ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 EL “BAHÍA PARAÍSO”, PRIMER BUQUE HOSPITAL EN LA GUERRA DE MALVINAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: EL “BAHÍA PARAÍSO”, PRIMER BUQUE HOSPITAL EN LA GUERRA DE MALVINAS   Jue 15 Nov 2012 - 8:04

EL “BAHÍA PARAÍSO”, PRIMER BUQUE HOSPITAL EN LA GUERRA DE MALVINAS



También dio apoyo logístico, pero una de sus misiones más destacadas fue el rescate de más de 80 náufragos del crucero ARA “General Belgrano”. El capitán de navío Fernando Santos integró su dotación y relata su experiencia.

Por Jazmín Ulevicius

El transporte polar “Bahía Paraíso” durante la guerra de Malvinas cumplió dos funciones esenciales: una como buque hospital y otra de apoyo logístico, regresando de las operaciones a su apostadero habitual en la ciudad de Buenos Aires el 27 de junio de 1982.
El veterano de guerra y actual capitán de navío contador Fernando Santos, oriundo de Santa María (Catamarca), era guardiamarina por ese entonces y formaba parte del departamento de Abastecimiento en donde, entre otras ocupaciones, tenía a cargo la provisión de víveres, limpieza y materiales.

“Teníamos que estar alistados y atender a todo el personal embarcado, también realizaba guardias en cubiertas bajas y era habitual oficiar de señalero en la cubierta de vuelo”, relató. Para él, el “Bahía Paraíso” es sinónimo de hogar y familia: fue su primer destino y el que le dejó una marca a fuego en los comienzos de su profesión naval.

El 2 de abril, la tripulación recibió con alegría la noticia de que la Operación Rosario para recuperar las Islas Malvinas se había concretado con éxito y que tenían la misión de tomar las Georgias. Ahí fueron y desembarcaron a los vigías en puerto Leith y luego en Grytviken detectaron fuerzas hostiles que al principio opusieron resistencia.

En ese momento el “Bahía Paraíso” apoyaba las operaciones con suministros y todo lo necesario para la subsistencia de los combatientes argentinos en el terreno. Al paso de los días el helicóptero Puma del Ejército Argentino que estaba embarcado se perdió en combate mientras realizaba el traslado de los infantes de Marina.

“Con la pérdida del helicóptero fallecieron en el acto dos conscriptos y para mí y para la tripulación en general esa situación nos cambió. Ahí empecé a sentir que era combatiente y estaba en un conflicto”, señaló el capitán Santos.

El otro helicóptero embarcado era un Alouette de la Armada que se ocupó del traslado de los heridos, muchos de ellos necesitaban atención urgente y la recibieron a bordo. También se alojó en los camarotes de las cubiertas bajas a los prisioneros de guerra británicos.

Regresando de la primera navegación en proximidades de Comodoro Rivadavia, el buque se encontró con el rompehielos ARA “Almirante Irízar” y ambos cumplieron el rol de helipuertos móviles para que las aeronaves pudieran reabastecerse de combustible.

El primer buque hospital

Después de sus primeras intervenciones, el “Bahía Paraíso” quedó configurado como buque hospital. “Fue el primero en constituirse como tal. Se lo adaptó y simultáneamente se conformó el Departamento de Sanidad en Combate. Tuvimos que aprender cómo recibir a los heridos y ofrecimos toda nuestra voluntad y capacidad”, comentó Santos.

En total el equipo de sanidad en combate estuvo integrado por 28 médicos y 58 suboficiales entre instrumentadores y enfermeros, completando la nueva función con instrucción a la tripulación para optimizar la asistencia.

Al buque se le pintaron 6 cruces rojas, se desalojaron camarotes para convertirlos en salas de recuperación de traumatología, se constituyó una nueva sala de quirófano y en la enfermería se organizó la sala de terapia intensiva.

Asimismo, se modificaron dos pañoles como sala de internación intermedia y una de las bodegas se acondicionó como sala de recuperación de heridos leves; en paralelo se adjudicó al buque la función de apoyo logístico y para ello se cargó a tope otra bodega con provisiones calculadas para satisfacer las necesidades de 10.000 hombres en el terreno para 30 días.

“Cuando zarpamos empezamos con los procedimientos de sanidad en combate para instruir a la dotación del buque no médico para cubrir roles en el menor tiempo posible; parte de los cuales eran recuperación de heridos desde helicópteros o buques”, afirmó el capitán Santos.

Luego, en Ushuaia se completaron los requisitos de buque hospital de acuerdo a lo que estipula la Convención de Ginebra para un buque en ese rol durante una guerra; y en representación de la Cruz Roja Internacional embarcaron dos veedores.

El rescate de los sobrevivientes del “Belgrano”

El “Bahía Paraíso” volvió al mar siendo buque hospital. A los pocos días, el 2 de mayo, recibió la noticia del hundimiento del crucero ARA “General Belgrano” y fue solicitado en “un acto de auxilio para extender los brazos a todos sus hermanos”, reflexionó Santos.

El transporte polar llegó el 4 de mayo a la zona del hundimiento y con el apoyo de los aviones de exploración que sobrevolaban el área del naufragio ubicaron la posición de las balsas. “Para nosotros, encontrar la primera balsa con gente fue una alegría. Y más cuando los empezamos a subir, porque queríamos saber dónde estaba el resto de los náufragos”, enfatizó el marino.

Fueron cinco días de navegación y “búsqueda esperanzada marcando un círculo en el derrotero para recuperar a los náufragos”, recuerda el capitán Santos. Finalmente, este buque rescató del mar a 71 camaradas con vida del “Belgrano” y 17 cuerpos, regresando al continente el 12 de mayo.

Hacia el final del conflicto

El transporte polar regresó al núcleo del conflicto el 29 de mayo. Rumbo a la Isla de los Estados, “la navegación fue colmada de incertidumbre por la presencia del adversario en la zona y el clima en la dotación era particular, los rostros reflejaban preocupación pero también existía el convencimiento de estar preparados para enfrentar cualquier situación emergente”, destacó Santos.

De ahí el buque navegó a Puerto Argentino adonde llegó el 1° de junio y se encontró con combatientes argentinos quienes “agitaban sus manos para recibirnos cuando veían la silueta del buque enarbolando la insignia patria, fue una postal para la situación que se vivía”, relató Santos.

La tarea de evacuación de heridos estaba acotada a cinco horas y mientras sucedía las pequeñas embarcaciones se amadrinaron para recibir provisiones. A continuación el transporte polar retornó al continente con evacuados, entre los cuales estaban los tripulantes del buque mercante “Río Carcarañá” y del transporte “Bahía Buen Suceso”.

Regresó a Malvinas el 10 de junio trasladando materiales, una ambulancia y tambores con aeronafta. El 14, día del cese de fuego, el “Bahía Paraíso” estaba en Punta Quilla y de ahí se trasladó a Puerto Argentino para cumplir la misión de “recuperar y producir altas”; se embarcaron 2100 hombres del Ejército Argentino para ser replegados al continente.

“Los servicios funcionaron ininterrumpidamente las 24 horas para satisfacer la demanda de tanta gente. El personal del buque estaba todo designado para los servicios de vestuario, rancho –comidas–, panadería en las cámaras y camaretas –comedores de personal–. Todos estaban comprometidos en extender la mano a los compañeros que participaron activamente del conflicto y que trataban de recuperar su identidad y sentir que estaban bajo cuidado argentino”, reflexionó Santos.

El regreso con los combatientes del BIM5

El “Bahía Paraíso” trasladó al 70% de los infantes del heroico Batallón de Infantería N°5 (BIM5) de regresó al continente desembarcándolos en la Base Naval Puerto Belgrano en un viaje que “fue muy sentido por la tripulación al compartir con todos ellos, escuchar sus anécdotas, las emociones y al estrecharnos en abrazos. Todo era reciente, las palabras sentidas, los interrogantes y lecciones aprendidas”, destacó el marino.

“En el primer año de vida de la unidad naval navegó 25000 millas y a los 100 días abrió su diario de guerra. El ‘Bahía Paraíso’ fue mi hogar, los trocistas mi familia, era el más joven y más moderno de la Plana Mayor, mi primera experiencia integral en todas sus aristas”, destacó Santos.

Y concluyó “siempre reconoceré a mi equipo de trabajo, a los cocineros, camareros, panaderos y al maestro de víveres, nunca los olvidaré”.

Después de Malvinas dos normas fueron publicadas por la Convención de Ginebra, una de ellas sobre identificación electrónica y la otra acerca de encuentros de buques hospitales.

A 30 años del conflicto la dotación 1982 continúa reuniéndose anualmente contando especialmente con la participación del personal que continuó su vida fuera del ámbito naval, muchos de ellos radicados en el interior del país.


http://www.gacetamarinera.com.ar/nota.asp?idNota=4401&idSec=20
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
EL “BAHÍA PARAÍSO”, PRIMER BUQUE HOSPITAL EN LA GUERRA DE MALVINAS
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EL “BAHÍA PARAÍSO”, PRIMER BUQUE HOSPITAL EN LA GUERRA DE MALVINAS
» Proyecto 23560E, el nuevo Destructor para la Armada Rusa.
» A bordo del aviso ARA “Alferez Sobral” recordaron a sus héroes
» ¿Qué ves...cuando me ves? **PRIMER PREMIO**
» gelet el primer ILERGETE

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Malvinas, ayer y hoy-
Cambiar a: