ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Historia de "falsos íconos"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Historia de "falsos íconos"   Miér 15 Jun 2011 - 18:05

Esto dijo Telam el 11/06/2011

“Los militares argentinos intentaron reivindicarse con Malvinas y construyeron durante todos estos años falsos íconos como es el caso de Giachino y Carlos Busser, comandante del operativo Rosario, que realizó la recuperación militar el 2 de abril de 1982, hoy con prisión preventiva. No son Héroes, son Represores”, aseguró Alonso. (Télam).-
Fuente: La Capital (Rosario)

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
HE AQUI UNO DE LOS TANTÍSIMOS RELATOS QUE MUESTRAN LO CONTRARIO

Relato del Teniente de Fragata (Buzo Táctico) Diego Fernando García Quiroga



Relato del Teniente de Fragata (Buzo Táctico) Diego Fernando García Quiroga, participante de la recuperación de las Islas Malvinas el 2 de abril de 1982, incluido en "Operación Rosario", obra compilada por el Contralmirante IM (R) Carlos Busser.

El 26 de marzo de 1982 me encontraba listo a asumir la guardia de Oficial Retén del Oficial de Guardia de la Base Naval Mar del Plata. Los últimos días habían sido algo movidos y había expectación entre los oficiales que se reunían en la Cámara de la Base, a raíz de los sucesos de Georgias.
Mi Comandante había sido llamado a Puerto Belgrano, y yo sabía que personal de la Agrupación Buzos Tácticos se encontraba trabajando en algún lugar que no conocía en detalle.
Sobre el filo del horario de retirada, una llamada telefónica del Comandante requirió: "Alistar la Unidad para una operación inmediata". Así las cosas, y apenas llegado el Comandante de la Agrupación, me ordenó presentarme al Capitán Sanchez Sabarots (Comandante de la Agrupación Comandos Anfibios) y colocarme a sus órdenes.

Me dirigí entonces al aula de la Agrupación de Comandos Anfibios convertida en Sala de Situación, donde sobre un pizarrón el Teniente Bardi (2° Comandante) se hallaba llenando una planilla de Equipamiento para una operación de la cual yo no sabía nada aún. El Capitán Sánchez Sabarots me dijo entonces que yo, junto con 7 Buzos Tácticos que ya había elegido, íbamos a integrar una patrulla mixta de Buzos Tácticos y Comandos Anfibios cuyo Jefe sería el Capitán Giachino, a quien yo conocía. Esta patrulla actuaría a sus órdenes en el desembarco a realizarse en las Islas Malvinas.
Lineamientos más específicos de la misión asignada me serían dados por el Jefe de la patrulla con quien nos rejuntaríamos al día siguiente en Puerto Belgrano. Lo importante ahora era equiparse y prever la zarpada de la columna alrededor de las 23:00.

Al destacarme, mi Comandante me había adelantado que la operación consistiría en tomar Puerto Stanley (Puerto Argentino), lo que prima facie era tarea clásica de los Comandos Anfibios (Combate en localidades), mientras que los Buzos Tácticos marcaríamos, limpiaríamos y aseguraríamos la playa para el desembarco de la Fuerza principal, operando desde un submarino.
Esta última tarea sí, era la típica operación de Buzos Tácticos, por lo que yo no dejaba de sentirme algo fuera de mi función, a lo que mi Comandante (Capitán Cufré) me aclaró que nuestra comisión a la Agrupación de Comandos Anfibios obedecía a dos razones fundamentales, como eran la capacitación técnica de algunos de nuestros hombres (había que tomar la usina de Puerto Stanley y mantenerla funcionando) y mi dominio de inglés.

Ya en claro con mi tarea, procedí a hacer algunos cambios (no precisaba nadadores, sino hombres serenos y maduros, capaces de cumplir su misión sin provocar bajas innecesarias) y a seleccionar nuestro armamento. Fui el único que eligió un arma corta (ametralladora Halcón), los demás llevaban a sus respectivas "novias", los fusiles “F.A.L. Para” (fusil especial de paracaidista).
Había logrado cambiar mi turno de guardia por el de otro día futuro, y me encontraba en estos preparativos cuando llegó el Teniente Robbio (mi 2° Comandante), con quien me une una amistad de 15 años Venía en su automóvil con su señora y la mía, ya que probablemente yo no pudiera pasar por mi casa antes de partir. Mi señora me trajo dos libros para el viaje: "De la Guerra" de Karl Von Clausewitz y "American Short Stories". No he vuelto a ver este último y a veces lo imagino como lectura de una trinchera posterior al desembarco.
Alrededor de las 22.00 se decidió poscolocar la zarpada de la columna hasta 01.00 del día siguiente, con lo que pudimos ir a nuestros domicilios durante 2 horas, vestidos con uniformes de combate.
A las 12.15 el Teniente Schweizer, de Comandos Anfibios, pasó a buscarme por mi casa. Acabábamos de festejar, con mi señora, 3 meses de casados. Llegados a la Base, embarcamos en los vehículos, abandonamos Mar del Plata y... me desperté en Puerto Belgrano.

Durante esa noche, me enteraría mucho después, zarpó el submarino ARA Santa Fe con la Agrupación de Buzos Tácticos a bordo, rumbo a su exitosa misión en las Malvinas.
Una vez que alojamos al personal que venía con nosotros en el BIM N° 2, nos dirigimos ala Cámara de Oficiales, donde encontramos a los demás presuntos participantes de la operación. El Capitán Giachino no se encontraba aún y, salvo por el teniente Lugo -que parecía ser de mi grupo- yo me sentí algo fuera de la cuestión. No obstante, la camaradería reinante aumentaba, quizá por sabernos en vísperas de grandes sucesos.
Llegado el Capitán Giachino (estaba también con nosotros el Teniente Alvarez) nos aclaró la formación de la patrulla y nos dijo que, a medida que la operación se fuera aproximando, iba a precisarnos más datos. Es en Puerto Belgrano -nos aclaró- "Eso sí lo pueden decir". Con el Teniente Lugo hicimos esa tarde una visita al Santísima Trinidad, a fin de coordinar horarios, estiba, etc. Esa noche, dormimos todos casi vestidos y no fue un sueño fácil.

A la mañana siguiente, luego de embarcar todo el material (la mayoría del cual quedó estibado dentro del hangar de helicópteros junto con el armamento), tomamos posesión de nuestras cuchetas y dispusimos un lugar del camarote para ubicar planos, fotos y datos del objetivo.
El 28 de marzo llevando a bordo a los Comandos Anfibios y un grupo de 8 Buzos Tácticos, el destructor zarpó, hecho lo cual y de inmediato, nos pusimos a la tarea de armar los botes asegurándolos en cubierta, en previsión de temporales.
La navegación transcurrió sin mayores novedades, con los buques en constante formación. Hacia el 30 de marzo el Capitán Giachino nos reunió para detallar la Orden de Operaciones y distribuir la patrulla. En total éramos 16 (se había agregado el Cabo Enfermero Urbina, cursante del Curso Comandos Anfibios) la patrulla se llamaba "Técnico" (luego sería "Techo" ) y se dividía así:


Rojo debía copar la comisaría, Naranja debía apoyar la acción de Verde, que era tomar la usina y apoyar luego a Rojo en su acción, para luego tomar la central telefónica. Azul debía destacarse antes de llegar al pueblo para neutralizar un campo de antenas al Este del mismo

Esa tarde tuvimos acceso -en la Cámara de Oficiales- a fotografías de los objetivos, obtenidas por el Capitán Gaffoglio durante su gestión en Transportes Navales. Con ellas en mente y ante la carta, repasamos la operación hasta el cansancio. El Cabo Gómez llevaría la radio, con la que iríamos informando a la Fuerza mediante cortas frases en inglés.
Un día antes del desembarco -el 1° de abril- nos informaron un cambio de planes: debíamos tomar la casa del Gobernador, e inducirlo a convencer a la población acerca de lo inútil de una resistencia. Como misión colateral, debíamos marcar una pista de aterrizaje para el helicóptero que traería al primer escalón de apoyo, en una cancha de fútbol lindera.

El Capitán Gaffoglio se había transbordado y se encontraba con las fotos en el Almirante Irizar, con lo que no teníamos forma de saber cómo era el objetivo. No obstante, el Capitán Giachino se ingenió para obtener la mayor cantidad de datos posibles, y la sensación general era que no había custodia fuerte en la casa.
Hasta el momento de tocar la playa con los botes, la medianoche del 1° de abril, el gran miedo- aun para los que quedaban en los buques era que la operación no se realizara, cosa que sabíamos podía ocurrir en cualquier momento.
La noche del desembarco cenamos en forma ligera; algunas caras estaban manchadas por el camuflado innecesario a ciertas caras, como bromeaba el Teniente Bardi refiriéndose a algunos de nosotros de tez bastante criolla. Recuerdo la molestia profética del Capitán Giachino por la ausencia de una máquina fotográfica para documentar lo que ya llamábamos la última cena.
El ánimo estaba alto. Durante la reunión previa al desembarco, camuflarse bien, vestirse de traje seco, verificar el armamento, etc. el Capitán Giachino nos recordaba con voz serena en la penumbra de las luces rojas del taller en donde nos preparábamos: "Abran bien los ojos, porque para los que vuelvan, ésta será la primera vez que estarán en combate real y esa experiencia habrá que transmitirla."

Fuimos bajando a los botes a medida que nos llamaban, descolgándonos mediante pescantes construidos a ese fin. La noche era negra, oscura como pocas. "Ideal para un ataque" pensé. Manos que nos guiaban, que nos apretaban firmes, susurros de "Suerte" "Los esperamos", y alguien que me desliza un caramelo en la mano.
Los botes se encolumnan a popa del buque y una vez listos todos, zarpamos siguiendo las aguas del primero (Capitán Sánchez Sabarots). Eran 21 botes en total.
Hacía frío y la navegación era difícil, debido a la gran cantidad de cachiyuyos, invisibles en la noche (los cachiyuyos son una especie de algas que crecen en las rocas sumergidas). Este inconveniente desorganizó toda la formación quedándose atrás muchos botes y adelantándose otros. Al pasar al lado de un rezagado escuché el diálogo murmurado de sus ocupantes: ¿Che, Negro, pagarán Zona? (se refería en broma al suplemento que se cobra cuando se hacen trabajos especiales en la Zona Sur).

Llegamos a la playa en bastante desorden. Mi grupo y el del Teniente Alvarez éramos los encargados de dar seguridad, mientras los demás se quitaban la ropa de agua y luego rotábamos los puestos. Así se hizo y una vez que tomamos contacto todos (los botes habían llegado en cualquier orden) todos esperamos que la columna de marcha de la Agrupación de Comandos Anfibios desapareciera rumbo a Moody Brook, tragada por la oscuridad y nos pusimos en marcha.
Habíamos desembarcado algo más al Este de lo previsto, lo que impidió que diéramos con el alambrado al que habíamos referido nuestro camino en la carta, por lo que prescindimos de su uso y nos dirigimos directamente hacia la sombra de Sapper Hill, que adivinábamos al frente. El camino era difícil, tanto más que no se veía nada. La vanguardia de exploración estaba compuesta por el Capitán Giachino, los Cabos Ortiz y Alegre, a quienes seguía el Cabo Flores como navegante. Atrás seguía el grupo Naranja, luego el Verde y cerraba la marcha el Teniente Alvarez con el grupo Azul.

Durante la marcha, tropecé en la turba y caí de rodillas sobre una saliente rocosa, golpe bastante doloroso que hizo que el Capitán Giachino me destacara a la cabeza de la patrulla luego de los exploradores, en razón de la lentitud a que me obligaba el dolor. Deteníamos el avance más o menos cada 50 pasos, hasta escuchar los dos silbidos de los exploradores, indicándonos el camino libre. A medida que nos acercábamos al objetivo y el reflejo de las luces del pueblo permitía ver mejor, estas distancias de 50 pasos fueron agrandándose, lo que hacía que los exploradores se ausentaran por lapsos de hasta 20 minutos, en razón de lo cual volví a ocupar mi puesto en la patrulla.
Justo antes de ascender Sapper Hill, pasó un jeep Land Rover por el camino que seguía la base de la montaña, obligándonos a ascender a marcha forzada hasta la cima, en la cual hicimos el alto más prolongado de la marcha. Desde nuestra posición se observaba claramente el pueblo, y planeamos el desplazamiento en el frío de la noche.
El último alto significativo antes del asalto final se realizó al pie de una antena de radio situada al Sudoeste de la casa del Gobernador, aproximadamente a 1.500 metros. Allí caímos en cuenta de que habíamos perdido 2 hombres de "Azul", el Suboficial Mansilla y el Teniente Alvarez.
El tiempo apremiaba y seguimos adelante con esos hombres de menos, confiando en que se rejuntarían luego con nosotros, como afortunadamente sucedió.

El Capitán Giachino dio las últimas recomendaciones y recordó: "Usted Naranja (Lugo), ataca por la izquierda. Verde (yo): Déjeme llegar y venga conmigo." Azul no figuraba más, por lo que los hombres que quedaban se plegaron a mis movimientos.
El Capitán Giachino se destacó y lo siguió el Teniente Lugo con su grupo. Habrían pasado unos diez minutos cuando, al ver que Rojo no volvía, inicié el descenso hacia la casa. Durante ese descenso empezamos a escuchar muchos disparos desde el lado de Moody Brook. El Capitán Sánchez Sabarots estaba atacando. Casi inmediatamente, se inició el movimiento de vehículos en el pueblo y 2 camiones (uno de ellos con Marines) estacionaron en la parte trasera de la casa.
A esa altura, aún me hallaba a 400 o 500 metros de la casa, con mi patrulla sobre una elevación. Ya se escuchaban tiros entre lo que yo suponía era la patrulla de Lugo y los defensores de la casa de quienes me llegaban, con el viento, los gritos y las órdenes. Aún estaba decidiendo por dónde aproximarme, cuando escuché los gritos del Capitán Giachino que me llamaba hacia el frente de la casa.
Tras breve vacilación (¿sería rehén, estaría herido?) bajamos a la carrera y cruzamos una arboleda para descubrir al Capitán Giachino y a su sección desplegados en abanico frente a la casa. Me acerqué, mientras a mis espaldas se destacaban el Suboficial Cardillo y el Cabo Urbina para marcar el helipuerto (un calzoncillo largo con las piernas abiertas para indicar la dirección del viento, como si fuera una flecha).



Teniente de Fragata BT Diego Fernando García Quiroga. Herido en combate.

Me pegué a Giachino. Él me ordenó: -"Háblele." Hice una bocina con mis manos y con toda mi voz grité el mensaje: "Mr. Hunt, somos marines argentinos, la isla está tomada, los vehículos anfibios han desembarcado y vienen hacia aquí, hemos cortado su teléfono y le rogamos que salga de la casa solo, desarmado y con las manos sobre la cabeza, a fin de prevenir mayores desgracias. Le aseguro que su rango y dignidad, así como la de toda su familia serán debidamente respetados."
No hubo respuesta. A una señal de Giachino, repetí el mensaje. No hubo respuesta.
"Tírele un granadazo", me dijo y tiré una granada que explotó en el jardín. Una voz contestó: "Mr. Hunt is going to get out..."
Esperamos lo que habrán sido 2 minutos y el Capitán Giachino me dijo molesto: -"¡Apúrelos, c...!" Repetí el mensaje y esta vez contestaron con ráfagas y con voces que decían: "Don"t go (Mr. Hunt)."
El tiroteo se generalizó, y de pronto vi a los Cabos Flores, Alegre y Ledesma como cubiertos por una sábana color naranja. De inmediato comprendí que eran proyectiles trazantes que se originaban en el pueblo. Nos disparaban a través de la cancha de fútbol.

Nos tiramos al suelo con el Capitán Giachino y comenté: -"Jefe, si no entramos nos cocinan". Él me miró y me dijo: "sí, hay que entrar". Mientras lo decía, saltó una pequeña verja y llegó hasta la puerta. Atrás de él siguió el Suboficial Cardillo y luego los Cabos Flores, Ledesma y yo, pero no recuerdo en qué orden.
Derribada la puerta, nos enfrentamos a un pasillo largo y sin salida, salvo por una puerta lateral cercana a la entrada y que se hallaba cerrada. Cardillo trató de derribarla de una patada pero lo único que logró fue resentirse el pie, ante lo cual el Capitán Giachino rompió el vidrio con una granada y la abrió mediante el picaporte.
Esta puerta daba a una especie de sala aparentemente sin puertas, aunque luego los tres hombres que quedaron en la casa descubrieron en un rincón de la habitación una escalera que comunicaba con los altos.
A partir de este momento recuerdo todo como si fuera una película de cámara lenta: Giachino se dio vuelta y dijo -Por aquí no, hay que pegar la vuelta-. Salió con una granada en la mano (la que usó para romper el vidrio). Atrás de él, casi pegado, salí yo. Lo veía un poco más adelante, a mi derecha. Giró de pronto, como cayéndose. Gritó: -"Me dieron, Cristina, me dieron".
En ese instante sentí que me arrancaban el brazo. Fue como un hachazo, luego un empujón leve, indoloro y un fuego en el abdomen. Pensé en hablar, no sé que dije, llamé a mi mujer y me caí contra un pequeño cobertizo contra el que se incrustaban las balas. Vi el cielo, creí que me moría y pensé: ¿Será así?
El tiroteo seguía. A mi lado, mi Jefe de patrulla gemía, despacio. Me pregunté si él también moriría. Me desabroché la parka. No sentía mi brazo herido, solamente un fuerte dolor que lo anulaba. Quise moverme. Grité. Grité porque me dolía mucho y porque quería escucharme vivo. Me di cuenta de que Giachino llamaba al enfermero y empecé yo también a llamarlo a gritos, mientras me soltaba el cinto y me aflojaba el pañuelo del cuello. No dejamos de llamarlo hasta que escuchamos el grito de respuesta de ese valeroso cursante, informando que no podía, que lo habían alcanzado también.

Esperé, consciente de un dolor que crecía en mi espalda. Sentía que algo se movía detrás mío, sobre mi cabeza y alcancé a ver a un grupo de gansos, lo que aumentó mi angustia al imaginar la posibilidad de que picotearan en mis heridas, de las que no alcanzaba a ver ninguna.
De a ratos arreciaba el tiroteo y yo bajaba una pierna que tenía encogida para aliviar el dolor, consciente de que otro balazo sería demasiado.
Aparentemente (y como comprobé luego por declaraciones del Suboficial Cardillo) empecé a hablar en inglés, porque uno de los ingleses que nos había baleado me gritó que ordenase a los nuestros un alto el fuego y ellos mandarían al médico. Le contesté que no tenía aliento suficiente para gritar.
De pronto el Capitán Giachino me dijo: -"Pibe, ojo por si me desmayo, que tengo en la mano una granada sin seguro". Yo le pedí: -"Tírela, por Dios". Y él me contestó que no podía. Algo deben haber entendido los ingleses porque el que me hablaba me dijo que aquél de nosotros que tenía una granada la soltara. Al explicarle que no tenía seguro, él me dijo: -"que la ate y la deje al costado porque si no lo hace disparo. Voy a contar hasta cinco". Traduje ésto lo más rápido posible y el Capitán Giachino tomó vueltas a la granada con la correa de sus binoculares, la colocó en el suelo y giró para alejarse. Al girar, vi que tenía la espalda llena de sangre.
El resto de ese período que duró tres horas fue de una lenta espera por un helicóptero, cuyo ruido escuchamos más de una vez pero que nunca cruzó nuestro cielo. Yo escuchaba al radioperador de la casa (un inglés) pero acabé por no entender nada de lo que decía. Lloviznaba y pensé qué efecto tendría la lluvia en nuestras caras manchadas.

De pronto escuché un grito: -"Pedro, soy yo, Tito". Escuché que el Capitán Giachino contestaba: "Tito, apurate que no llego". Alguien se acercaba. Vi de pronto ante mí la cara del Almirante Büsser que me hablaba. Le dije: "El brazo no. Tengo un balazo". Vi al Suboficial Cardillo y al Cabo Ledesma que se apresuró a inyectarme. Un Marine rubio me cubría con una manta (¿Por qué? -pensaba yo- si no tengo frío). Alcancé a ver un jeep. Lo alzaban a Giachino. "Llegamos Jefe", creí decirle.
Me alzaron. Me metieron en un jeep. De nuevo el dolor. Una camilla. Los techos del hospital de Malvinas y dos médicos que me tijereteaban toda la ropa, haciendo caso omiso de mis quejas. Me dicen: "You"re through, baby".
Luego el helicóptero. Ya todas son caras, algunas conocidas, otras no. El Rompehielos. La enfermería y más morfina. Comienza una sensación de asfixia que no me abandonará hasta el continente. Vuelvo a Malvinas y obtengo un pantallazo de los Buzos Tácticos con mi Comandante al ser subida mi camilla al avión. Quiero dormir.

Durante el trayecto, un hombre al que le debo la vida, me golpea constantemente la cara y me repite, a sabiendas de mi apellido: "Rodríguez, no te duermas".
Llegamos a Comodoro Rivadavia, ciudad que conozco desde mi infancia. Me recibe el doctor Zeballos, del Ejército Argentino. Me pregunta cómo estoy. ¿Qué puedo contestarle? Tuve la suerte de estar allí, con un grupo de valientes y probablemente tenga la suerte de vivir para contarlo. "Estoy feliz".
Salgo de un largo sueño para encontrar los ojos de mi señora, la cara de mi padre, el apoyo de mi Segundo Comandante, aún vestido de combate y con dos noches sin dormir. Me confirman el éxito de la operación. Pregunto por mi jefe y lo bendigo, ejemplo de muchos y orgullo de los pocos que tuvimos la suerte de conocerlo y estar a sus órdenes.
Semanas más tarde, convaleciente de otra intervención, mi 2° Comandante me entregó otra muestra de la fatalidad: es una navaja suiza que colgaba de mi cinto a la altura de la ingle. Tiene las cachas rotas, y un balazo justo en el centro. Sólo tengo la marca de la herida que me hubiera matado.

Aun así, hubiera valido la pena.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Miér 15 Jun 2011 - 20:23

Impresionante, que historia.


Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Miér 15 Jun 2011 - 20:45

Reportaje de Cadena 3 a la Madre del Capitan Giachino:

María Delicia Rearte de Giachino (Reportaje de Cadena 3)

Cordiales Saludos
Volver arriba Ir abajo
jas_39
Administrador


Mensajes : 1934
Fecha de inscripción : 11/08/2010
Edad : 41
Localización : Villa Constitución - Santa Fe

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Miér 15 Jun 2011 - 21:12

Con el valor y la dignidad que la caracterizan, la señora Delicia Rearte de Giachino, a quien el profundo dolor de haber perdido a su hijo no ha logrado doblegarla, escribe una carta a la Presidente de la Nación en su carácter de Comandante en Jefe de las FFAA

Esta MADRE con mayúsculas, que ya tiene más de 80 años pero que da batalla por los verdaderos DDHH y honra a la memoria de los caídos en la guerra de Malvinas, es un ejemplo de humildad, de resignación y de fortaleza. Para ella, desde “Periodismo de Verdad”, un abrazo Gigante y toda nuestra solidaridad por tanto atropello.


CARTA DE LA MAMÁ DEL CAPITÁN GIACHINO A LA PRESIDENTE DE LA NACIÓN

De mi mayor consideración:

Con el debido respeto me dirijo a usted en su condición de Comandante en Jefe de las FFAA de la Nación Argentina, de la cual ejerce usted la Primera Magistratura, solicitándole referencias acerca de dos graves hechos ocurridos en los últimos di as en el ámbito castrense y que conmueven a los argentinos en sus más profundos sentimientos de honra a sus Héroes.

Seguramente estará en antecedentes de la actitud del Sr. Ministro de Defensa de la Nación Arturo Puricelli, quien sancionara con grave pena al Sr. Tcel. D.Víctor Manuel Paz, por haber ordenado en su Reg. un acto de homenaje al Sr. CAIM D. Carlos Hugo Robacio VGM fallecido el 30 de Mayo pasado. El CAIM Robacio, Héroe de Malvinas, cuyo desempeño en dicha guerra fue un ejemplo de valor, de profesionalismo, de ejemplo a sus hombres a los cuales supo conducir como un verdadero soldado de Dios y la Patria, y que fuera indignamente menospreciado por el Sr. Ministro al castigar a quien dignamente quiso brindarle un postrer homenaje.

El pasado 9 de Junio, en Mar del Plata el Sr. Arquitecto Marcelo Artime, Presidente del Concejo Deliberante, retiró un cuadro con la imagen del Sr. CFIM (PM) D. Pedro Edgardo Giachino” POR PEDIDO DE ORGANIZACIONES DE DDHH”, según expresó, con ligereza, en los programas emitidos por el canal de TV C5N, el día viernes 10 a las 21,30 y 24hs.

Resulta no solo doloroso, sino insultante, que se denigre en esa forma la memoria de un HEROE NACIONAL, que con su sangre devolviera a la Patria su integra Soberanía, mancillada desde 1833 por el usurpador ingles.

Estos dos hechos, ocurridos, casi sin solución de continuidad, ofenden la dignidad de las FFAA, que usted comanda y destruyen la moral de un pueblo, del cual rige usted los destinos y al que se le están robando los valores que lo hicieron grande, sumiéndolo en la negación de un destino de grandeza, cual se lo prometieran hombres de la talla de ROBACIO y GIACHINO, en su entrega al juramento del deber y a la más auténtica defensa de los DDHH, con la entrega personal, sin límites, al “BIEN COMUN”

Sra. Presidente de la Nación Argentina de la cual comanda sus FFAA, los hechos mencionados ameritan una aclaración de su parte, en la certeza de que todos los ciudadanos argentinos gozamos de los mismos DDHH, que ciertos personajes que en la actualidad degradan con su bajeza la memoria histórica de un pueblo sumido, hoy, en la ignorancia y la mentira, enarbolando el odio como remedo de la Justicia y la venganza como tapadera de la corrupción y la incapacidad.

Si desde su lugar de tanta responsabilidad no se defienden el pasado, el presente y el futuro de la SOBERANIA NACIONAL, rebajando a quienes pelearon por ella, no esperemos más que el desprecio del enemigo, la burla del mundo y el dolor de los que perdimos los DDHH.

Señora, a 48 horas de cumplirse 29 años de” la nueva usurpación de las Islas Malvinas por Gran Bretaña” el 14 de Junio de 1982, esta vez mucho más poderosa y atrevida, que los intereses bastardos de politiqueros y cipayos, advenedisos y obsecuentes, no sigan ultrajando LA GLORIA DE LA HEROICA GESTA.

RESPETUOSAMENTE

MARIA DELICIA REARTE DE GIACHINO

DNI 1605228

¡¡¡ MALVINAS, VOLVEREMOS ¡!!


http://www.periodismodeverdad.com.ar/2011/06/14/carta-abierta-a-la-comandante-en-jefe-de-las-ffaa-de-la-nacion-sra-cristina-de-kirchner-por-delicia-giachino-la-mama-del-capitan-giachino/

Quize escribir algo, pero solo se me ocurrían barbaridades e insultos...
Creo que en esta carta está todo dicho.
Cuando carajo se va a terminar esta pesadilla?????
Saludos
Diego

_________________
“Tengamos ideales elevados y pensemos en alcanzar grandes cosas, porque como la vida rebaja siempre
y no se logra sino una parte de lo que se ansía, soñando muy alto alcanzaremos mucho más”.

Bernardo Alberto Houssay
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Jue 16 Jun 2011 - 17:00

Con un portazo al HCD los Giachino quieren dar por cerrado el incidente
9:05 | Los familiares ya no van a pedir que se reponga el cuadro del militar en el recinto de sesiones. Artime buscó -y consiguió- apoyo de sus pares y de organismos de derechos humanos, mientras otros sectores de la comunidad rechazaron la medida tomada por el concejal.



Ayer, Cristina y Karina, respectivamente viuda e hija del capitán de fragata Pedro Giachino, pidieron que se termine la polémica por el cuadro.

"La imagen de Pedro Giachino no debe permanecer en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante", aseguró ayer la viuda del primer soldado argentino muerto en combate en la Guerra de Malvinas. Cristina de Giachino dijo ayer a LA CAPITAL que quiere terminar con el conflicto que se generó en torno a la decisión del presidente del Concejo, Marcelo Artime, de retirar el cuadro de su esposo del recinto por pedido de organizaciones de derechos humanos, según explicó el concejal.
Esos pedidos se fundamentaron públicamente recién días después, basados en una presunta responsabilidad del militar en crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura, obviamente anteriores a la participación en Malvinas del capitán de la Marina.
Junto a Karina, una de sus hijas, la viuda arremetió ayer, sin nombrarlo, sobre la actitud de Artime. "Las instituciones de la democracia son sagradas. Pero las personas que las ocupan, aún con legitimidad, pueden tener o no tener la estatura necesaria", dijo en clara referencia al presidente del cuerpo deliberativo.
Sobre el mismo punto acotó luego: "A quienes cultivan la incoherencia, la ambigüedad y el doble discurso no les podemos otorgar el poder de exaltar hoy y sancionar mañana".
En la Municipalidad siguieron con expectativa la conferencia de prensa brindada por los familiares del marino muerto en Malvinas. Interpretaron que con esta declaración la familia de Giachino quiso darle un cierre definitivo al incidente, aunque dejando en claro que el portazo está dirigido al Concejo Deliberante, el ámbito municipal donde se generó el problema.
El clima de enfrentamiento había evolucionado desde lo que al principio parecía un acto menor, hasta transformarse en un incidente político más serio y finalmente en una disputa de tono ideológico que amenazaba teñir de tensión el panorama preelectoral marplatense.
Seguirán honrando su memoria
Junto al abogado y familiar Eduardo Duhalde, la viuda del capitán de fragata no descartó que en un futuro inicien algún tipo de acción judicial contra Artime. Y a propósito aclaró: "No viviremos en el sobresalto de dejar el recuerdo de Pedro Giachino mal cuidado. Lo tendremos presente en el alma, en las fechas y en los lugares donde sea respetado, como capaces somos nosotras de respetar, honrar y admirar a todos los que hayan dado lo mejor y más grande de sí, en todo momento y lugar, del presente y del pasado".
Por su parte, Karina Giachino dijo no poder creer lo que estaba pasando: "Yo quiero que lean un poco de historia y sepan que mi papá dio la vida por la patria, por eso digo que estoy indignada como hija y como ciudadana".
Durante una conferencia de prensa, Cristina quiso "dejar en claro" la postura de la familia Giachino en torno a este conflicto. Entonces dijo: "Nosotras perdimos al padre y al compañero cuando teníamos 8, 9 y 32 años, no hemos reclamado homenajes y reconocimientos, que agradecemos, a la memoria de Giachino". Y acotó: "Pero tampoco aceptamos el manoseo grosero, ni que se juzgue brutalmente a quien el derecho no acusa, a quien no puede defenderse de la versión, el trascendido o la simple infamia".
En este punto, la alusión fue a las denuncias de presuntos actos vinculados con la represión ilegal que en las últimas horas presentaron organismos de derechos humanos, y que Artime hizo suyos para fundamentar las razones de la medida que tomó.
Por último, la viuda y su hija recordaron las condecoraciones que recibió el primer soldado muerto en Malvinas, cuando comandaba una patrulla de comandos anfibios que asediaba la casa del gobernador británico, y resultó herido por un proyectil que le atravesó la arteria femoral y le provocó la muerte horas después. A la vez que dijeron: "Un padre no es un héroe, es el compañero de una madre, la referencia de sus hijos, el hombre de la casa. Es la certeza del hogar y la esperanza hecha realidad de constituir una familia".
Escuelas y espacios públicos
El nombre del capitán de fragata Pedro Giachino, perdura hoy en diferentes partes del país. Escuelas, calles, bibliotecas y plazas de la Argentina, llevan el nombre del primer soldado argentino muerto en la Guerra de Malvinas, incluso desde antes que el Gobierno nacional recomendara a los municipios que honraran de esa manera la memoria de los héroes.

Fuente: http://www.lacapitalmdp.com/noticias/La-Ciudad/2011/06/16/186082.htm
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Jue 16 Jun 2011 - 21:19

Con el permiso de ustedes voy a continuar con otro de los "falsos iconos"

Adiós a un héroe

10-6-2011 | Carlos Hugo Robacio comandó nada menos que al Batallón de Infantería de Marina Nº 5 durante la guerra de Malvinas (1982) y los combates que libró fueron memorables. Fue un patriota, ejemplo de entrega y coraje. Murió el 29 de mayo de 2011, a los 76 años. Ahora descansa en paz en el cementerio de Bahía Blanca.


Robacio, durante un adiestramiento de 1981 con el BIM5, antes de la guerra por las Malvinas (1982).

Durante la guerra de Malvinas hubo desempeños excepcionales de la Armada Argentina. Entre ellos, el de nuestra Aviación Naval, reconocida en todo el mundo por su pericia, precisión y efectividad, y el Batallón de Infantería de Marina Nº 5 (BIM5).

En este último caso, los jefes británicos pidieron conocer al comandante de esos hombres que se asemejaban a “demonios tirando”; al comandante de esos hombres que no pudieron hacer retroceder. Ese comandante era el entonces capitán de fragata de Infantería de Marina Carlos Hugo Robacio.

Con el tiempo, ya con el grado de contralmirante y en situación de retiro, Robacio repasaría una y otra vez su experiencia al frente del BIM5, llegando a redactar el libro Desde el frente, que recorre los más de 70 días del batallón en las islas, sus percepciones y experiencias, los detalles de aquellos momentos de gloria y dolor


“Había llegado la orden de repliegue. Sobre nuestras posiciones caían mil proyectiles de obuses por hora, además del bombardeo naval, más los aviones y los helicópteros. Era tremendo… También recuerdo que, en el momento de decidir el contraataque, llamo a los oficiales de mi Estado Mayor y les cuento mi plan. Ellos se miran entre sí. No dicen nada. Cumplen. Pero después del 14 de junio, a mí me había quedado una duda: ¿por qué se miraron entre ellos? Un día se los pregunté. Me dijeron que pensaban que yo estaba loco. Entonces seguí preguntando: ¿Y ustedes qué hubieran hecho, aún así? “Hubiéramos cumplido la orden… Eso era el BIM5”, contó alguna vez.

Retroceder, nunca

Como comandante del Batallón de Infantería de Marina Nº 5, el entonces capitán de fragata Carlos Hugo Robacio estuvo a cargo de los hombres que se negaron a retroceder en Malvinas. Comandó a 700 Infantes de Marina (entre personal de cuadro y conscriptos) y alrededor de 200 hombres del Ejército Argentino durante los combates desarrollados en el monte Tumbledown, Sapper Hill y monte William. Allí enfrentaron a dos batallones de paracaidistas ingleses, a la guardia real inglesa y a los gurkas. Lo hicieron hasta agotar toda su munición.

“Fue el primero en llegar y el último en irse de Malvinas”, recuerda el suboficial mayor Carlos Sini, que en aquel entonces era cabo segundo del batallón de Robacio. Ahora, cumple funciones en el Comando de la Fuerza de Infantería de Marina Austral con asiento en Río Grande.

Con su mirada puesta en el recuerdo, asegura que no olvidará la figura del comandante pidiendo el alistamiento para ir al frente de batalla.

“Estábamos desplegados haciendo nuestra segunda o tercera salida al terreno. Cubríamos desde Hito I, en el extremo norte de Tierra del Fuego, hasta la cabecera del lago Fagnano, en el centro. Se ordenó el repliegue del batallón y nos reunió a todos en la plaza de armas. Pidió a la gente que no se desaliste, que en menos de lo que pensábamos tendríamos que estar en Malvinas. Nos habló de muerte y de heridos. Dio opción. Todos elegimos ir”, relata Sini

El pasaje a la isla comenzó por aire en la madrugada de 7 de abril de 1982. Al otro día estaban todos en Malvinas y no hubo que esperar mucho para el bautismo de fuego.


"Si exigía sacrificios,
era el primero en sacrificarse."


"El 1º de mayo sucedió el primer ataque británico y en ese momento –recuerda Sini– el capitán Robacio utilizó el sistema de radio y dijo 'la guerra ha llegado. El enemigo está presente. Les deseo suerte a todos'. Esa noche el batallón tuvo su primer muerto."

Robacio recorrió todas las posiciones del batallón durante los 72 días que estuvieron desplegados. No estaban cerca; había 10 o hasta 12 kilómetros entre ellas. Pero él estuvo al lado de su gente en todo momento. "Si exigía que caminen, era el primero que caminaba. Si exigía sacrificios, era el primero en sacrificarse; fue un líder por naturaleza”, cuenta Sini.

Y es que el ejemplo es la mejor forma de asumir y ejercer el liderazgo en el combate. Los Infantes de Marina sabían del riesgo al que estaban expuestos, su comandante se los había dicho, debían estar en el terreno frente a un enemigo más grande. Por ello la labor de Robacio mereció el reconocimiento enemigo, porque es en la total desventaja capaz de desmotivar a cualquier hombre donde se torna fundamental la orientación del líder. Su voz cohesiona corazones, moviliza voluntades, da valor en momentos en donde todo se desploma. Los resultados dan apenas un ejemplo del talento y determinación del entonces capitán Robacio: 16 muertos y 105 heridos contra más de 350 caídos de las fuerzas británicas.

Pero también sus palabras dieron otro ejemplo, años después, vinculadas a la humildad con la que un hombre de su desempeño vivió a pesar de las glorias obtenidas: "Yo no soy ni bravo ni valiente ni nada por el estilo. Soy un hombre común. Tengo miedo cuando cruzo la calle. Pero en Malvinas no pude tener miedo. No pude tenerlo porque creo que Dios no me dejó tenerlo, y la preocupación por mis hombres, su entrega, obviamente no me podían permitir el privilegio de tener miedo", declaró alguna vez el almirante Robacio.

Condujo estoicamente a sus hombres en todo momento y quienes fueron parte de aquel feroz batallón marcaron a fuego en su memoria cada acción del comandante. “Él siempre nos llevó al límite en tiempos de paz. Nos fue formando y forjando. Sabía que teníamos que estar preparados para algo más duro, ver morir al camarada al lado y seguir peleando –dice Sini en un tono reflexivo–. Supo conducir a su gente y no titubeó cuando tuvo que ponerla en combate.”

El BIM5 soportó durante más de 40 días el fuego naval y de artillería sobre sus posiciones. Defendió hasta la última piedra agotando toda su munición.

De igual manera el suboficial mayor de Infantería de Marina Daniel Benítez, hoy destinado en la División Veteranos de Guerra y en aquel entonces cabo segundo, recuerda al contralmirante Robacio como un comandante que, pese a todas las inclemencias, siguió combatiendo y contraatacando. De carácter firme pero siempre al lado de la tropa. “Dado su accionar fue admirado por comandantes gurkas y galeses y reconocido por el Ejército Argentino y demás fuerzas”, concluyó Benítez quien participó del conflicto como miembro del BIM5 en la zona de Sapper Hill.

Fue como un padre para muchos

Carlos Robacio dejó --además de su familia compuesta de su mujer Estela, sus 2 hijos Carlos y Edda y sus 5 nietos-- a un puñado de hijos que lo adoptaron como un referente de la vida, ya que muchos de sus hombres llegaron a considerarlo un segundo padre. Y también dejó un legado para los oficiales y suboficiales de la Infantería de Marina: la necesidad del adiestramiento. Es esa preparación para el combate lo que une al espíritu actual del BIM5 con el de los héroes de Malvinas.

Con su figura desaparece otro de los grandes jefes de la Armada Argentina en el campo de batalla, de los que tuvo la Nación Argentina en la defensa de nuestras Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur. Entre sus laureles se encuentra la condecoración de la Nación Argentina al Heroico Valor en Combate; la del Congreso de la Nación a los Combatientes de Malvinas; y las del Ejército Argentino “Orden a los Servicios Distinguidos” y al “Merito Militar” en grado de Comendador. También le dieron las medallas “Cruz Peruana al Mérito Naval” y “La Legión al Mérito” en grado de Comandante de la República del Perú.

Sin embargo, el valor más alto en sus 76 años fue el afecto de su gente, de la familia naval que lo honra y admira, de los compatriotas que volvieron con él y gracias a él de nuestras Malvinas, y de los familiares de los héroes que quedaron allá custodiando eternamente ese suelo y que reconocieron en su figura a la de un comandante ejemplar que no dejó a nadie atrás en la batalla.

El contralmirante retirado Carlos Hugo Robacio falleció en Bahía Blanca el pasado domingo 29 de mayo de 2011. Con él se fue un referente militar y guerrero, un ejemplo de ética profesional que no dudó en arriesgar su vida y la de sus hombres en la defensa de la Patria, pero sobre todo, que no vaciló en cuidarlas, dando una lección de conducción y liderazgo.



http://www.gacetamarinera.com.ar/nota.asp?idNota=3081&idSec=14



Valentía, liderazgo y hombría de bien. Esos valores nunca pasan de moda.
PD: ¿Qué van a hacer ahora, castigar a toda un arma?


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 17 Jun 2011 - 18:56

Carta publicada en Facebook por la pagina del programa radial "Destino Malvinas"

Estimada Señora:


Soy el Suboficial Alberto Fernando Poskin, Veterano de Guerra del Submarino A.R.A. "SAN LUIS" bajo el Comando del Capitán de Fragata Dn. Fernando María Azcueta en el año 1982.


Transcribo a continuación el mail que ayer recibí de este Oficial.




Querido Alberto:

Tengo ante mis ojos - y Ud. también tendrá ante los suyos - un bonito diploma que nos otorga la condición de " Distinción al merito ciudadano", emitida por el Honorable Consejo Deliberante del Partido de Gral. Pueyrredon.
Lo firma el Sr. Marcelo J. Artime, el mismo que hizo retirar el retrato del Sr. Cap. Giaquino, ante una oscura y malintencionada denuncia.
Tengo la decisión tomada de tirarle el diploma por la cabeza.
¿ Qué piensan Uds. ? Podemos aceptar un elogio de quien humilla la figura de un verdadero héroe, como lo fué el Cap. Giaquino. ¿ Al aceptarlo, no nos ubicamos en la misma vereda de ese ignomioso personaje?
Anoche ví por la TV a la viuda del Sr. Cap. Giaquino, desconsolada e indefensa, y se me revolvió el estómago al comprobar la enorme injusticia que quieren cometer.
Creo que hoy el Consejo iba a deliberar sobre el caso. Pero el daño ya está hecho; la figura ya fué mancillada.


Un fuerte abrazo
Fernando Azcueta



Por lo tanto, y consecuente con lo manifestado por nuestro Comandante y con todo respeto le manifestamos a usted, sus hijas y la familia toda que cuenta con la absoluta solidaridad de los 115 Submarinistas Veteranos de Guerra de los Submarinos A.R.A. "SANTA FE" y A.R.A. "SAN LUIS" año 1982.


Con motivo de haber cometido el Señor Artime un atropello inadmisible que nos involucra a todos, los Submarinistas Veteranos de Guerra hemos resuelto hacer devolución del Diploma "Merito de ciudadano" oportunamente entregado a estas Dotaciones por el Concejo Deliberante de la ciudad de Mar del Plata y firmados por su Presidente, justamente el Sr. Artime.


Por considerar que no podemos aceptar tener un Diploma que pretende enaltecernos cuando por el otro lado se mancilla el honor, nombre e historia de un héroe de Malvinas. No lo vamos a aceptar bajo ningún concepto. La figura de este personaje no merece estar presente en nuestros hogares ni que los ojos de nuestros hijos y nietos puedan observar las grotescas incoherencias históricas a las que nos están sometiendo desde hace casi 30 años.


Entendemos también, que estas actitudes no permiten que alguna vez los Veteranos de Guerra tengamos la sensación de HABER REGRESADO DEFINITIVAMENTE A CASA.


Deseamos por último, invitarla junto a sus hijas a este acto que se llevara a cabo leyendo una nota enviada por el Cap. Azcueta y la devolución de los mencionados diplomas.


La saludo muy respetuosamente quedando a la espera de su respuesta.


Alberto Fernando Poskin
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 17 Jun 2011 - 22:04

Alguién tiene la dirección de mail de la señora de Giachino? Si alguién tiene ese dato y me lo pasa por MP, me haría un enorme favor.

Gracias.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 17 Jun 2011 - 22:25


Buenas noches:
Mi solidaridad y mis respetos para la Familia Giachino.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 7:11

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 7:22

+1 aplausos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 7:51

+ 1000 adios bravo aplausos

Pregunto ¿Esta Persona es un VGM, o un ciudadano común miembro de alguna organización relacionada con la Causa Malvinas?

Cordiales Saludos
Volver arriba Ir abajo
MITCHEL



Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 13/03/2011
Edad : 51
Localización : HURLINGHAM

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 8:10

Es triste esto muchachos, mas los que vivimos este evento tan glorioso ,digo como ciudadano ,que se vilipendie el nombre de un heroe .Bien por ese muchacho que se le planto a los detractores
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 8:12

MGB escribió:
+ 1000 adios bravo aplausos

Pregunto ¿Esta Persona es un VGM, o un ciudadano común miembro de alguna organización relacionada con la Causa Malvinas?

Cordiales Saludos

Creo que lo aclara bien, no es VGM, no es militante político, es un laburante común y corriente que se infló las bol.. y dijo ¡con esto no!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 8:15

Gracias Marcelo, lo que pasa que ando medio sordo todavía.. son los lógicos resabios de la hazaña Pirata del pasado Domingo.

Belgranísticos Saludos
Volver arriba Ir abajo
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 8:23

jajaja jajaja jajaja jajaja
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 19:12

MGB escribió:
Gracias Marcelo, lo que pasa que ando medio sordo todavía.. son los lógicos resabios de la hazaña Pirata del pasado Domingo.

Belgranísticos Saludos

NO no no no me digas que sos de Belgrano de Cordoba, aca un ferviente hincha de River. enojo callarse
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 1 Jul 2011 - 21:31

ai90 escribió:

NO no no no me digas que sos de Belgrano de Cordoba, aca un ferviente hincha de River. enojo callarse

Esteeee.... pirat



Contesta tu pregunta.... pirat


Un Abrazo y Sorry Varón....

Volver arriba Ir abajo
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Sáb 2 Jul 2011 - 9:21

MGB escribió:
ai90 escribió:

NO no no no me digas que sos de Belgrano de Cordoba, aca un ferviente hincha de River. enojo callarse

Esteeee.... pirat



Contesta tu pregunta.... pirat


Un Abrazo y Sorry Varón....


Bien merecido lo tenemos ambos, ustedes a la A y nosotros a B elephant Sad Sad Sad
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Lun 4 Jul 2011 - 12:07

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Lun 4 Jul 2011 - 12:39

La foto, el tema musical y la bandera flameando dentro de nuestro logo.
Perfecto, eso es lo que me sale decir, representa lo que siento.

Gracias Walter!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Dom 17 Jul 2011 - 10:34

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
wpascu



Mensajes : 3007
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 45
Localización : Loma Hermosa

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Jue 15 Sep 2011 - 19:27

Jefe naval devolvió distinción por el retiro del cuadro del Cap. Giachino

El capitán de navío (R) FERNANDO MARÍA AZCUETA, por medio de una carta, fechada en Mar del Plata el 13 de julio último y dirigida al Presidente Honorable Concejo Deliberante Municipalidad del Partido General Pueyrredón Marcelo 3. Artime, en la que afirma entre otros conceptos: «El 25 de abril del año 2008, por decreto de ese Honorable Concejo - y con su firma como Presidente - el suscripto y la tripulación del submarino ARA « San Luis», que operamos en el conflicto por las Islas Malvinas, fuimos honrados con la «Distinción al Mérito Ciudadano» (Decreto N° 98/2008). Entre las consideraciones de dicho decreto, figura: «Que la sociedad y la ciudad... debería(n) reconocer... y evitar que el olvido, el abandono, la ingratitud y la indiferencia causen aun más daño del que ya

se ha hecho» (sic). Hoy, a poco más de tres años, con su decisión de retirar del recinto del Consejo la imagen del Sr. Capitán Pedro Giachino, esas palabras se han vuelto vacías de todo contenido. Más adelante sostiene «Con una gran - aunque vana - prudencia he esperado a que ese Honorable Concejo Deliberante, como órgano institucional, enmendara la ofensa que algunos de sus miembros le han infligido a un héroe. El largo tiempo transcurrido sin la deseada reparación, aleja toda esperanza en tal sentido.
En consecuencia, como ciudadano, me veo en la triste obligación de devolver la citada distinción, ya que, de continuar aceptándola, me situaría en la misma vereda de quienes, tan gravemente, ofenden el sentido heroico del pueblo Argentino.. )




Un momento triste. Instantes en que en la mesa de entrada de la Legis-latura comunal marplatense el Capitán de Navío Azcueta devuelve la distinción que le fuera otorgada

Fuente: Tiempo Militar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
flaps



Mensajes : 17152
Fecha de inscripción : 10/05/2010
Edad : 49
Localización : MDQ

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Jue 15 Sep 2011 - 19:55

PERFECTO!!!

saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Vie 16 Sep 2011 - 5:07

Señor, usted sigue siendo un ejemplo de soldado comprometido con su presente y su pasado.
En combate se puede actuar con heroísmo por compromiso y por reflejo, se puede dominar el miedo por temple y entrenamiento. Tomando distancia y conciencia, las vivencias adquieren la real dimensión los peligros enfrentados y el desgarrador análisis. Superadas las secuelas, tal vez solo alejadas por el paso del tiempo, actuar con grandeza y honorabilidad tiene un doble mérito para los que soñamos con una patria justa y orgullosa de su linaje.
Sr FERNANDO MARÍA AZCUETA es usted un HOMBRE con todas las letras y su integridad me hace sentir orgulloso de ser argentino

aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos aplausos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Historia de "falsos íconos"   Hoy a las 2:05

Volver arriba Ir abajo
 
Historia de "falsos íconos"
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Historia de "falsos íconos"
» El mejor altavoz de la historia
» "Historia de un Tesoro Escondido durante la Revoluciòn"
» CLANNAD OVA - LA HISTORIA DE TOMOYO- LATINO (Obvio!!)
» El Instituto Nacional De Antropologia e Historia publico esto

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Malvinas, ayer y hoy-
Cambiar a: