ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Fotos de la Segunda Guerra Mundial

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Pablo



Mensajes : 1222
Fecha de inscripción : 22/10/2010
Localización : MDQ

MensajeTema: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Vie 19 Ago 2011 - 16:43

www.theatlantic.com
Excelente sitio con fotos, estas son de la segunda guerra mundial a color:













Ver más en el link junto con una explicación de cada una

http://www.theatlantic.com/infocus/2011/08/world-war-ii-the-american-home-front-in-color/100122/

Otros link's con fotos de la WWII (blanco ynegro)

http://www.theatlantic.com/infocus/world-war-ii/


















Un sitio interesante para recorrer y no olvidar lo pasado.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rioja



Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 15/08/2010
Edad : 46
Localización : La Rioja - Capital

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Sáb 20 Ago 2011 - 13:53

[img][/img]


[img][/img

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Sáb 20 Ago 2011 - 19:41

Un aporte que me impresiona siempre, formación cerrada, va muy cerrada, no dejaban a nadie en pie ni a los propios, un B-17 bombardea a otro B-17.



Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
rioja



Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 15/08/2010
Edad : 46
Localización : La Rioja - Capital

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Sáb 20 Ago 2011 - 20:41










Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador


Mensajes : 2489
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Sáb 20 Ago 2011 - 20:51

A mi siempre me interesaron estas dos:

la primera, la foto de Capa en el desembarco en Normandía,
como diría algun puertorriqueño "Había que tener Cojones" para correr por esa playa.





Y la segunda que toca a los Argentinos, el "Milagro de la Estatua" es ni mas ni menos la del General San Martin en la costanera de Boulogne sur Mer, los alemanes no la requisaron cuando se llevaron todo el bronce de las plazas de Francia (¿porque habra sido? thinking ) y otra extraña situación es que a 200 metros estaba la Segunda base de submarinos alemanes en Francia. Recibió bombardeos a mansalva ... y no lo tocó una sola esquirla!




Última edición por bashar el Dom 21 Ago 2011 - 16:20, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Dom 21 Ago 2011 - 12:22

[

Interesante fotografía Bashar.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador


Mensajes : 2489
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Dom 21 Ago 2011 - 15:57

he aqui la nota publicada en 1947
El pequeño grupo de argentinos que el 17 de agosto de 1947 se encontraba en Boulogne-sur-Mer, vio el monumento que en esa ciudad se levanta a nuestro Libertador, luego de haberse cumplido la primera parte del programa, consistente en una misa en intención del general San martín, oficiada por el obispo de Boulogne, monseñor Sauvage, en la catedral donde sus restos reposaron por casi doce años, y de descubrirse la placa que testimonia la gratitud del pueblo argentino para ese templo y para quienes recogieron con cristiana caridad e inteligente comprensión, los restos gloriosos del Padre de la Patria.

No es posible referir lo que bien puede llamarse “el milagro de la estatua de San Martín”, sin antes destacar que Boulogne resulta un lugar grato al sentimiento argentino, pues en él se mantiene vivo el recuerdo y hasta podríamos decir sin exageración alguna, el culto de San Martín.

Ni la experiencia terrible de la guerra y la ocupación enemiga, han hecho olvidar a los boloñeses que su antigua ciudad fue elegida por tan extraordinario libertador de pueblos, como refugio final de su exilio.

Aparte de al estatua y de la casa donde murió el Libertador, que algún día será el gran museo que la Argentina y San Martín merecen, existe en Boulogne una serie de organizaciones que, o bien se denominan San Martín, o bien hacen del culto del Libertador el fin de su existencia.

Así, por ejemplo, existe una brigada de boy-scouts que se denomina “General San Martín”; la asociación “France-Argentine”, nacida por la voluntad de un grupo de personas que estudiaron con cariño su vida y que formaban una Asociación San Martín; la entrega de premios del concurso anual de la Fundación San Martín da lugar a actos públicos de excepcional resonancia; los escritores boloñeses que hacen la historia de su ciudad, dedican varias páginas al Libertador y a su biografía, en base, principalmente, a los datos aportados por M. A. Gerard, abogado de Boulogne, que fue uno de los íntimos de San Martín, y lo mismo ocurre con los escritores religiosos que cuentan la historia de la catedral de Nuestra Señora de Boulogne, que nunca olvidan referir, con abundancia de datos, que en esa catedral fueron inhumados los restos del Libertador.

No es extraño a esa vocación sanmartiniana, el señor Charles Marchand, un admirable anciano de ochenta y dos años, que desde hace mucho más de veinte, ha hecho del culto de San Martín el objeto final de los últimos días de su vida. (1)

Lo interrumpió sólo para servir a su Patria en la última guerra, en la que fue encarcelado y perdió su fortuna.

Liberada Francia, volvió a su permanente actividad sanmartiniana, convirtiéndose en el agente natural de todo lo argentino, a punto tal, que los funcionarios de nuestra Embajada se dirigen directamente a Monsieur Marchand encomendándole todo lo que es menester, cada vez que se piensa realizar en Boulogne un acto de exaltación sanmartiniana.

Los argentinos no debemos olvidar el nombre de este anciano que, sin ser argentino, no olvidó el nombre de San Martín.

No es de extrañar pues, que en tal ambiente, los actos preparados para recordar el 17 de agosto, resultaran solemnísimos.

En una de las columnas de la catedral que da sobre la cripta donde estuvieron inhumados los restos del Libertador, estaba colocada y cubierta por una bandera argentina, la hermosa placa de granito remitida por el Instituto Nacional Sanmartiniano, realizada por la Escuela Superior de Bellas Artes, que encomendó su ejecución al alumno egresado señor Nicasio Fernández Mar, sobre bocetos del director de la misma, señor Alfredo Guido.

En la entrada provisoria del templo, pues está casi derruido por los bombardeos, formaban un a calle de banderas, los representantes de asociaciones patrióticas y de ex combatientes.

Con sus pechos cubiertos de condecoraciones y medallas, sus cuerpos y rostros con mutilaciones y cicatrices, esos abanderados gloriosos formaban calle para que por ella pasaran las delegaciones argentinas, en homenaje a nuestra Patria y a su Gran Capitán.

Por las puertas y las callejas de la ciudad amurallada, columnas de peregrinos y cofradías religiosas, dirigíanse al templo entonando el “Ave María”, mientras el sol, el radiante sol de agosto de las campiñas francesas, ponía su nota de oro y de luz en las varias veces seculares paredes de los edificios y en la policromía de la multitud, que a la puerta del templo esperaba la entrada de las autoridades y la iniciación de los oficios religiosos.

Terminada la misa rezada por monseñor Sauvage, los abanderados y la concurrencia pasaron a rodear la bandera argentina que cubría la placa. Homenaje del Instituto Nacional Sanmartiniano y que fue descubierta por el embajador de la Argentina en Francia.

Con ello terminaba la primera parte de los actos de la mañana, y la concurrencia se dirigió a la calle costanera Saint-Beuve, donde se levanta el monumento al Libertador, con el objeto de cumplir con el homenaje floral dispuesto.

Colocarían palmas, el embajador de la República Argentina, doctor Victorica Roca; el alcalde de Boulogne-sur-Mer, en nombre de la ciudad; el Instituto Nacional Sanmartiniano y el agregado militar argentino, coronel Bergallo, acompañado de los capitanes Gómez, del Ejército, y Olano, de Aeronáutica, en representación de las fuerzas armadas.

Al llegar al paseo de la calle Saint-Beuve, donde está erigida la estatua del general San Martín, se ofreció a los circunstantes, un espectáculo desolador y asombroso a la vez.

La estatua, como se ha dicho, está emplazada en un paseo costero, a la salida del puerto, sobre cuya otra margen y a una distancia no mayor de doscientos metros, la marina alemana construyó una sólida y espectacular base de submarinos, protegida por gruesas y sucesivas capas de cemento de, al parecer, tres o cuatro metros de espesor.

Era la base enemiga más próxima a Inglaterra, por lo que, como es de imaginar, fue una preocupación constante del mando aliado, que procuró hostigarla permanentemente y anularla en la medida que le fuera posible.

Puede asegurarse que esa base fue casi el objetivo único de Boulogne-sur-Mer, y la causa de las horribles heridas que muestra, que la han convertido en una de las ciudades más castigadas de Francia.

Boulogne-sur-Mer soportó 487 bombardeos aéreos y gran cantidad de ataques navales; desaparecieron barrios enteros, como los de Capécure, Ave María y Saint- Piérre, el más castigado indudablemente, y próximo a la estatua del Libertador. Durante la noche del 15 de junio de 1944, 300 aviones arrojaron mil doscientas toneladas de proyectiles sobre Boulogne.

Todos esos bombardeos buscaban herir la base de submarinos, instalada a alrededor de doscientos metros de la estatua del Libertador.

Es sabido que por encontrarse semejantes objetivos fuertemente defendidos, el ataque se efectúa desde gran altura, lo que explica que alrededor de dicha base, a una y otra margen del río, la destrucción resultara completa.

El barrio de Saint-Piérre, como se ha dicho, no existe; los hoteles y construcciones de la calle Saint-Beuve, han desaparecido, y los jardines del paseo de la misma, parece que hubieran sido arados.

A varios años de la liberación de Boulogne, aún el escenario es desolador y triste.

Todo ha sido destruido o cuando menos seriamente lesionado por la furia de la guerra, en ese gran sector del puerto. Todo, menos algo: la estatua de San Martín.


Boulogne-sur-Mer - Fiesta de la inauguración de la estatua del general San Martín el 24 de octubre de 1909

Es imposible intentar una explicación del milagro: los bombardeos fuero totales, despiadadamente perfectos, todo el sector fue arrasado. Las bombas estallaron a uno y otro costado del monumento, sólo ligeras esquirlas tocaron la base.

En cada ataque caían centenares de casas y edificios, se destruían jardines y calles; pero del remolino dantesco del polvo, el fuego y el humo, sólo una cosa surgía serenamente enhiesta, magníficamente segura y como indiferente a tanta locura de destrucción y de muerte: la estatua del General San Martín.

La razón no puede explicar el fenómeno, que tampoco es atribuible a la casualidad, por la intensidad de los bombardeos y lo numerosamente repetidos.

Para el pueblo boloñés –y ya se conoce el antiguo buen sentido del pueblo de campo francés-, se trata de un milagro, y así lo llaman: el milagro de la estatua de San Martín.

Nosotros creemos también en la explicación que da la gente sencilla de la ciudad de Boulogne. Creemos que hubo una mano superior y ultraterrena que desvió la bomba destructora.

Creemos que ha habido una voluntad que quiso revelarse por el signo cierto de un amparo a todas luces imposible.

Y creemos, en fin, que la elección de su estatua es un mensaje decisivo y elocuente a los pueblos y a los hombres.

Tenemos que creerlo así, del mismo modo que la gente sencilla de Boulogne, que encontró la explicación del milagro de la estatua del general San Martín.

Referencia

(1) Tener en cuenta que la publicación de la cual se extractó este artículo fue editada en el año 1947.

Fuente


Sorcaburu, Aníbal E, – El milagro de la estatua de San Martín – Rev. Del Inst. Nac. Sanmartiniano – Nº 17, Sept-Oct. 1947

: www.revisionistas.com.ar




fotografía actual del monumento
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Pablo



Mensajes : 1222
Fecha de inscripción : 22/10/2010
Localización : MDQ

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Mar 23 Ago 2011 - 11:19

bashar escribió:

...
Y la segunda que toca a los Argentinos, el "Milagro de la Estatua" es ni mas ni menos la del General San Martin en la costanera de Boulogne sur Mer, los alemanes no la requisaron cuando se llevaron todo el bronce de las plazas de Francia (¿porque habra sido? thinking ) y otra extraña situación es que a 200 metros estaba la Segunda base de submarinos alemanes en Francia. Recibió bombardeos a mansalva ... y no lo tocó una sola esquirla!



Shocked Que barbaro! no conocia esta historia. Excelente aporte, chas gracias!! good

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador


Mensajes : 14980
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Jue 19 Feb 2015 - 20:50

Prototipo del Ki 78 bajo las orugas yankies



Kawasaki KI-102b


Short Sunderland
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador


Mensajes : 14980
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 34

MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Dom 26 Abr 2015 - 10:41

bashar escribió:
A mi siempre me interesaron estas dos:

la primera, la foto de Capa en el desembarco en Normandía,
como diría algun puertorriqueño "Había que tener Cojones" para correr por esa playa.





Y la segunda que toca a los Argentinos, el "Milagro de la Estatua" es ni mas ni menos la del General San Martin en la costanera de Boulogne sur Mer, los alemanes no la requisaron cuando  se llevaron todo el bronce de las plazas de Francia (¿porque habra sido? thinking ) y otra extraña situación es que a 200 metros estaba la Segunda base de submarinos alemanes en Francia. Recibió bombardeos a mansalva ... y no lo tocó una sola esquirla!





Sobre esta foto:
https://josefinajom.wordpress.com/category/fotografia-inicial/page/2/


Cuando Capa estaba en la playa, estaba bastante horrorizado. Se las arregló para disparar alrededor de 79 imágenes en sus dos cámaras Contax, mientras esquivaba las balas del fuego alemanas que se aproximaban. Vio a un sinnúmero de personas muriendo a su alrededor, el agua se convertía de color rojo sangre. Después de disparar alrededor de 4 rollos de película de 35 mm, apenas pudo escapar.

Luego se desmayó de agotamiento, y se despertó junto a otro soldado. El soldado se sentía culpable por dejar a la invasión tan rápidamente y ser un cobarde, pero Capa dijo que él también tenía miedo-y lamentó abandonar el lugar tan rápidamente. Esas imágenes terminaron siendo las fotografías más potentes que se han tomado en el día D (a pesar de que 3 películas fueron arruinados por el personal del cuarto oscuro de la vida, en un intento por apresurar el revelado de sus películas).

   “No es fácil siempre hacerse a un lado y no poder hacer nada más que grabar el sufrimiento alrededor de uno.”

Robert Capa en Normandía

Robert Capa fue el reportero gráfico más famoso de la historia. Ya lo era en 1944, cuando fue uno de fotógrafos corresponsales de guerra a los que se les permitió acompañar a las tropas aliadas que iban a desembarcar la costa de Normandía. Él lo haría con la 1ª División de Infantería de los Estados Unidos en el sector conocido en clave como “playa Omaha”. Capa quiso desembarcar junto a los hombres que formarían la primera oleada de asalto. Le habían ofrecido unirse a la plana mayor del 16º Regimiento de Infantería, que tenía previsto desembarcar poco después de que lo hiciesen los primeros hombres; era una oferta tentadora: bastante menos riesgo y una posibilidad igualmente valiosa de conseguir un buen material gráfico, pero Capa rechazó la propuesta y prefirió quedarse con la compañía E del 16º Regimiento, a la que ya había acompañado en Sicilia.

Este es el dramático relato que hizo Capa del desembarco:
Los de la primera oleada subimos a trompicones a nuestras lanchas y (como en un ascensor lento) descendimos hasta el mar. El mar estaba picado y nos mojamos antes de que nuestra lancha se alejara del buque nodriza. Ya estaba claro que el general Eisenhower no lideraría a su gente hasta el otro lado del canal con los pies secos, ni con ninguna otra parte seca.


En un abrir y cerrar de ojos, los hombres empezaron a vomitar. Pero esta era una invasión cortés minuciosamente preparada, y nos habían dado bolsitas de papel para ese propósito. Pronto, los vómitos llegaron a un nuevo mínimo. Tenía la impresión de que esto se convertiría en el padre y la madre de todos los días D.

La costa de Normandía estaba aún a varias millas cuando las primeras detonaciones inconfundibles llegaron a nuestros atentos oídos. Nos ocultamos en el agua mezclada con vómito del fondo de la lancha y dejamos de observar la costa que se acercaba. La primera lancha vacía, que ya había descargado a sus soldados en la playa, se cruzó con nosotros en su camino de vuelta hacia el Chase, y el timonel negro nos sonrió alegremente e hizo el signo de la victoria. Ya había suficiente luz para hacer las primeras fotos y saqué mi primera cámara Contax de su funda impermeable de hule. La quilla plana de nuestra lancha tocó tierra francesa. El timonel bajó la proa de la lancha, recubierta de acero, y allí, entre las grotescas formas de los obstáculos de acero que sobresalían del agua, había una delgada franja de terreno cubierta de humo: nuestra Europa, la playa Easy red.
Mi bella Francia tenía un aspecto sórdido y poco acogedor, y una ametralladora alemana que escupía balas alrededor de la lancha aguó completamente mi regreso [Capa había vivido en París a comienzos de los años 30]. Los hombres de mi lancha avanzaban con dificultad con el agua hasta la cintura, con los fusiles listos para disparar, ante el fondo de los obstáculos contra el desembarco y la playa humeante. Al fotógrafo le bastaba. Me detuve por un momento en la rampa para sacar mi primera auténtica fotografía de la invasión.

El timonel, que tenía una prisa comprensible por salir a toda velocidad de ahí, confundió mi actitud al tomar la fotografía con una indecisión explicable y me ayudó a decidirme con una certera patada en el trasero. El agua estaba fría, y la playa aún estaba a más de cien metros. Las balas hacían agujeros en el agua a mi lado, y me dirigí al obstáculo de acero más cercano. Un soldado llegó allí al mismo tiempo, y por unos momentos compartimos su protección. Quitó el protector impermeable de su fusil y empezó a disparar, sin apuntar demasiado, a la playa oculta por el humo. El sonido de su fusil le dio el valor suficiente para avanzar y me dejó el obstáculo para mí. Ahora tenía algo más de espacio, y me sentí lo suficientemente seguro como para sacar fotografías de los otros muchachos que se ocultaban igual que yo.


Aún era muy pronto y todo estaba demasiado gris para sacar buenas fotografías, pero el agua gris y el cielo gris hicieron muy eficaces a los hombrecillos que se refugiaban bajo los diseños surrealistas del grupo de cerebros antidesembarco de Hitler.

Saqué todas mis fotos y sentía el frío del mar en mis pantalones. De mala gana, traté de alejarme de mi poste de acero, pero las balas me hacían volver cada vez que lo intentaba. Delante de mí, a unos cincuenta metros, uno de nuestros tanques anfibios medio carbonizado sobresalía del agua y me ofrecía mi siguiente refugio. Evalué la situación. La elegante gabardina que me pesaba en el brazo [una carísima gabardina Burberry que hacía de Capa el invasor más elegante de todos] no tenía demasiado futuro. La solté y corrí hacia el tanque. Lo alcancé avanzando entre cadáveres flotantes, me paré a sacar algunas fotos más e hice acopio de valor para la última carrera hasta la playa.

Ahora los alemanes tocaban todos sus instrumentos, y no podía encontrar un hueco entre los proyectiles de artillería y las balas que bloqueaban los últimos veinticinco metros hasta la playa. Estaba detrás del tanque, repitiendo una frase de mi época de la guerra civil española: “Es una cosa muy seria. Es una cosa muy seria”.

La marea estaba subiendo, y el agua ya llegaba a la carta de despedida de mi familia que llevaba en el bolsillo del pecho [una carta que como muchos otros Capa había escrito pocas horas antes y que nunca llegó a enviar]. Detrás de la protección humana de los últimos dos soldados llegué a la playa. Me tiré al suelo y mis labios tocaron tierra francesa. No tenía ganas de besarla.

A los alemanes aún les quedaba muchísima munición, y deseé fervientemente poder estar bajo tierra en ese momento y sobre ella más tarde. Las probabilidades de que fuera al revés se estaban haciendo cada vez mayores. Giré la cabeza a un lado y me encontré de bruces con el teniente de nuestra partida de póquer de la noche anterior [también como muchos otros, Capa trató de calmar los nervios jugando a las cartas o a los dados durante la travesía en barco]. Me preguntó si sabía lo que él estaba viendo. Le dije que no, y que no pensaba que pudiera ver mucho más allá de mi cara. “Le diré lo que estoy viendo”, susurró. “Veo a un hombre en la entrada de mi casa, agitando mi póliza de seguro”.

Saint-Laurent-sur-Mer debió de haber sido en algún tiempo un lugar de vacaciones gris y barato para maestros de escuela franceses. Pero el 6 de junio de 1944 era la playa más horrible del mundo. Agotados por el agua y el miedo, permanecimos cuerpo a tierra en una pequeña franja de arena mojada entre el mar y las alambradas. La inclinación de la playa nos proporcionaba algo de protección de las balas de ametralladora y de fusil, siempre que permaneciéramos pegados la suelo, pero la marea nos empujaba contra las alambradas, desde donde disparaban como si se acabara de abrir la veda. Me arrastré pegado al suelo hasta mi amigo Larry, el capellán irlandés del regimiento, que blasfemaba mejor que cualquier aficionado. Me gruñó: “iMaldito medio francés! Si no te gustaba el sitio, ¿por qué demonios has vuelto?”. Tras haber recibido ese consuelo religioso, saqué mi segunda cámara Contax y empecé a sacar fotografías sin levantar la cabeza.


Desde el aire, Easy Red debía parecer una lata de sardinas abierta. Como sacaba las fotografías desde el ángulo de la sardina, el primer plano de mis imágenes estaba lleno de botas mojadas y rostros verdosos. Por encima de las botas y las caras, las fotografías estaban llenas de humo de granadas. El fondo eran tanques quemados y lanchas que se hundían. Larry tenía un cigarrillo seco. Yo busqué mi petaca de plata en el bolsillo lateral y se la ofrecí a Larry. Inclinó la cabeza hacia un lado y echó un trago por el extremo de la boca. Antes de devolver la botella se la dio a mi otro amigo, el sanitario judío, que imitó la técnica de Larry con gran éxito. El extremo de la boca también fue suficientemente bueno para mí.

La siguiente granada de mortero cayó entre las alambradas y el mar, y todos los trozos de metralla encontraron a un hombre. El sacerdote irlandés y el sanitario judío fueron los primeros en ponerse de pie en la playa Easy Red. Yo hice la fotografía. La siguiente granada cayó aún más cerca. No me atrevía a quitar el ojo del visor de mi Contax y sacaba frenéticamente una foto detrás de otra. Medio minuto más tarde, mi cámara se atascó: se había acabado el carrete. Busqué un nuevo carrete en la bolsa, y mis manos mojadas y temblorosas lo estropearon antes de que pudiera meterlo en la cámara.

Hice una pequeña pausa… y entonces me sentí muy mal. La cámara vacía temblaba en mis manos. Una nueva clase de miedo agitaba mi cuerpo de pies a cabeza y contraía mi rostro. Desenganché mi pala y traté de cavar un hoyo. La pala tocó roca debajo de la arena y la lancé lejos. Los hombres a mi alrededor yacían inmóviles. Sólo los muertos que estaban al lado de la playa se balanceaban con las olas. Una lancha desafiaba al fuego: sanitarios con cruces rojas pintadas en sus cascos comenzaron a salir de ella. No lo pensé y no lo decidí: sólo me levanté y salí corriendo hacia la lancha.

Entré en el mar entre dos cadáveres y el agua me llegaba al cuello. La resaca me golpeaba el cuerpo y cada ola me abofeteaba la cara bajo el casco. Llevaba las cámaras en alto, por encima de la cabeza, y de pronto me di cuenta de que estaba huyendo. Traté de dar la vuelta, pero era incapaz de enfrentarme a la playa, y me dije a mí mismo: “Sólo voy a secarme las manos en esa lancha”.

Llegué a la lancha. Los últimos sanitarios estaban saliendo. Yo trepé a bordo. Al llegar a la cubierta sentí un impacto y de pronto me vi totalmente cubierto de plumas. Pensé: “¿Qué es esto? ¿Alguien está matando gallinas?”. Entonces vi que habían destruido la superestructura de un disparo, y que las plumas eran del xxxx de las chaquetas de miraguano de los hombres que habían saltado por los aires. El patrón estaba llorando. Los restos de su ayudante habían caído sobre él y estaba hecho un asco.

Nuestra lancha empezaba a escorar y nos alejamos lentamente de la playa para intentar alcanzar el buque nodriza antes de hundirnos. Bajé a la sala de máquinas, me sequé las manos y metí carretes nuevos en las dos cámaras. Volví a cubierta a tiempo para sacar una última fotografía de la playa cubierta de humo. Después hice algunas fotografías de la tripulación efectuando transfusiones en la cubierta superior. Una lancha de desembarco atracó a nuestro lado y nos sacó del barco que se iba a pique. Luego trasladaron a los heridos graves en medio de una mar gruesa. Aquello no era tarea fácil. Dejé de sacar fotos. Estaba ocupado levantando camillas. La lancha nos llevó al USS Chase, el mismo barco que había abandonado hacía sólo seis horas. En el Chase estaban arriando la última oleada del 16º de Infantería, pero la cubierta estaba otra vez llena de soldados heridos que volvían y de cadáveres.

Esta era mi última oportunidad para regresar a la playa. No fui. Los rancheros que nos habían servido el café vestidos de chaqueta blanca y guante blanco a las tres de la madrugada ahora estaban cubiertos de sangre y se dedicaban a coser sacos blancos para los cadáveres. Los marineros izaban camillas de las lanchas atracadas a nuestro lado. Empecé a sacar fotos. Luego las cosas se complicaron…
Desperté en una litera. Mi cuerpo desnudo estaba cubierto con una manta áspera. En el cuello tenía un trozo de papel que decía: “Caso de agotamiento”. Él dijo: “Soy un cobarde”. Era el único superviviente de los 10 tanques anfibios que habían precedido a las primeras oleadas de infantería. Todos los tanques se habían hundido en la mar gruesa. Decía que tenía que haberse quedado en la playa. Yo le dije que yo también debería haberme quedado.

Los motores zumbaban; nuestro barco regresaba a Inglaterra. Por la noche, el hombre del tanque y yo nos dábamos golpes en el pecho insistiendo en que el otro no tenía nada que reprocharse, que el único cobarde era él mismo. Por la mañana atracábamos en Weymouth. Un montón de periodistas hambrientos a los que no se les había permitido apuntarse a la invasión nos esperaban en el puerto para recoger las primeras impresiones personales de los hombres que habían llegado a la playa y habían vuelto. Me enteré de que el otro fotógrafo corresponsal de guerra enviado a la playa de Omaha había vuelto dos horas antes y de que en ningún momento había dejado su barco, nunca puso el pie en la playa. Ya estaba de camino a Londres con su estupenda exclusiva.

Las fotos que tomó Robert Capa en la playa Omaha fueron las mejores del desembarco. Pero al ayudante encargado del revelado de las fotografías le pudieron los nervios, y con las prisas por tenerlas cuanto antes aplicó demasiado calor en el momento de secar los negativos y casi todas las fotos se perdieron. Sólo se salvaron 11 de las 72 que hizo Capa. Y además las que sobrevivieron salieron corridas. Los pies de foto que acompañaron a las fotografías cuando se publicaron decían que “a Capa le temblaban mucho las manos”.

Robert Capa murió en Indochina el 25 de mayo de 1954, al pisar una mina. En su honor a partir del año siguiente comenzó a otorgarse anualmente el Premio Robert Capa a los mejores reportajes fotográficos publicados por reporteros de guerra. Un fotógrafo tiene el record de haberlo ganado en tres ocasiones, en 1963, 1965 y 1971, por su trabajo en la guerra de Vietnam. Se llamaba Larry Burrows. Murió en 1971 cuando el helicóptero en el que viajaba fue derribado sobre Laos. En junio de 1944 Burrows tenía 18 años y soñaba con ser algún día corresponsal gráfico, pero por entonces no era más que un simple ayudante de cuarto oscuro que trabajaba en la oficina londinense de la revista Life. Fue el chico que se cargó las fotos que había tomado Capa en la playa Omaha.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fotos de la Segunda Guerra Mundial   Hoy a las 15:36

Volver arriba Ir abajo
 
Fotos de la Segunda Guerra Mundial
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fotos de la Segunda Guerra Mundial
» Fotografias de compañeras en eventos de recreacion historica segunda guerra mundial
» AVIONES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
» UN POCO DE HISTORIA ACERCA DEL PENDULO EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL
» ¡Tesoro de la Segunda Guerra Mundial!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: -HISTORIA MILITAR DEL MUNDO- :: Historia Militar del Mundo-
Cambiar a: