta. Siempre algo les falló…”


Por su parte, el ARA San Luis había partido hacia su patrulla de guerra, el 11 de abril, con 14 Mk. 37 y con 10 torpedos SST-4.
Viendo al submarino como un sistema de armas, no puede dejar de mencionarse que se encontraba disminuido en varios de sus sistemas, principalmente por rotura de la computadora de control tiro VM8-24, descompuesta sin solución el 19 de abril. Ello hizo que solo pudieran lanzarse en base a cálculos manuales y en modo “emergencia”, lo que solo permitía guiar a un solo torpedo por vez.
La computadora, un híbrido analógico / digital, constituía el verdadero cerebro del submarino y su rotura influyó sobremanera en la patrulla de guerra. Hay que destacar, asimismo, que era común que la misma fallara en momentos claves, en tanto su mismo diseño la hacía “colgarse” si recibía información mínimamente defectuosa desde el torpedo corriendo (a través del cable que lo conectaba al submarino). Ello provocaba un corte de cable “lógico” y el submarino perdía todo contacto desde el torpedo, así como posibilidades de guiarlo.
En lo que hace a los Mk. 37, el día 8 de mayo, en horas nocturnas, mientras el San Luis se encontraba en aguas someras al norte de Malvinas, tratando de clasificar a un contacto mediante el sonar Atlas Elektronik CSU 3, se detectó un rumor hidrofónico por popa, considerándose al mismo con las características de un contacto inteligente (posible torpedo). 
Su comandante, el Capitán de Fragata Fernando Azcueta ordenó el lanzamiento de señuelos y la realización de maniobras evasivas.
Muy poco después, se apreció al contacto original en acercamiento y a corta distancia (2500 yardas), ordenando el comandante, al considerarlo como un posible submarino, lanzarle un torpedo Mk. 37.
El mismo detonó 16 minutos después sobre el azimut del blanco, presumiblemente al impactar contra el fondo marino (las fallas en el interseguro de desactivación del tren explosivo, al finalizar la corrida, eran frecuentes y aquí parece que así sucedió)
Análisis posteriores sugieren que el lanzamiento se produjo sobre un banco de krill. Debe señalarse que ninguno de los tres submarinos británicos en el teatro se encontraba cerca del área de ataque.
En todo caso, las posibilidades de éxito contra un submarino nuclear alerta habrían sido limitadas: la velocidad máxima de aquellos era sencillamente superior a la del torpedo. 



***


El SST-4 (“Special Surface Target 4”, o “Sol Sol Taco Cuatro” según el viejo alfabeto naval) antisuperficie, que puede atacar también a submarinos si estos están a escasa profundidad fue, en pocas palabras, la gran decepción en armas submarinas del conflicto por Malvinas.
Paradójicamente, la Fuerza de Submarinos (COFUERSUB) estaba al tanto de las falencias en dichas armas, en tanto un informe de mediados de 1981, relevando las ejercitaciones desde agosto de dicho año, daba cuenta de los problemas en cortes de cable, inundación del arma y una gran lista de etcéteras.
Tal es así que, de los diversos lanzamientos efectuados, en solo una oportunidad se había logrado que el torpedo completara la corrida prevista.
Sin embargo, los comandantes de los submarinos Tipo 209 salieron al mar con estos torpedos los cuales la ARA seguía considerando modernos, robustos y confiables. También, las fuerzas británicas lo tenían (de acuerdo a la publicidad de su fabricante), como armas realmente temibles.
La prueba de fuego o, mejor dicho, el primer lanzamiento de un torpedo SST-4 con cabeza de guerra, vino el día 1º de mayo, al norte de la Isla Soledad.
Ese día, en horas de la mañana, el sonar del San Luis detectó en modo pasivo el rumor distante de un contacto, clasificado como una fragata Tipo 21 o Tipo 22 (en concreto, se trataba de la HMS Brilliant o de la HMS Yarmouth), la que operaba en conjunto con helicópteros..
Esos buques formaban parte de un grupo de superficie los cuales, apoyados por helicópteros Sea King del 826 Naval Air Squadron, estaba intentando cazar al submarino argentino, el cual sabían que se encontraba en la zona por interceptación y desciframiento de sus comunicaciones.
Luego de una maniobra de acercamiento, y a una distancia apenas inferior a las 10.000 yardas el Capitán Azcueta ordenó el lanzamiento de un torpedo SST-4 al blanco, en forma manual (recordando, única forma posible). 
El lanzamiento se hizo con el torpedo en forma pasiva (para no delatar su presencia temprana), y dándosele una trayectoria en zig-zag.
A los dos minutos del lanzamiento se recibió desde el torpedo la señal que se había cortado el cable (lo que no implica necesariamente el corte físico, sino el “lógico”), perdiéndose todo contacto con el mismo y sin escucharse explosión alguna.



El pesquero Polo Sur es impactado por un torpedo SST-4 lanzado por el submarino ARA Salta, en el año 2001. Esa imagen no pudo verse en Malvinas 1982. (www.histarmar.com)

Una nueva oportunidad se obtuvo el día 11 de mayo, cuando a las 00:30 hs, encontrándose el submarino en las cercanías de la boca norte del Estrecho de San Carlos, se detectaron dos buques de guerra.
Se trataba, vale decirlo, de las fragatas Tipo 21 HMS Arrow y HMS Alacrity. La última había penetrado el estrecho con la misión de detectar campos minados y había hundido, pocas horas antes, al transporte ARA Isla de los Estados. Ambos buques navegaban de regreso a la flota, a gran velocidad y con los señuelos Tipo 182 (productores de ruido para seducir a los torpedos acústicos) desplegados.
Acercándose el submarino, a la 01:40 hs se ordenó el lanzamiento de un torpedo SST-4 (en pasivo y en zig-zag) sobre el blanco que navegaba más al sur (se trataba de la Alacrity), el cual corrió por tres minutos, cortándose luego, físicamente, el cable de guiado.
Ordenándose un nuevo lanzamiento, la maniobra se vio abortada por lo que se consideró un posible torpedo sobre la banda de estribor, apreciándose poco después que se trataba del ruido producido por la inundación (previo a lanzar) del tubo nº 3.
Inmediatamente (pasados 6 minutos del lanzamiento original), se escuchó una explosión de baja intensidad (no de torpedo), con sonido metálico y sobre el azimut del primer blanco. 
Teniendo en cuenta que el señuelo remolcado de la fragata HMS Arrow fue recuperado, después de ese día, con ciertas abolladuras, se podría especular, que el torpedo prosiguió su corrida luego de cortar el cable y adquirió finalmente a un blanco. Impactó contra el mismo pero no detonó en forma alguna. 
Finalizadas las acciones de esa madrugada, el Capitán Azcueta informó a las 6:31 hs a su comando superior:


Citación :
“He atacado dos DD/FF…datos y posición de lanzamiento muy buenos, primer torpedo emergencia cortó cable, negativo impacto. Anulado lanzamiento sobre segundo blanco, considero sistema de armas no confiable, posición propia conocida por enemigo”


El ARA San Luis, viendo todo ello, se replegó la Base Naval Puerto Belgrano, arribando el día 19, luego de 39 días en patrulla de combate.
Luego de la guerra, se realizaron ciertas críticas técnicas al Capitán de Fragata Azcueta, señalando que, en las acciones del 11 de mayo debió utilizar una salva de torpedos Mk. 37.
A las mismas, señaló este que:



Citación :
“Nuestros procedimientos no contemplan el uso de una salva de torpedos acústicos (por la interferencia que generarían entre ellos) y un solo SST-4 barre una calle acústica superior a la de tres torpedos Mk. 37 (con la cualidad adicional de poder modificar su trayectoria en Control de Emergencia); aparte del también hecho de que los Mk. 37 son torpedos esencialmente antisubmarinos, antiguos y ruidosos, que sólo se deberían usar contra blancos de superficie como medida de autodefensa, el factor principal es que estos torpedos son aptos contra blancos de hasta 21 nudos de velocidad. Los blancos navegaban  a esa o mayor velocidad, con lo cual habría empleado un arma, en el límite, o fuera de de sus posibilidades. Un verdadero sinsentido, máxime que los SST-4 no habían demostrado, completamente, su baja performance”


Con dicha explicación, nadie más puso en duda su criterio.
La saga de los SST-4 continuó en el ARA Salta (Capitán de Fragata Roberto F. Salinas).
Este submarino zarpó para ejercitaciones el día 21 de mayo, cargando torpedos SST-4 armados en Argentina, bajo licencia, por la empresa EDESA. En la teoría, estos “mod 1” presentaban ciertas mejoras técnicas que los que llevaban sus gemelos “mod 0” enteramente alemanes pero, en la práctica, no habían sido probados.
El 24 ya había arribado a la zona de tiro, al norte del Golfo Nuevo y, pasadas las 9:10 horas, se ordenó el lanzamiento de un torpedo desde el tubo 7. El mismo corrió dentro del mismo por 1 minuto y 15 segundos, deteniéndose luego. 
A las 10:25, el comandante del buque ordenó un segundo lanzamiento, desde el tubo 1, activándose el torpedo por 54 segundos y deteniéndose más tarde. 10 horas más tarde el torpedo, espontáneamente, se volvió a activar durante otros 47 minutos.
Con dos torpedos trabados, el submarino volvió a puerto, constatándose que uno de los sistemas de seguridad seguía activado y, eso, impedía que los torpedos abandonaran el tubo.
Retomando sus intentos de lanzamiento, el día 15 de junio, en horas de la tarde, se encontraba en la misma zona del Golfo Nuevo, pudiendo finalmente lanzar con el tubo nº 6. Lamentablemente, al minuto y 41 segundos de la corrida, se perdió contacto con el torpedo y, por ello, se ordenó el corte físico del cable.
Un último intento se hizo con un nuevo SST-4, el cual parecía comportarse correctamente…hasta que se cortó la señal del cable de guiado. Dos minutos más tarde, sin haber impactado blanco alguno, el torpedo hizo explosión ruidosamente
Este último lanzamiento terminó con la penosa saga de los SST-4 en Malvinas.



El HMS Lowestoft es hundido en ejercicios el 8 de junio de 1986 por un torpedo Tigerfish mejorado, lanzado por el submarino HMS Conqueror. El Tigerfish falló en Malvinas (The Sun)
Posteriormente a la guerra, se realizaron estudios completos para investigar la causa de estos fracasos. Los resultados de la ARA al respecto se encuentran aún clasificados pero, AEG, su fabricante (el cual en principio buscó una serie de excusas para endilgar responsabilidad al personal de la Armada), pudo constatar que el torpedo ganaba profundidad desde el lanzamiento, por ingreso de agua por rajaduras en su casco. Asimismo, se llegó a la conclusión que la espoleta de contacto no resultaba fiable, entre otra larga lista de problemas.
Obviamente, parte del fracaso puede endilgarse a la computadora VM8-24, gran generadora de los cortes de la señal con los torpedos. Pero, amén de ello, sencillamente las armas no funcionaron.
Tal es así que, en septiembre y octubre de 1982, el fabricante ofreció a la Armada Argentina, en forma gratuita (como una especie de compensación), repuestos de torpedos en cantidad, amén de asegurar mantenimiento y reparación de las armas existentes. Para 1984 y sorteando el embargo de armas, se envió a Alemania una parte importante de un torpedo para serle realizados estudios, volviendo luego las conclusiones a Argentina.
Reparaciones y actualizaciones (la versión actual en servicio es la “mod 3”) mediante, los torpedos siguen siendo ahora utilizados por la Armada.
Lanzamientos de combate se han efectuado sobre el radiado ARA Py, el Yamana y el Polo Sur, todos con resultados satisfactorios.



***


No deja de ser interesante el paralelismo entre los problemas de los torpedos Mk. 24, utilizados por las fuerzas británicas, y los SST-4 de los submarinos argentinos. Los últimos fracasaron por su falta de impactos, los primeros por que, sencillamente, no quisieron ser siquiera utilizados.
Ambas armas prometían extraordinarios resultados para sus usuarios, basados en su mayor alcance, precisión y letalidad. Sin embargo, fallaron estrepitosamente en las mismas áreas. Posiblemente por que la tecnología que les daba sustento no se encontraba, a fines de la década del 70, suficientemente madura para hacerlos productos confiables.
Quizá la gran diferencia entre ambos contendientes es que los británicos conocían perfectamente las limitaciones de estas armas, mientras que la Armada Argentina había sido reacia en difundir los problemas detectados. Los no detectados también eran muchos, tal es así que nunca se había lanzado un SST-4 con cabeza de combate antes de la guerra.
 Quizá por una economía mal entendida, que considera que las armas pueden guardarse para el combate cuando, ciertamente, solamente sirven para el combate las armas debidamente probadas, en condiciones de guerra.
Una lección de las armas submarinas en Malvinas 1982.





Bibliografía:

• Bóveda, Jorge Rafael “El secreto del ARA Salta”, en Todo es Historia, Buenos Aires, abril de 2002.
• Bóveda, Jorge Rafael “Uno contra todos”, en Todo es Historia, Buenos Aires, abril de 2006.
• Brown, David “The Royal Navy and the Falklands War”, Arrow Edition, Londres, 1989.
• Craig, Chris “Call for fire”, John Murray Ed, Londres, 1995.
• Friedman, Norman “The Naval Institute guide to world naval weapons systems 1991/92”, Naval Institute Press, Annapolis, 1992.
• Harper, Steven “Submarine Operations during the Falklands War”, Naval War College, Newport, 1994.
• Jane’s Fighting Ships, Edición 1981/82.
• Jane’s Underwater Warfare Systems, Edición 1990/91.
• Lane-Nott, Roger (RN)- HMS Splendid – “Report of Proceedings”
• Le Marchand, Thomas M (RN) - HMS Valiant – “Report of Proceedings”
• Mayorga, Horacio A. “No vencidos”, Planeta, Buenos Aires, 1998.
• Pitkeathly, Michael y Wixon, David “Submarine Courageous - Cold War Warrior: The Life and Times of a Nuclear Submarine”, HMS Courageous Society, 2010.
• Polman, Norman y Moore, K.J. “Cold War Submarines: The Design and Construction of U.S. and Soviet Submarines”, Potomac Books, Washington, 2004.
• Powis, Jonathan “Jonty” “Falklands memories” (HMS Conqueror), en The Submarine Review, Virginia, enero de 2008.
• Preston, Anthony “Submarine warfare”, Brown Books, Londres, 1998.
• Sciaroni, Mariano con Gillis, Matthew “Almost successful: ARA San Luis war patrol” en 2008 Submarine Almanac, Deep Domain (Ed.), Texas, 2007.
• Taylor, James (RN) - HMS Spartan – “Report of Proceedings” 
• Wreford-Brown, Christopher (RN) - HMS Conqueror – “Report of Proceedings”


El autor agradece a Alejandro Amendolara, Fernando Azcueta, Jorge Bergallo, Pablo Castro, Andrew Johnson, David Lagar, Roberto Paz, Alberto Poskin, Jonathan Powis y Narendra Sethia.



El autor:
Mariano Pablo Sciaroni es abogado (UCA / 1999) y Magister en Estrategia y Geopolítica (ESG-EA / 2007). 


Es autor de  “Malvinas – Tras los Submarinos Ingleses”, publicado por el Instituto de Publicaciones Navales en el año 2010, así como de numerosos artículos sobre temas navales en revistas especializadas y páginas de Internet.


Es profesor ayudante en las materias Derecho Procesal Civil y Comercial II y Seminario de Práctica Profesional, en la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Católica Argentina. En su actividad profesional, se ha especializado en litigios y derecho de seguros, habiendo escrito varios artículos sobre la temática. 


http://www.elsnorkel.com/2013/08/listas-para-el-combate-armas-submarinas.html

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario En línea
ariel
Administrador


Mensajes : 14284
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982   Lun 10 Nov 2014 - 9:25

Los incomprendidos. Algo más del estado de los torpedos SST-4 en Malvinas.

Embarque de torpedo SST-4 en Submarino Tipo 209 Argentino


Los torpedos alemanes SST-4  (“Special Surface Target 4”, o “Sol Sol Taco Cuatro”) fueron recibidos entre los año 1974 / 1975 por la Armada Argentina. Se trataba, entonces, de una de las armas submarinas más modernas del globo.

Este artefacto inteligente, filoguiado (es decir unido al submarino lanzador por un cable para posibilitar su guiado remoto), posee una corrida máxima de 56.000 yardas a 23 nudos (24.000 yardas a 35 nudos) y una cabeza de combate de 573 libras.

Al llegar al país, para homologar el torpedo, se hicieron 19 lanzamientos de prueba (15 desde submarinos, 4 desde lanchas), de los cuales solamente ocho terminaron sin novedades. Ninguno de esos lanzamientos fue con torpedos con cabeza de combate.

Sin embargo, y pese al bajo índice de confiabilidad (cabe señalar, no muy diferente al de otras armas submarinas contemporáneas) el arma fue aceptada en servicio.

En el lapso que va desde diciembre de 1975 hasta mayo de 1980, no hubo lanzamientos, salvo tres de prueba y a muy corta distancia, para realizar diversas mediciones, efectuados en el año 1977.

Ya desde 1975, el Comando de la Fuerza de Submarinos le pedía a la DIAN (Dirección de Armas Navales) que se realice un lanzamiento de tiro de combate, requerimiento que se reiteró en el año 1977. En ambos casos la petición fue denegada.

En el período mayo de 1980 a marzo de 1982, se realizaron ocho lanzamientos de SST-4, con el resultado que solamente uno fue sin novedad, otro terminó con el torpedo perdido y en otras seis ocasiones hubo corte del cable de guiado. A la luz de estos resultados, se apreció que, durante este período, el arma se encontraba no operativa.

Durante el conflicto por Malvinas, los torpedos fueron cargados en los submarinos ARA Salta y ARA San Luis, realizando el último de ellos dos lanzamientos sobre buques enemigos.

Sin embargo, como podía avizorarse que sucedería, en razón de la experiencia de años anteriores, los torpedos no funcionaron como se esperaba de ellos. (para un análisis de lo que sucedió con los torpedos en Malvinas, ver del mismo autor “¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982”)

En análisis de post guerra, se señalaron diversas causas para los problemas del arma durante el conflicto:

• En lo que hace a los torpedos como un todo, según el fabricante debían recorrerse cada diez años y, teniendo en cuenta que fueron fabricados entre los años 1972 y 1973, estaban al borde de su vida útil. Sin embargo, se constató que este lapso de vida útil existe solamente si los torpedos son almacenados en diversas condiciones de humedad, presión, temperatura y, vale decir, recién en el 1981 se había habilitado un depósito con esas características. En concreto, los torpedos estaban, en la práctica, vencidos.

• En relación a los giróscopos de los torpedos, se preveía un mantenimiento de los mismos cada 48 meses, pero en el país, se carecía de instrumental para efectuarlo. En el año 1980, seis giróscopos habían sido declarados fuera de servicio y por ello, se enviaron a Alemania, junto con otros tres, para su mantenimiento. Quedaron veintidós en Argentina, sin poder apreciarse su confiabilidad. De dos los torpedos lanzados por el submarino ARA San Luis, ninguno poseía los giróscopos recorridos.

• Respecto a las baterías de las armas, fueron construidas entre 1971 y 1972, estimándose una vida útil entre siete y nueve años. En 1979 / 1982, se habían adquirido trece baterías nuevas (haciendo un total de cuarenta y tres disponibles). En febrero de 1981, el Comando de la Fuerza de Submarinos solicitó pruebas sobre las baterías, pero las mismas nunca se efectuaron. De los dos torpedos lanzados por el San Luis, uno de ellos poseía baterías nuevas y el otro, vencidas.

En tanto ello, es claro que el estado de mantenimiento de los torpedos no era satisfactorio.

Sin embargo, también poseían un intrínseco problema de diseño. Tal es así que, en septiembre y octubre de 1982, el fabricante (AEG) ofreció a la Armada Argentina, en forma gratuita (como una especie de compensación), repuestos de torpedos en cantidad, amén de asegurar mantenimiento y reparación de las armas existentes. Para 1984 y sorteando el embargo de armas, se envió a Alemania una parte importante de un torpedo para serle realizados estudios, volviendo luego las conclusiones a Argentina.

Una tecnología nueva e incomprendida, con errores de diseño y problemas de mantenimiento. Con todo esto, no es de extrañar el pobre desempeño de este torpedo en Malvinas 1982.


http://www.elsnorkel.com/2014/06/los-incomprendidos-algo-mas-del-estado.html
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario En línea
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982   Lun 10 Nov 2014 - 10:31

Mas que interesante Ariel aplausos aplausos
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982   Hoy a las 14:28

Volver arriba Ir abajo
 
¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Listas para el combate? Armas submarinas en Malvinas 1982
» REZO PARA HACERSE INVISIBLE Y NO LE ENTREN LAS BALAS II
» [Open fire] Opciones de listas para los aliados
» [Open fire] Opciones de listas para los alemanes.
» Algunas leyes de murphy militares

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Malvinas, ayer y hoy-
Cambiar a: