ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 8:02

El León del Desierto



El Gaddafi que hoy todos condenan fue recibido y halagado como un gran estadista en la Cumbre del G8 en Italia, invitado por el presidente Barack Obama. Hace sólo unos meses se abrazaba con Sarkozy en Paris, con Tony Blair en Trípoli y con Berlusconi en Roma.

Julio César Centeno

¿Que ocurrió para justificar este cambio tan radical contra Gaddafi?
El coronel Gaddafi nació en una tienda tribal beduina un 3 de septiembre en 1942. Se graduó de abogado a los 21 años de edad. Luego estudio en la Real Academia Militar de Sandhurst, Inglaterra, y en la Academia Militar Helénica de Grecia.

En 1969, a los 27 años de edad, derrocó al rey Idris, un tirano impuesto por Inglaterra y Francia. Declaró querer ser “el Che Guevara del oriente medio”. Al año siguiente ordenó la expulsión de las bases militares extranjeras de territorio libio. Estableció el llamado “socialismo islámico” por medio del cual se buscaba una democracia directa: el gobierno de las masas a través de consejos populares y comunas. Se creó así la Gran Yamahiriya Árabe Libia Popular Socialista.

La Yamahiriya: estado de las masas, es un híbrido de Islam, socialismo y democracia directa, ideología que proclama en su Libro Verde. Se estableció un Congreso General del Pueblo, con Gaddafi como su Secretario General.

Nacionalizó las empresas petroleras y expulsó a los funcionarios norteamericanos, británicos e italianos que habían dominado y vejado al país durante décadas. Libia era la sede de la base militar aérea mas grande de los Estados Unidos en el norte de África: Wheelus Air Base. El pentágono mantenía una base para el lanzamiento de misiles a sólo 25 kilómetros de Tripoli.

Nunca se lo perdonaron. Fue inmediatamente catalogado como enemigo de los Estados Unidos. Libia fue señalado como un estado paria por defender su derecho a la autodeterminación y la autonomía. Las cosas empeoraron aun mas por el papel protagónico de Gaddafi en el embargo petrolero de 1973 contra los Estados Unidos y por su cooperación con la Unión Soviética.

Fue un ferviente seguidor del destacado dirigente egipcio Gamal Abdel Nasser, especialmente en su lucha por la unión de los pueblos árabes en una gran Nación Árabe. Defendió la nacionalización del Canal de Suez por parte de Egipto. Firmó con Nasser la llamada Carta de Trípoli, donde se concretan acuerdos de cooperación militar, estratégica y económica entre Egipto y Libia.

Con la muerte por envenenamiento de Nasser en 1970, Gaddafi tomó el liderazgo del pan-arabismo. Dos años después se anuncia la creación de la Federación de Repúblicas Árabes, integrada entonces por Siria, Egipto, Irak y Libia. Fue también uno de los mas destacados líderes de la Organización de Países No-Alineados.



Gaddafi ha apoyado sin vacilación la causa Palestina durante décadas. En 1972 anunció que Libia apoyaría, entrenaría y financiaría a cualquier árabe dispuesto a defender la causa Palestina. Fue inmediatamente catalogado como “terrorista”.

A partir de entonces llovieron acusaciones sobre su participación o apoyo en numerosos atentados terroristas en Roma, Viena, Berlín, Chad, Filipinas, Egipto. Se le acusó de ser el principal punto de apoyo de uno de los terroristas mas connotados de la época: el venezolano Carlos Illich Ramírez, “El Chacal”. Carlos fue capturado en 1994 y cumple desde entonces una condena a cadena perpetua en la prisión La Santé de Paris.

Como es costumbre contra cualquier jefe de estado que se rebele contra el orden internacional impuesto a los países en desarrollo después de la segunda guerra mundial, se le acusó de participación en el narcotráfico, de fomentar el terrorismo, de desarrollar armas de destrucción masiva, de apoyar a las FARC en Colombia, al IRA (Ejército Republicano Irlandés), a la ETA en España, a Hizbolla en Líbano, a Hamas y otros “terroristas” palestinos. El presidente de los Estados Unidos, Ronald Reagan, se refería a él como “el perro rabioso del desierto”.

El gobierno norteamericano trató varias veces de derrocarlo. En agosto de 1981 la revista Newsweek dio a conocer un plan presentado por el director de la CIA al gobierno norteamericano para asesinar a Gaddafi. Días después dos aviones de guerra norteamericanos atacaron dos aviones Sukhoi libios en espacio aéreo libio. Los aviones norteamericanos habían despegado del portaviones John Kennedy, estacionado frente a las costas libias de mar mediterráneo.

En 1986 Ronald Reagan ordenó el bombardeo de las principales bases militares y edificios gubernamentales en las ciudades de Trípoli y Benghazi, en un intento por asesinar a Gaddafi e incitar la sublevación popular. Los aviones despegaron desde bases norteamericanas en Inglaterra. En el bombardeo murió una de sus hijas menores, Jana, y docenas de oficiales de su entorno mas cercano. El crimen quedó impune.

Libia fue rápidamente convertido en un estado paria. Durante los siguientes 10 años el coronel Gaddafi se convirtió en el Osama Bin Laden de la época. Libia fue cercada. Se le impuso un embargo comercial para forzar el derrocamiento de Gaddafi, similar al que ha padecido Cuba por mas de 50 años.

Fue acusado de ordenar la colocación de una bomba en un avión comercial Boeing 747 de la principal línea aérea de los Estados Unidos para entonces: Pan American. El avión explotó en el aire en diciembre de 1988 sobre la población de Lockerbie, Escocia. Murieron 259 personas que viajaban en el avión y 11 ciudadanos de Lockerbie. Luego de un largo proceso de negociación, en 1999 Gaddafi entregó a la justicia escocesa a los dos ciudadanos libios acusados de haber colocado los explosivos.



En 1997 Nelson Mandela tuvo la valentía de visitar a Gaddafi en Trípoli, para denunciar la injusticia que se cometía contra ese pueblo por su rebeldía y su intento de decidir su propio destino. Mandela sabía por experiencia propia lo que era ser acusado de crímenes sin que existieran pruebas sobre ellos y sin derecho a la defensa. Había sido liberado de la cárcel 7 años antes, después de 27 años de prisión por su rebeldía ante el régimen discriminatorio de la población negra de Sur África por parte de una minoría blanca de origen europeo. Visitó a Gaddafi siendo el primer presidente de raza negra y el primer presidente electo democráticamente en Sur África.

Su visita fue seguida por la del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, de origen Africano. Libia aceptó cancelar 2.700 millones de dólares en compensación a familiares de víctimas de atentados terroristas de los que se acusaba a ciudadanos libios, aunque sin reconocer culpabilidad de la nación Libia. Se levantaron las sanciones internacionales que pesaban sobre el país.

En el 2008 el presidente Bush deja sin efecto las sanciones unilaterales que había impuesto Estados Unidos contra Libia, retirándola de la lista de “estados que apoyan el terrorismo”



Las transnacionales petroleras se abalanzaron sobre Libia en busca del control de los gigantescos yacimientos de su codiciado petróleo liviano. Lo mismo hicieron los perros de la guerra, ofreciendo armas, desde sofisticados aviones de combate hasta fusiles, ametralladoras y municiones. Muchos se jactaron de haber finalmente obligado a Gaddafi a ceder en sus posiciones radicales.

Ese mismo año Gaddafi recibió la visita de Condoleezza Rice, secretaria de Estado del gobierno norteamericano. Luego desfilaron por Trípoli los jefes de estado de los países que se proclaman dueños del planeta: el primer ministro británico, Tony Blair, seguido por su remplazo Gordon Bown, el presidente de Francia, Sarkozy, el presidente de Rusia, Vladimir Putin. El rey Juan Carlos de España, y Rodríguez Zapatero se humillaron ante él en el 2009 para venderle 3.500 millones de euros en armas.



Gaddafi se convirtió en una especie de vedette política en círculos internacionales. Fue invitado a participar por primera vez en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde fue recibido por el presidente Barak Obama. Fue invitado a visitar Francia, Italia y España, siempre recibido como el “Rey de Reyes” y “el León del Sahara”.

En el 2009 fue electo Secretario General de la Unión Africana. Allí proclamó su determinación a seguir luchando por el establecimiento de la integración de los países africanos y la conformación de los Estados Unidos de África. Su discurso en este foro dejaba en evidencia que sus concepciones radicales y socialista se mantenían intactas. Los analistas internacionales de las principales empresas de comunicación concluyeron sin embargo que se trataba solo de “retórica populista”.



En su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 2009, Gaddafi dejó claramente definida su posición. Acusó a Israel del asesinato de John Kennedy; abogó por la solución del conflicto Israelí-Palestino a través de un estado único. Se refirió al Consejo de Seguridad como “el Consejo del Terror”; criticó la validez de la Asamblea General de la ONU por permitir que sus decisiones sean ignoradas por los países mas poderosos y rompió la Carta de las Naciones Unidas en el podio de los oradores.

En marzo del 2010 uno de sus ocho hijos, Hanibal, fue detenido en Suiza acusado de maltrato a dos empleadas domésticas. Gaddafi suspendió la venta de petróleo y adoptó represalias económicas y comerciales adicionales contra Suiza, llamó a la guerra santa contra ese país y declaró que anhelaba que fuera “barrido del mapa”.



La Unión Europea no se apresuró a denunciar semejante amenaza, asumiendo una posición diametralmente opuesta a la tomada contra Irán por presumiblemente aspirar lo mismo sobre el estado de Israel. Por el contrario, la UE se disculpó públicamente por haber prohibido a unos ciudadanos libios la entrada a Europa a raíz del conflicto entre Suiza y Libia.

El comportamiento de Gaddafi ha sido frecuentemente considerado excéntrico. Cuando visitó la ciudad de Nueva York para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas solicitó autorización para colocar su gigantesca carpa beduina en un parque. Así se hizo. Armó su carpa en los jardines de la mansión del millonario Donald Trump. Allí conducía sus negocios y recibía visitas. Llevó además camellos, para tomar leche fresca al levantarse. Como es su costumbre, viajó acompañado de docenas de jóvenes mujeres guardaespaldas, quienes no sólo lo protegen, sino que se encargan de su cuidado y su alimentación: nunca falta ni el queso de cabra ni los dátiles.

En una reunión cumbre de la Liga Árabe, Gaddafi se puso un guante blanco en su mano derecha. Explicó que trataba de evitar infecciones al estrechar la mano de otros jefes de estado que pudieran haber tenido contacto con funcionarios israelíes.








Algo similar ocurrió cuando visitó Paris, por invitación de Nicolás Sarkozy. Fue recibido como un rey. La visita concluyó con negociaciones para la venta de armas de guerra y la inversión de empresas francesas en el negocio petrolero libio.



Cuando viajó a Roma, como invitado de honor de Silvio Berlusconi, colocó su carpa en un parque en el centro de la ciudad. No llevó los camellos, sino 200 mujeres guardaespaldas que conforman varios anillos de seguridad, armadas con Kalashnikovs.

Las mujeres que custodian a Gaddafi son expertas en artes marciales, en el uso de armas de fuego y de armas blancas, en pilotear aviones, helicópteros y barcazas; son entrenadas como francotiradoras, en el manejo de explosivos y en actividades de espionaje. Berlusconi lo honró con una cena de lujo para 800 personas, apropiada para un Rey.

A pesar de las atenciones y los halagos de Berlusconi, Gaddafi fue particularmente severo con sus anfitriones italianos. Fueron demasiados los crímenes y vejaciones cometidos por Italia durante su ocupación y colonización de Libia desde 1911 hasta 1943. Cuando Berlusconi menos se lo esperaba, Gaddafi se despojó de su ropaje beduino y se vistió de militar. Junto a sus condecoraciones castrenses, se colgó del pecho una fotografía en blanco y negro de 1931.



En la fotografía se encuentra, humillado y encadenado, el héroe libio Omar Al-Mukhtar, rodeado de sus captores italianos. Al-Mukhtar liderizó durante veinte años la lucha de los beduinos contra la brutal ocupación italiana. Fue para él que se acuñó el apodo de “el León del Desierto”. Su figura es venerada en Libia. Los fascistas italianos lo ahorcaron en público a los pocos día después de haber tomado y divulgado aquella humillante fotografía. Justo antes de morir exclamó: “Sobreviviré a mis verdugos”. Para entonces Italia se encontraba bajo el dominio de Benito Mussolini.

Cuando le preguntaron porque llevaba esa fotografía en su pecho, Gaddafi, consciente de que el catolicismo es la fe predominante en Italia, proclamó en presencia de Berlusconi: “Para nosotros la imagen de Al-Makhtar es tan sagrada como el crucifijo que llevan algunos de ustedes en el pecho”
En la lucha por el control del mar de petróleo liviano bajo el suelo libio, durante la segunda guerra mundial el país se convirtió en el campo de batalla entre las fuerzas nazis bajo el mando de Rommel y las fuerzas británicas bajo el mando de Montgomery. Con la derrota de Italia en la segunda guerra mundial, Libia fue repartida cual trofeo de guerra entre Inglaterra y Francia.

Las continuas luchas de los beduinos por su independencia condujeron a que en 1951 se declarara una monarquía bajo el rey Idris, una marioneta al servicio de los europeos. Para el momento de su independencia Libia no tenia escuelas y contaba con sólo 16 graduados universitarios, formados en el extranjero. La administración continuó así en manos de ingleses, franceses e italianos. Todo cambió con la llegada de Gaddafi al poder en 1969.

Los honores y halagos de que era objeto Gaddafi por parte de los jefes de estado de Europa hasta finales del 2010 cambiaron súbitamente. Sanguinario, loco, tirano, demente, autócrata, asesino, corrupto, psicópata, perro rabioso. Estos y muchos otros adjetivos son usados hoy contra Gaddafi. Los medios de comunicación de todo el mundo, salvo algunas excepciones, se han ensañado contra su figura. El objetivo parece ser destruirlo ante la opinión pública internacional. Algo similar le ocurrió a Saddam Hussein justo ante de la invasión de Irak por parte de fuerzas militares norteamericanas y británicas en el 2003.



Al mimo tiempo, se teje una red de “legalidad” para invadir Libia y deponer al déspota. En la ONU se toma la decisión de expulsar a Libia del Consejo de Derechos Humanos, mientras que la Corte Penal Internacional declara que actuará con agilidad para condenarlo.

En paralelo s estimula y apoya a movimientos opositores a Gaddafi para incitar a la rebelión interna, con el propósito de generar un estado de violencia y caos que contribuya a justificar la intervención de las grandes potencias para “pacificar al país y proteger los derechos humanos de sus ciudadanos”.
El objetivo es claro: invadir Libia, deponer a Gaddafi, tomar control de su codiciada riqueza de petróleo liviano, tal y como ocurrió con Irak y como trató infructuosamente de hacerse en Venezuela en el 20o2. Tal y como trata de hacerse con Irán y como años atrás se concretó en Arabia Saudita, Kuwait, Katar y los Emiratos Árabes. Las siguiente presas serán Algeria, Venezuela e Irán.

El Gadafi que hoy todos condenan fue recibido y halagado como un gran estadista en la Cumbre del G8 en Italia, invitado por el presidente Barack Obama. Hace sólo unos meses se abrazaba con Sarkozy en Paris, con Tony Blair en Trípoli y con Berlusconi en Roma.



Que ocurrió para justificar este cambio tan radical contra Gaddafi?

El despertar del pueblo árabe


Protestas populares por el aumento en el precio de los alimentos y la pobreza generalizada derrocó en pocos días a Ben Alí en Túnez. Irónicamente, sólo semanas antes Túnez había sido señalado por Hillary Clinton como el modelo de democracia a seguir en el medio oriente.

Las protestas se extendieron de inmediato a Egipto, concluyendo con la remoción del poder de Hosni Mubarak, un dictador apoyado por Estados Unidos durante 30 años. Mubarak recibía de Estados Unidos mas de 3.000 millones de dólares anuales, la cooperación mas alta proveniente de Washington después de la otorgada a su principal aliado de la región: Israel.



Las protestas en Egipto fueron también inicialmente motivadas por aumentos en los precios de los alimentos, los insoportables niveles de pobreza en que se encuentra la mayor parte de la población, la creciente indignación ante la descarada confabulación de Mubarak con el gobierno de Israel en su criminal opresión al pueblo palestino, la falta de libertades fundamentales y los grotescos niveles de corrupción. La fortuna de Hosni Mubarak se estima en 70.000 millones de dólares. Mientras el 40% de los 80 millones de egipcios viven con menos de dos dólares al día. Egipto mantuvo una suspensión de los derechos fundamentales de la población durante todo el período de dominación de Mubarak, a través de una Ley de Emergencia, con el consentimiento y apoyo de Estados Unidos.

Las analogías que se han querido trazar entre las revueltas en Libia con las de Túnez y Egipto lucen ficticias. En Libia se canalizaron enormes inversiones petroleras para financiar servicios públicos y gratuitos de salud, educación y vivienda. Se ha promovido el desarrollo económico y se han reducido sustancialmente las desigualdades sociales. El índice de desarrollo humano es el más alto de África. Los índices de desempleo son tan bajos que se ha tenido que facilitar la entrada de cientos de miles de trabajadores de otros países: Egipto, Túnez, China, Pakistán.

El consejo ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió recientemente a Libia por su “ambicioso programa de reformas” y su “fuerte rendimiento macroeconómico y el progreso en el realce del papel del sector privado”.

En marzo del 2007 Anthony Gidden, asesor de Tony Blair, publicó un artículo en The Guardian en el que afirma: “Gadafi parece ser genuinamente popular. Libia será en dos o tres décadas una Noruega del norte de África: próspera, igualitaria y progresista”.

A diferencia de Túnez o Egipto, Libia es una potencia petrolera. Produce 2 millones de barriles de petróleo liviano cada día, y su producción puede al menos duplicarse. Sin embargo, una buena parte de sus 6 millones de habitantes aún se mantiene en la pobreza.



Gaddafi ha sido criticado por haber fomentado el regreso de empresas petroleras europeas y su creciente participación el la actividad petrolera y gasífera. La mayoría de estas empresas operan desde Benghazi desde donde, coincidentalmente, se formó el núcleo de la rebelión contra Gaddafi.

También se le ha criticado por haber contribuido, desde su posición como secretario general de la Unión Africana, a la consolidación de un acuerdo con la NATO para ampliar sus operaciones militares en Sudan, Somalia y Etiopía. Ha venido promoviendo también una tratado de cooperación militar entre la NATO y la Unión Africana. Organizaciones radicales dentro y fuera de Libia consideran tales actitudes como traición.
A la cabeza de la insurrección se encuentra el Frente Nacional para la Salvación de Libia (NFSL por sus siglas en inglés). Sus líderes son sistemáticamente presentados como los chicos buenos, en una lucha desigual contra la opresión y la barbarie. Poco se destaca que el FNSL se creo en 1981 en Sudan, bajo la protección del coronel Nimieri, un déspota apoyado por Estados Unidos que gobernó ese desdichado país desde el 77 hasta el 85.

El FNSL realizó su “congreso nacional” en los Estados Unidos en el 2007, con el patrocinio de la NED. A la cabeza se encuentra Ibrahim Sahad, quien realiza acusaciones de toda índole contra el “régimen despótico” de Gaddafi, casi siempre sin ofrecer prueba alguna al respecto y sin que los entrevistadores o editores se las soliciten. Sin embargo, sus planteamientos son transmitidos por las principales agencias de información de todo el mundo como si fueses ciertas. La misma realidad virtual se divulga como cierta por internet, facebook,



Significativo es también que los rebeldes de Benghazi hayan bajado la bandera verde de la república de Libia y elevado en su lugar la bandera de tres franjas, roja, blanca y negra, que se usaba durante la monarquía del rey Idris, impuesta por Europa en 1951. También ha surgido de la nada un presunto Príncipe Senussi, “heredero de la corona”.

Fue el rey Idris quien entregó la soberanía nacional al permitir el uso irrestricto de aire, mar y tierra por parte de fuerzas militares británicas. Fue el rey Idris quien firmó el acuerdo para que los Estados Unidos establecieran y administraran sin restricciones la base militar mas grande de África: Wheelus Air Base, cerca de Trípoli. El rey Idris firmó además un convenio para exonerar a Italia de todos los daños que pudieran imputársele como consecuencia de los 30 años de brutal colonización, permitiendo además que la comunidad italiana en Trípoli conservara todos sus propiedades, negocios y privilegios.

Pero la legitimidad o veracidad de los señalamientos contra Gaddafi parecen irrelevantes. Sirven sólo de fachada para alcanzar el objetivo estratégico deseado: la ocupación de Libia.

Paul Wolfowitz, quien sirviera como subsecretario de defensa de los Estados Unidos y como presidente del Banco Mundial, arquitecto de la guerra de Irak, publicó una carta abierta al presidente Obama incitándole a convertir a Libia en “un protectorado bajo el control de la OTAN”, en nombre de la “comunidad internacional”.

En su editorial del 23 de Febrero 2011, el Wall Street Journal, vocero de los intereses comerciales de los Estados Unidos, sentencia: “Estados Unidos y Europa deben ayudar a los libios a derrocar el régimen de Gaddafi”

Simultáneamente, se moviliza al mar territorial libio una flota de guerra norteamericana, mientras en Naciones Unidas y en la Corte Penal Internacional se concreta apresuradamente el marco legal que justifique la invasión.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó el 25 de Febrero del 2011 una resolución para que se investiguen los posibles crímenes contra la humanidad que pudiera haber cometido Muammar Gaddafi. Pero, sin que tal investigación haya comenzado, ya Gaddafi ha sido condenado.

Es no sólo irónico, sino hipócrita, que haya sido justamente los Estados Unidos quienes hayan promovido la moción para que la ONU eleve el caso de Libia ante la Corte Penal Internacional. Estados Unidos nunca ha reconocido la jurisdicción de dicha corte. Se opuso además a su creación en 1998, junto con Israel, Irak y Libia. Tales contradicciones parecen pasar desapercibidas para los medios transnacionales de la información.

El comandante supremo de la OTAN, Wesley Clark, ya había señalado hace un par de años que Libia estaba en la lista oficial del pentágono para ser dominada después de Irak, junto con Siria y la joya de la corona: Irán.

Si se concreta lo que Fidel Castro ha llamado “La guerra inevitable de la OTAN”, se desatará un movimiento de resistencia por todo el mundo Árabe que haga realidad las últimas palabras del León del Desierto: “Sobreviviré a mis verdugos”.


http://www.laradiodelsur.com/wp-content/banners/cabezal%20LRDS%20ojos%202.png
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
flaps



Mensajes : 17188
Fecha de inscripción : 10/05/2010
Edad : 50
Localización : MDQ

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 11:04

Muy bueno el informe Fenix.
Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 12:05

Por ahí dicen que las naciones no tienen amigos, sino intereses. Bien, que las potencias dominantes sean hipócritas y tilden a su antojo de esto o aquello en pos de su interes, no asombra a nadie. Todavía estoy esperando ver las armas químicas en la última campaña de Irak.
Pero tratar de San Martín de los Andes al nefasto personaje de Gaddafi, de defensor de la democracia y de redentor del pueblo árabe, me parece exagerado, es más, esa nación no es socialista, es una dictadura descarnada, comandada por un nefasto lider tal cual las de los países centrales. Fue parte activa fundamental en el atentado de Escocia y fué él, el idiota que mandó a la muerte a los pilotos de los SU-22 en el golfo de Syrte, es más, el muy estúpido mandó a una lancha rápida a bombardear una isla Italiana sin medir las consecuencias a las que exponía a su pueblo.
Tanta riqueza petrolera y donde está volcada a su PBI y bienestar socila??
Seguramente los intereses de las potencias son "non santos y terribles", pero este señor no es ningún nene de pecho y a mi entender es un terrorista internacional, tan despiadado como la injusta intervención americana en Irak, Afganistan.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
oscarlivy



Mensajes : 3020
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 54
Localización : cap. federal

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 12:47

Castro tenia razon, lamentablemente.
el imperio en su caida economica hara todo para evitarla caiga quien caiga. En el diario abc.es hoy salio que Libia solicito ayuda a Siria para evitar la invasion. en el mismo diario el ministro de relaciones exteriores de Italia dijo que si EEUU ataca comenzara un III guerra mundial debemos negociar. Al menos una luz de coherencia hay no hay frente comun y se unira el frente arabe.
La subida del petroleo apaga la maquina de fabricar y pone en riesgo la economia de los que hoy tienen las armas.

En este video se ve claramente la relacion poder economico . produccion y guerra ralcionado al sistema creado en 1950 . Es muy esclarecedor y se ve lo que somos para la maquina.
No hay voluntad de cambio, a preparse para la guerra!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.aeroclubargentino.org
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 13:11

Marcelo R.Cimino escribió:
Por ahí dicen que las naciones no tienen amigos, sino intereses. Bien, que las potencias dominantes sean hipócritas y tilden a su antojo de esto o aquello en pos de su interes, no asombra a nadie. Todavía estoy esperando ver las armas químicas en la última campaña de Irak.
Pero tratar de San Martín de los Andes al nefasto personaje de Gaddafi, de defensor de la democracia y de redentor del pueblo árabe, me parece exagerado, es más, esa nación no es socialista, es una dictadura descarnada, comandada por un nefasto lider tal cual las de los países centrales. Fue parte activa fundamental en el atentado de Escocia y fué él, el idiota que mandó a la muerte a los pilotos de los SU-22 en el golfo de Syrte, es más, el muy estúpido mandó a una lancha rápida a bombardear una isla Italiana sin medir las consecuencias a las que exponía a su pueblo.
Tanta riqueza petrolera y donde está volcada a su PBI y bienestar socila??
Seguramente los intereses de las potencias son "non santos y terribles", pero este señor no es ningún nene de pecho y a mi entender es un terrorista internacional, tan despiadado como la injusta intervención americana en Irak, Afganistan.

Saludos

Gaddafi no es un demócrata, tampoco los son Busch, Blair o Aznar. Pero Gaddafi si es un líder y fue el artífice de la independencia de Libia, desde entonces lucha para mantenerla. Esto esta en su haber y es indiscutible. Buch, Aznar, Blair son los responsables de al menos de 800.000 asesinatos civiles iraquies y de la destrucción de un pais en una guerra ilegal y no aprecio en su haber níngún evento favorable, ni para Irak, ni para los conciudadanos de los paises invasores. Eso si,.... las multinaciones le estará eternamente agradecidas.

Respecto a la autoridad moral del lider y sus responsabilidad en hechos terrorista creo que nadie hoy lo pone en duda pero todos los años, vemos como el ejercito israelí bombardea población civil (acción terrorista) y a nadie se le cae una lágrima.

No es para justificar a Gaddafi pero el es una forma de respuesta no adecuada a esta injusticia, una mala respuesta hacia aquellos que hoy, le quieren juzgar y derrocar, responsables primeros de toda esta injusticia.

Responsable de haber construido un moustro como Hussein y apoyarlo, responsables de que surjan personajes reactivos como Gaddafi por aquellos de que un mal solo se lo puede erradicar con otro tipo de mal menor. En el mundo de la lucha por el poder y la ambición por los recursos humanos y naturales, no ha bajado aún ningún angel del cielo para decir y hacer lo que es justo. Al mesías todavía lo estamos esperando.

Y si no fuera así porque Mandela le fue a visitar y le otorgo el honor de ser el primero?

Un saludo


Última edición por FENIX el Vie 1 Abr 2011 - 3:55, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
oscarlivy



Mensajes : 3020
Fecha de inscripción : 02/09/2010
Edad : 54
Localización : cap. federal

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 13:21

Israel brazo armado del imperio en medio oriente, bombardeo con bombas de fosforo a poblacion civil y no acepto el cuestionamiento de ONU al respecto con el silencio de sus complices. La vara es distintinta segun intereses politicos economicos. Hoy aisitimos al show mediatico de guerra de los maestros del odio y la destruccion. Y no es el ISlam precisamente. es el vil y despreciable signo $.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.aeroclubargentino.org
flaps



Mensajes : 17188
Fecha de inscripción : 10/05/2010
Edad : 50
Localización : MDQ

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 15:20

Citación :
FENIX

Gaddafi no es un demócrata, tampoco los son Busch, Blair o Aznar. Pero Gaddafi si es un líder y fue el artífice de la independencia de Libia y desde entonces lucha para mantenerla. Esto esta en su haber y es indiscutible
.

Es una lástima que desde hace tiempo nunca haya pensado en un sucesor, o que en algún momento se va a morir, mucho ego encima, digo.
Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 15:55

flaps escribió:
Citación :
FENIX

Gaddafi no es un demócrata, tampoco los son Busch, Blair o Aznar. Pero Gaddafi si es un líder y fue el artífice de la independencia de Libia y desde entonces lucha para mantenerla. Esto esta en su haber y es indiscutible
.

Es una lástima que desde hace tiempo nunca haya pensado en un sucesor, o que en algún momento se va a morir, mucho ego encima, digo.
Saludos

Si, mas que un sucesor, desarrollar en su país un movimiento cultural en defensa de los valores nacionales, Mas allá de las ideologías foráneas. Materia pendiente de un hombre que lo dio y lo consiguió todo y que en el último momento parecer querer perder. Tal vez esa frase que dice: "el poder corrompe" le cae como anillo al dedo. Espero que el y su pueblo reflexionen y no pierdan todo lo conseguido y avancen a una sociedad mas justa e independiente.

Un saludo flaps
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Mar 8 Mar 2011 - 17:07

En lo personal no creo en los caudillos, padres tutores o padrinos. Un verdadero lider pone todo el énfasis en la educación y salud de su nación. 15/20 años despues rinde sus frutos y se multiplica. No veo eso en este caso. Solo mucho para si.
Tal vez F. Castro lo haya logrado, pero al no dejar caminar solo a su pueblo pierda revolución.

Saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Spirit666



Mensajes : 7293
Fecha de inscripción : 12/05/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Miér 9 Mar 2011 - 14:01

Una recorrida por las bases libias...
Hasta principios de los años 80’s la fuerza aérea libia era una de las mejor equipadas del Norte de África, disponiendo de material de orígen soviético, francés, italiano y norteamericano. La incursión del líder libio Muammar Gadafi en el terrorismo internacional llevó a que sufriera diversos embargos de armas e incluso incursiones armadas por parte de Estados Unidos. Desde entonces la fuerza aérea quedó literalmente paralizada y cuando las condiciones políticas mejoraron, no se le dio mayor importancia al componente aéreo por lo cual es muy común ver enormes bases aéreas rodeadas de material en desuso. Gracias al Google Earth me dí una recorrída por esas bases y encontré algunas joyitas….


Casi escondido en la base aérea de Unn Aitiqah se puede apreciar uno de los bombarderos Tu-22 Blinder, aweronaves que vieron acción en distintos ataques a Chad, aunque en dos ocasiones sendos ejemplares fueron derribados con misiles SA-6 y Hawk.



En el aeropuerto de Bengazi se pueden apreciar no menos de 6 ejemplares Aeritalia G-222 con un excelente cammo pero en total estado de abandono.


En el aeropuerto de Trípoli hay una gran cantidad de aeronaves abandonadas, tal como se aprecia aquí un grupo integrado por transportes Il-76 Candid, un Boeing 707, un veteranísimo Caravelle y An-26 Cul.



La línea aérea libia opera dos Antonov An-124 Condor, hoy los transportes más importantes de Libia aunque principalmente afectados al transporte comercial de carga. A la izquierda restos de un 707, un Tu-154 y varios An-26 Curl.



Esta imagen de la base Umm Aitiqah permite apreciar varios modelos de helicópteros, entre los que se destacan Mi-8 con palas plrgadas e incluso varios CH-47 CHinooK adquiridos en su momento a Italia.


En la misma base Umm Aitiqah se aprecian en varias calles de dispersión los MiG 25 Foxbat. Se estima que Libia adquirió 60 unidades, las cuales hoy están desprogramadas por falta de repuestos.


En otro sector de la Bse de Umm Aitiqah se observan algunos MiG 23 Flogger. Debajo se ven dos C-130 Hércules desprogramados. Libia adquirió 11 Hércules civiles y que fueron “militarizados” por Italia. Los embargos provocaron la baja de os mismos por falta de repuestos



En Trípoli, hay varios Il-76 Candid dispersos por todo el aeropuerto. Aunque se desconoce la cantidad exacta, a Libia llegaron más de 40 Candid en todas sus versiones, incluso algunos pocos IL-78 cisternas. Hoy todos están fuera de servicio.


Al Sur de Libia, en pleno desierto se encuentra la base de Sabah donde se observan éstas áreas de dispersión para los SF-260 construídas con la propia arena del desierto. Desde ésta base los SF-260 realizaron cientos de misiones de ataque ligero a Chad.


En la misma base se observan algunos Mirage F1 libios, dos de los cuales días atrás desertaron a la isla de Malta ante la negativa de los pilotos de atacar posiciones rebeldes. Aunque el gobierno solicitó la devolución de los Mirage, éstos ya fueron desarmados por ingenieros ingleses y franceses para impedir que puedan volver a volar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Vie 1 Abr 2011 - 3:58

Guerra de guerrillas militar



En un giro inesperado, los soldados empezaron a emboscar a los revolucionarios. En grupos móviles y pequeños, son difíciles de detectar por los aviones de los aliados, que llegan tarde.



Por Kim Sengupta *
Desde Ajdabiya

La emboscada estuvo bien coordinada y fue precisa, con fuego de morteros y cohetes surgiendo de las dunas de arena hacia los convoyes de los rebeldes. El blanco principal, un camión que transportaba un lanzador de cohetes múltiples, fue destruido y otros tres vehículos se incendiaron. Los soldados de Muammar Khadafi habían ya de-saparecido para cuando los aviones de guerra occidentales aparecieron en el cielo. Media docena de cuerpos carbonizados yacían al lado de los destrozos ardientes.

La guerra de guerrilla llegó así a Libia, no como muchos esperaban, de mano de los cuadros revolucionarios, sino de parte de las tropas del régimen, que está adaptando sus estrategias en respuesta a los ataques aéreos de la coalición internacional. Pequeñas unidades militares comenzaron a cruzar el desierto y resultan mucho más difíciles de ubicar y atacar que los tanques y la artillería pesada que fueron diezmados en los once días anteriores.

El ataque en el camino a Brega desde Ajdabiya pareció tener el efecto deseado por los leales. Un cauteloso reconocimiento de avanzada se detuvo por temor a ser flanqueado. Los rebeldes, los Shabaab, cuya práctica hasta ahora había sido simplemente cargar hacia adelante por la ruta principal al oeste, para luego ser vencidos, quedaron sin saber qué hacer.

El pequeño número de oficiales de inteligencia de Estados Unidos y Gran Bretaña, y las fuerzas especiales que ya están en Libia puede ser que tengan que ser acrecentadas, con su misión extendida si una potente insurgencia se esparce en el país. La superioridad aérea en tales conflictos, como quedó demostrado en Irak y Afganistán, sería de limitada utilidad ante este tipo de guerra.

Irónicamente, las fuerzas especiales británicas del SAS estuvieron involucradas en el entrenamiento de las fuerzas libias antes de la revolución, a raíz de un acuerdo de 2009. Se hicieron cursos en contraterrorismo y vigilancia en un momento en que Trípoli era visto como un aliado contra la violenta militancia islamista. Las relaciones entre el régimen y Occidente se descongelaron después de que Khadafi desmanteló su programa de armas de destrucción masiva y extraditó a dos sospechosos para ser juzgados por el atentado de Lockerbie.

La única evidencia concreta de la presencia de fuerzas secretas del Reino Unido en tierra libia hasta ahora surgió con los arrestos vergonzosos de soldados del SBS que habían escoltado a diplomáticos a Benghazi. Desde entonces, los operadores británicos y estadounidenses han estado pidiendo ataques aéreos, tratando de ubicar los misiles del régimen tierra a aire, y haciendo de nexo con los funcionarios del gobierno provisional en Benghazi. También se dice que recogen información sobre los elementos islamistas dentro del Shabaab y líderes como Abdul Hakim Al Hasidi, el jefe de la milicia en la ciudad de Darnah, que pasó cinco años en Afganistán donde supuestamente conoció a Osama bin Laden.

Barack Obama había firmado la autorización para que la CIA provea armas y otro apoyo a los rebeldes, aunque el tema de suministrar armas está causando un agitado debate dentro de la administración estadounidense. Jay Carney, el vocero de prensa de la Casa Blanca, no quiso comentar sobre “temas de inteligencia”.

Que los rebeldes carecen de habilidades de contrainteligencia quedó en evidencia nuevamente ayer con las instrucciones contradictorias emitidas y los altercados entre los combatientes. Alí Mohammed Bakr, un comandante Shabaab, dijo: “No esperábamos que nuestros enemigos usaran estas tácticas. Nos tomaron por sorpresa. Traté de que algunos de mis hombres los flanquearan y rodearan, pero el grupo de Khadafi los vio y se fueron muy rápidamente. No tenemos ni los vehículos ni las armas para este tipo de guerra. Pero creemos que algunos países extranjeros han estado suministrando armas especiales a Khadafi, y ése es el motivo por el cual sus soldados nos pueden atacar sin que nosotros los veamos”.

Una campaña de insurgencia puede tener éxito, algo aceptado generalmente, sólo con la ayuda de elementos de la población local. Mientras que es cierto que la mayoría de la gente en el este del país parece apoyar fervientemente la revolución, el régimen también goza de apoyo entre las comunidades y tribus. Poblaciones locales ya han peleado varias veces junto a soldados leales contra los rebeldes, la última ocasión en la ciudad de Bin Jawad.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ai90



Mensajes : 3693
Fecha de inscripción : 23/10/2010
Edad : 53
Localización : Reino de Tolosa

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Vie 1 Abr 2011 - 9:32

En relalidad hasta hoy no quise meterme en el tema, pero las circustancias me obligan.

Lo que esta pasando en el norte africano (Libia y otros países) son revoluciones internas (baja a saber por quien promovidas), lo que resulta curioso y a la ves repugnante es la intervención militar de la OTAN en el caso Libia. La otan cree poseer el derecho de la autodeterminación que tienen los pueblos a elegir su propio destino, veo y observo con asombro como unos y otros solicitan el despojo al dictador, dictador este que se llevo muy bien con países como Francia, Inglaterra, eeuu y otros a la hora que les convino a estos.

De mas esta decir que los dictadores de Arabi saudita, Abbu Davi, etc, no son dictadores y vemos de buenos oficios que uno invada al otro para protejer los untereses del REINO. Es una puja por el poder del petroleo y nada mas que eso, lo que lamento es festejemos como barren al dictador Kgadafi por medio de la otan, un instrumento este que esta fuera de control, es como un tiburon herido busca presas a quien deborar, a estos bichos hay que matarlos, si no terminan con uno.

Yo les tiro la pregunta, ustedes si quieren la pueden constestar, Que beneficio le dieron los jonis y piratas (otan) a los iraquies y afganos? y que deneficio sacaron estos con su invación?
Lo mismo le va a pasar a Libia, podriamos dar muchos ejemplos mas como (yugoslavia)

Hay que realizar trabajos muy fuertes en el Unasur.


saludos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Dom 15 Mayo 2011 - 16:13

“A Gadafi no lo han matado porque no han podido”




Después de 21 visitas a Libia, Horacio Calderón ofrece una mirada distinta sobre la figura de Muamar Gadafi, la rebelión en su contra y los ataques de la OTAN.

Su primer contacto con Gadafi fue en enero de 1976, cuando como director de prensa y difusión de la Universidad de Buenos Aires integró una delegación argentina que viajó a Libia para asistir a un seminario de diálogo islámico-cristiano. Aunque ya conocía y se había interesado por la figura del líder de la Revolución libia, que había llegado al poder pocos años antes, el encuentro personal fue algo que lo marcaría para siempre.

-¿Cómo resultó esa primera experiencia?

-Fue muy interesante, en el sentido que nos encontramos con delegados de casi todos los países musulmanes, por un lado, y del Vaticano por el otro, representados por el cardenal Sergio Pignedoli, subsecretario de estado para cultos no cristianos. Se buscó crear mecanismos de diálogo entre ambas religiones. Fue algo muy novedoso para esa época.

-¿Qué lo impresionó de Gadafi en aquella oportunidad?

-Gadafi me interesaba mucho desde que llegó al gobierno de su país el 1º de septiembre de 1969, porque está considerado por los grupos islamistas, desde ese momento, como si fuera un hereje. Derrocó al rey Idris, que pertenecía a la orden sufí, pero con reglas bastante estrictas. Porque el Islam tiene, además de la Ley islámica, distintas formas en el marco de la justicia y el derecho musulmán de poner en practica las enseñanzas del Corán. A partir de ese momento, Gadafi empezó a hacer una serie de transformaciones religiosas y sociales: sacó a la mujer paulatinamente de la casa, donde estaba enclaustrada para llevarla a la escuela y posteriormente a la universidad.

-¿A qué rama del Islam pertenece?

-Es sufí, pero de un sector muy moderado. En definitiva, Gadafi adaptó la ley libia de forma que no se pudieran ejecutar los preceptos más complicados como la decapitación. Paulatinamente fue creando un proceso de transformación en su país. Fue lo que me sorprendió en una primera instancia.

-¿Hubo un incremento en la calidad de vida de los libios a lo largo de los años de gobierno de Gadafi?

-Hubo mucha movilidad social, sobre todo porque tuvieron la posibilidad de estudiar. Hay mujeres profesionales. Lo que sucede es que ha habido discriminación en sectores que no son cercanos al régimen. Pero en definitiva el problema es que los libios no quieren trabajar, porque se consideran un país rico.

-¿Cómo es eso?

-Son más o menos dos millones y medio de libios, después están los extranjeros. Ellos dividen los ingresos y dicen que podrían ser ricos con estos ingresos por habitante. De hecho Gaddafi les ha dado unidades agrícolas, granjas, que las han dejado extinguir por vagancia, o han tomado trabajadores esclavos de otros países. Él tiene muchos problemas para implementar su proyecto. Detrás de todo esto está el hecho de que es una sociedad tribal. Son 150 tribus, de las cuales 15 son las principales.

-¿Es verdad que Gadafi vive en tiendas de campaña?

-Yo no conozco palacios en Libia. Las fotos que hay son del palacio de España. La casa de él consta de dos plantas. A mí me festejaron un cumpleaños en la casa de los ministros y no tenían nada. No existe esa fastuosidad. Son casas de grandes espacios, porque a ellos les gustan los lugares amplios. Además, las mujeres están en un lugar y los hombres en otro. No existe lo que se daba con Saddam Hussein.

DEL DESIERTO AL PODER

-¿Cuándo fue la última vez que vio a Gadafi?

-En marzo de 2007, cuando estuve con él en un fuerte en el desierto de la ciudad de Sebja donde les habló a los jefes de las tribus. Fue muy interesante estar ahí.

-¿Qué fue lo que observó usted a lo largo de sus visitas?

-Lo que me asombró fue su historia personal. Era hijo de pastores beduinos, gente sumamente pobre. De chico tuvo una gran vocación por el estudio, al punto que caminaba mucho desde su casa a la escuela y se quedaba a dormir en el piso de la mezquita por las distancias que lo separaban de su hogar. Siempre tuvo gran interés en superarse. Una anécdota: en el colegio le hacían problema por el acento beduino que tenía. A raíz de eso empezó a estudiar hasta adquirir un árabe clásico.

-Entonces, además de ser un hombre de acción, es un intelectual.

-Sí. Por ejemplo, una de las cosas que me llamó la atención fue que dentro de las reuniones que se realizaron en el seminario de diálogo islámico-cristiano, Gadafi discutió de teología comparada con un conocimiento bastante certero, al punto de explicar el porqué de la ubicación exacta de la ciudad del Vaticano. Además, es una persona que ha hecho gala de una enorme astucia política. Un antiguo director de la CIA decía que es más astuto que dos zorros del desierto. Y yo creo que de alguna manera lo ha demostrado. El problema es que ha implantado un sistema político en Libia, que de alguna forma es anárquico. Le responde a él, hay una verticalidad con respecto a su persona. Es anárquico porque él le dijo a los libios “cada uno de ustedes es Gadafi” y el problema es que se lo creyeron.

-¿Es lo que está ocurriendo en este momento?

-Hay un desgaste entre sectores medios e inferiores de la gente que conduce. El que lidera un comité popular puede tener una posición contraria a la de otro y coexistir. Ahora, va a ser muy difícil, si derrocan a Gadafi, poder tratar con los libios. Están abriendo las puertas a un modelo que en el mejor de los casos podría parecer al de Irak, y en el peor de los casos al de Somalia. Es una especie de neocolonialismo posmodernista. Puede ser un estado fallido con presencia de grupos islamistas.

-¿Por qué?

-Desde la inauguración de su gobierno en Libia hasta la fecha, todo lo que ha hecho Gadafi ha sido en contra de las escuelas de pensamiento extremista del Islam sunita. En mayo de 1984, estando yo en el aeropuerto de Trípoli, asistí a lo que fue un intento de asesinato de Gadafi, que fue abortado. Eran grupos de la hermandad musulmana de Egipto, rama Libia.

UNA POSTURA PARTICULAR

-Pero en los 80, Gadafi era el malo de las películas: apoyaba al terrorismo y gente suya derribó el avión en Lockerbie, Inglaterra.

-Conocí un Gadafi determinado desde 1976 hasta 1985. Durante ese período, tuve las entrevistas más importantes. Me parecía una persona que tenía un enfoque determinado de las cosas. Luego sucedió el atentado de Lockerbie. Creo que Gadafi nunca dio la orden de cometer ese atentado. Tampoco Musa Kusa, el excanciller de Gadafi que desertó y se fue a Gran Bretaña. Si tuvieran algo que ver alguno de los dos, Musa Kusa estaría preso.

-Según lo que me dice, Gadafi no ordenó el atentado.

-Creo que no hubo orden de Gadafi para atentar contra el avión, pero justamente basándome en este sistema anárquico, no descarto que pueda haber existido una participación. De los dos únicos libios acusados, uno fue absuelto, y el otro fue dejado en libertad por un supuesto cáncer y a cambio de que Libia no apelara el juicio. Acá hubo un supuesto crimen, un atentado terrorista cometido por un estado. Además hubo una voluminosa suma de dinero en compensación por los muertos. En lo personal, fue una inmoralidad. Desde 1988, año de los de Lockerbie, hasta 1999 yo no quise volver a Libia hasta que este tema quedara resuelto. Esto resintió mi relación con ellos.

-Pero apoyó algunas agrupaciones armadas internacionales.

- Sí, apoyó a movimientos de África y América Latina, incluso a la ETA y al IRA. Pero en Argentina, durante los 70, no apoyó a ninguno de los bandos enfrentados.

-¿Qué posición ocupaba en el mundo bipolar de la guerra fría?

- Era una tercera vía contra el capitalismo liberal y contra el comunismo. Muy clara. Tiene puntos en común con la tercera posición justicialista de Perón. Lo que sucede es que, desde el punto de vista geopolítico, al tener Gadafi una posición contraria radical a Israel, necesitó el respaldo de la URSS -no siendo él ni siquiera izquierdista- para lograr un equilibrio contra las presiones que tenía por parte de Europa y los EEUU.

EL GOBIERNO DE TODOS Y POR TODOS

-¿En qué consiste el Libro Verde?

-Es una crítica radical a la democracia clásica moderna. Impugna todas las instituciones propias de este sistema de gobierno: impugna la existencia de partidos políticos, de un parlamento, o del referéndum. No acepta ni el sistema de sufragio universal. Él habla del gobierno de todos y por todos. Para que entendamos, la forma concreta de la aplicación de esa teoría en Libia, sería como si el único sistema representativo de Argentina estuviera constituido exclusivamente por unidades básicas justicialistas en todo el país. O comités radicales. Entonces los órganos de democracia directa, como él la llama, estarían constituidos por estos comités populares de base, que a su vez reportan a los distritales, regionales, etc., hasta culminar en el Congreso del Pueblo, que es en definitiva el que en conjunto elige las autoridades del país. Por eso Gadafi no tiene cargo en Libia; él empezó como jefe del Consejo del Comando Revolucionario, que fue el primer órgano militar a partir de 1969.

-¿Quiso Gadafi expandir este sistema de gobierno?

-Aspira a una replicación universal. En el Libro Verde habla de dos grandes pilares: la religión y el nacionalismo. Puedo entender que lo que propone es válido desde el punto de vista de la religión católica y desde el nacionalismo de un país determinado. Su libro está traducido en 70 idiomas. En definitiva, el Libro Verde está escrito para ser estudiado, porque él es un impugnador de la democracia al estilo occidental.
Conspirador nato

-¿Cómo fue que Gadafi se metió en política?

-Es una persona que llegó al gobierno de su país a los 27 años siendo capitán, y diría que prácticamente estuvo conspirando desde que tenía 15. Al margen de su carrera militar, ya militaba dentro de los colegios. En su momento, lo habían expulsado a raíz de una manifestación. Estudió en Sebha, una ciudad clave ubicada en el medio del desierto, en la mitad de Libia, donde se rebeló contra un profesor inglés de apellido Johnson, junto a un grupo de amigos con los que llegó a la conclusión de que nunca iban a alcanzar el gobierno de Libia si no eran parte de las Fuerzas Armadas. Entonces, se metieron y fueron tejiendo contactos en las Fuerzas Armadas. En ese período lo mandaron a estudiar a Gran Bretaña y volvió a Libia para poder continuar con el golpe. Eran 12 miembros de una organización que se llamó Movimiento de Oficiales Unionistas Libres, que era un equivalente a lo que hizo Nasser en Egipto, y también un paralelo con el Grupo de Oficiales Unidos de Perón.

-¿Cómo se dio el golpe?

-Duró tres años aproximadamente. Tomaron de manera incruenta el poder cuando el rey Iris se encontraba fuera de Libia. La idea de Gadafi era una idea unionista territorial. Hoy Libia se divide en tres regiones: Fezan, Cirenaica y Tripolitania. Por eso, ahora la divisiones entre este y oeste son tan claras. Libia está compuesta por 150 tribus, de las cuales 15 forman parte de los dos pilares que sostienen el régimen actual; el otro son las Fuerzas Armadas integradas por miembros de estas tribus, que, dicho sea de paso, no le han quitado el apoyo.

SU GOBIERNO EN JAQUE

-¿Quiénes son los que se rebelaron ahora? Los medios en general hablan de tribus descontentas.

-Lo primeo que uno veía en Al-Jazeera era que Gadafi atacaba con aviones a los rebeldes. Entonces busqué corroborar la información con gente vinculada a la inteligencia norteamericana, no activa, y la verdad es que no había rastro de imágenes satelitales de aviones atacando. Hago el paralelo con la revolución del 55 en Argentina, en la que con bombas rudimentarias murieron 500 personas y hubo más de 1000 heridos. Calculemos, con un misil de este tipo de aviones volaban media plaza. Gadafi no tiene un problema similar a lo que pasó en Túnez o en Egipto. Es totalmente aparte.

-Según usted, ¿qué fue lo que pasó?

-Inicialmente, fue un Golpe Comando en el que se secuestraron policías, los ahorcaron y quemaron en frente de todos. También quemaron el Palacio Popular para provocar una respuesta de Gadafi. Anteriormente, en noviembre, el jefe de Protocolo de Gadafi, quien había viajado a Francia, fue reclutado por los Servicios Secretos galos. Él dio los contactos en Benghazi, porque como jefe de Protocolo sabía quién estaba a favor y quién en contra. Luego, el filosofo Henry Bertrand-Levy convence a Sarkozy: hace una reunión, lleva a los libios rebeldes que estaban encabezados por el exministro del Interior, Abdel Fattah Younis al Abidi, y por el ministro de Jusitica, Mustafa Abdulyalil.

-Entonces, ¿fue Francia la que agudizó la situación actual de Libia?

-La que ha iniciado todo esto es Francia, a la que después se sumó Inglaterra. El gran ideólogo fue Sarkozy. Ellos venían con la mochila de la mala actuación que habían tenido en el conflicto de Túnez, en el que la canciller quedó vinculada a actos de corrupción. Esa fue la razón por la que el presidente francés tomó esta iniciativa. De manera paralela, se suma la mala imagen que tiene Sarkozy frente a las próximas elecciones: los franceses, históricamente, nunca han estado en contra de intervenciones, porque para ellos mejora la imagen del país. En tercer lugar, al margen de una cuestión de política doméstica, se trata de una confrontación entre Gran Bretaña y Francia, por un lado, y Alemania e Italia, por el otro. Es como mandar un mensaje. De alguna forma Francia se siente como segundona frente al poder de Alemania. Lo que ha demostrado Francia es que es uno de los pocos países europeos, junto con Gran Bretaña, que proyecta poder más allá del continente.

-British Petrolium tiene activos en el Golfo de Sidra, la zona de Benghazi. ¿Estaban amenazados esos recursos?

-No amenazados, pero no es lo mismo negociar los recursos con un país que es soberano y dueño de su petróleo, que quedarse con el petróleo y con las condiciones.

-Entonces, según su análisis, estos países aprovecharon un caldo de cultivo rebelde, pero que no se identifica con tribus enteras.


-Si la tribu Warfalla, que es la más importante de todas, con un millón de miembros, se levantaba en contra de Gadafi, no hubiera quedado nada del líder. Después está la Gaddafa, a la que pertenece Gadafi, que también es importantísima. Es la que tiene más relevancia y la que ejerce los cargos más importantes. Después son 15 tribus en total, además de la tribu de su mujer, Al Barazi, que también tiene bastante injerencia dentro del gobierno de Libia. No le han quitado el apoyo, incluso la lealtad tribal, en ciertos casos, ha sido secundaria, primando la lealtad directa a Gadafi. Hay familiares peleando entre ellos. Yo trato de ser lo más objetivo que puedo al respecto. Si los miembros de las 15 principales tribus, que integran las Fuerzas Armadas y la Brigada Hamish, estuvieran en desacuerdo, probablemente se hubieran levantado en contra del líder libio.

-¿Quién lidera la oposición?

-El exministro de Justicia, Mustafa Abdulyalil, y el exministro del Interior, Abdel Fattah Younis, quienes estuvieron en funciones hasta hace 50 días. Si ellos son los representantes de la rebelión y están respaldados por un fuerza, que incluso ha trascendido el mandato de la ONU, a mí me da la impresión de que el objetivo de esto no es salvar la vida de civiles desarmados. Lo que me da la pauta de todo esto es la conducta de doble estándar de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que votaron a favor de la intervención. Obama, dubitativo, ha estado muy influenciado por Hillary Clinton, secretaria de Estdado, Susan Rice, embajadora de los EEUU ante las Naciones Unidas, y Samantha Power, asistente especial del presidente, la arquitecta de esto. Es una vergüenza, porque por un lado se utiliza como instrumento el Derecho Humanitario Internacional (R2P) y, por otro, no se contempla la misma posición con casos como el de Yemen o Siria.

-¿Los EEUU se vieron arrastrados por la intención de Gran Bretaña y Francia?

-EEUU no tiene intereses estratégicos en Libia. Acompañó. Este trío de mujeres, que impulsó y convenció a Obama de no parar la intervención y de participar de manera activa en las primeras etapas. Pero hubo divergencias dentro del Consejo de Seguridad; estamos hablando de los miembros con poder de veto y de los que no lo tienen. Brasil, por ejemplo, se abstuvo; Alemania, no se opuso por conveniencias y estrategias geopolíticas. China tampoco podía oponerse a una decisión respaldada por una minoría de la Liga Árabe, liderada por Arabia Saudita, porque depende del petróleo que le manda el país árabe. Por su parte, a Rusia le conviene que los EEUU se vayan empantanando en distintos escenarios para impulsar su propio resurgimiento geopolítico.

-¿Cómo imagina que va a terminar esta intervención de Occidente?

-Creo que es un final abierto a tres escenarios. Uno sería la partición de Libia en el marco de una guerra civil. El otro escenario es un derrocamiento del régimen de Gadafi a través de una intervención militar con fuerzas terrestres. Esto provocaría una presencia masiva de elementos extremistas islamistas, porque podrán levantar como estandarte la presencia de tropas extranjeras. Hay de hecho clérigos de Al Qaeda llamando a una guerra santa contra Gaddafi y los extranjeros presentes. El tercer escenario es el más grave: un modelo tipo Somalia con un país totalmente fraccionado.

-¿Los aliados tratarán de eliminar físicamente a Gadafi?

-Creo que no lo han matado porque todavía no han podido. Si Francia puede identificar el lugar donde está, lo mata. Muerto Gadafi es un problema menos. O un problema grave a futuro. No veo probable que se permita que Gadafi gane esta guerra. Hubiera ganado de no ser por la intervención francesa.

Notas relacionadas:

“Una Libia sin Gadafi”
Publicado en: Internacional
Etiquetas: Calderón, CIA, enfrentamiento, Gadafi, Gobierno, Horacio Calderón, Islam, Libia, oposición, OTAN, revolución, Saddam Hussein, Trípoli
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
FENIX



Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 29/12/2010

MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Jue 1 Sep 2011 - 18:35

Cómo llegó Al-Qaida a gobernar en Trípoli

Pepe Escobar
Asia Times Online

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens


Se llama Abdelhakim Belhaj. Puede que algunos hayan oído hablar de él en Medio Oriente, pero pocos en Occidente y en el resto del mundo habrán tenido la ocasión.

Es hora de ponerse al día. Porque la historia de cómo un hombre muy valioso para al-Qaida se ha convertido en el máximo comandante militar libio en Trípoli, todavía desgarrada por la guerra, seguramente hará añicos –una vez más– esa selva de espejos que es la “guerra contra el terror”, y al mismo tiempo comprometerá profundamente la propaganda, cuidadosamente construida, de la intervención “humanitaria” de la OTAN en Libia.

La fortaleza de Muamar Gadafi de Bab-al-Aziziyah fue esencialmente invadida y conquistada la semana pasada por los hombres de Belhaj –quienes estaban a la vanguardia de una milicia de bereberes de las montañas al sudoeste de Trípoli-. La milicia es la llamada Brigada Trípoli, entrenada en secreto durante dos meses por Fuerzas Especiales de EE.UU. Resultó ser la milicia más efectiva de los rebeldes en seis meses de guerra tribal/civil. El martes pasado Belhaj ya mostraba un regocijo maligno por la victoria en la batalla, diciendo que las fuerzas de Gadafi escaparon “como ratas” (nótese que es la misma metáfora utilizada por el propio Gadafi para describir a los rebeldes).

Abdelhakim Belhaj, alias Abu Abdallah al-Sadek, es un yihadista libio. Nacido en mayo de 1966, afinó sus habilidades en la yihad antisoviética en Afganistán.

Es el fundador del Grupo de Combate Islámico Libio (LIFG por sus siglas en inglés) y su emir de facto –con Khaled Chrif y Sami Saadi como sus reemplazos-. Después de que los talibanes llegaron al poder en Kabul en 1996, el LIFG mantuvo dos campos de entrenamiento en Afganistán; uno de ellos a 30 kilómetros de Kabul –dirigido por Abu Yahya– limitado estrictamente a yihadistas vinculados a al-Qaida.

Después del 11-S, Belhaj fue a Pakistán y también a Irak, donde se hizo amigo ni más ni menos que del ultra peligroso Abu Musab al-Zarqaui, todo esto antes de que al-Qaida en Irak declarara su fidelidad a Osama bin Laden y a Ayman al-Zawahiri y potenciara sus horripilantes tácticas.

En Iraq, sucedió que los libios eran el mayor contingente suní yihadista extranjero, solo después de los saudíes. Además, los yihadistas libios siempre han sido superestrellas en los máximos niveles de al-Qaida “histórico”, desde Abu Faraj al-Libi (comandante militar hasta su arresto en 2005, y que ahora sufre lentamente como uno de los 16 detenidos de alto valor en el centro de detención estadounidense en Guantánamo) a Abu al-Laith al-Libi (otro comandante militar, muerto en Pakistán a principios de 2008).

El momento de un ‘entrega extraordinaria’

El LIFG había estado en los monitores de la CIA desde el 11-S. En 2003, Belhaj fue finalmente arrestado en Malasia, y luego transferido, al estilo de una ‘entrega extraordinaria’ a una prisión secreta en Bangkok, y torturado a su debido tiempo.

En 2004, los estadounidenses decidieron enviarlo como obsequio a la inteligencia libia –hasta que fue liberado por el régimen de Gadafi en marzo de 2010, junto con otros 211 “terroristas”, en un acto de relaciones públicas publicitado con gran fanfarria.

El orquestador no fue otro que Saif Islam al-Gadafi , la ‘cara modernizadora/ London School of Economics’ del régimen. Los dirigentes del LIFG -Belhaj y sus asistentes Chrif y Saadi– hicieron antes de ser finalmente liberados una confesión de 417 páginas llamada “estudios correctivos” en la que declararon por terminada (e ilegal) la yihad contra Gadafi.

Un relato fascinante de todo el proceso se puede ver en un informe titulado “Combatiendo el terrorismo en Libia mediante el diálogo y la reintegración” [1] Nótese que los autores, “expertos” en terrorismo basados en Singapur que fueron agasajados por el régimen, expresan su “profundo aprecio a Saif al-Islam Gadafi y a la Fundación Gadafi de Caridad y Desarrollo Internacional por posibilitar esta visita”.

Crucialmente, todavía en 2007, el entonces número dos de al-Qaida, Zawahiri, anunció oficialmente la fusión entre el LIFG y al-Qaida del Magreb Islámico (AQIM). Por lo tanto, a todos los efectos, LIFG/AQIM han sido desde entonces, uno y lo mismo, y Belhaj fue/es su emir.

En 2007, LIFG llamó a una yihad contra Gadafi, pero también contra EE.UU. y una serie de “infieles” occidentales.

Lleguemos rápidamente a febrero pasado cuando, como hombre libre, Belhaj decidió volver al modo yihadista y alinear sus fuerzas con el levantamiento amañado en Cirenaica.

Toda agencia de inteligencia en EE.UU. y el mundo árabe conocen su origen. Ya ha asegurado en Libia que él y su milicia solo aceptarán la Sharía.

No hay nada “pro democracia” en el asunto, bajo ningún concepto. Y, sin embargo, no se podía excluir de la guerra de la OTAN a un hombre tan valisoso solo porque no le gustan mucho los “infieles”.

El asesinato a finales de julio del comandante militar rebelde Abdel Fattah Younis –por los propios rebeldes– parece apuntar a Belhaj o por lo menos a gente muy próxima a su persona.

Es esencial saber que Younis –antes de desertar del régimen– había estado a cargo de las fuerzas especiales de Libia que combatieron ferozmente al LIFG en Cirenaica de 1990 a 1995.

El Consejo Nacional de Transición (CNT) según uno de sus miembros, Ali Tarhouni, ha estado propagando que Younis fue eliminado por una sospechosa brigada conocida como Obaida ibn Jarrah (uno de los compañeros del Profeta Muhammad). Sin embargo ahora la brigada parece haberse disuelto sin dejar rastro.

Cállate o te corto la cabeza

No es precisamente por accidente, pero todos los máximos comandantes militares rebeldes son del LIFG, de Belhaj en Trípoli a un cierto Ismael as-Salabi en Bengasi y un cierto Abdelhakim al-Assadi en Derna, para no mencionar a un activo clave, Ali Salabi, ubicado en el centro del CNT. Fue Salabi quien negoció con Saif al-Islam Gadafi el “fin” de la yihad del LIFG, asegurando así el brillante futuro de esos “combatientes por la libertad” vueltos a nacer.

No hace falta una bola de cristal para imaginar las consecuencias de que LIFG/AQIM –después de conquistar el poder militar y de estar entre los “vencedores” de la guerra– no estén ni remotamente interesados en renunciar al control solo para complacer los caprichos de la OTAN.

Mientras tanto, en medio de la niebla de la guerra, no está claro si Gadafi planifica atrapar a la brigada Trípoli en la guerra urbana u obligar a la masa de las milicias rebeldes a que penetren en las inmensas áreas tribales de la tribu Warfallah.

La esposa de Gadafi pertenece a la Warfallah, la mayor tribu de Libia, con hasta 1 millón de personas y 54 sub-tribus. En Bruselas se dice confidencialmente que la OTAN espera que Gadafi combatirá durante meses si no años; de ahí la recompensa por su cabeza al estilo de George W. Bush y el desesperado retorno al Plan A de la OTAN, que siempre fue su eliminación.

Libia puede estar enfrentando el espectro de una Hidra guerrillera de dos cabezas; las fuerzas de Gadafi contra un débil gobierno central del CNT y de soldados de la OTAN en el terreno; y la nebulosa LIFG/AQIM en una yihad contra la OTAN (si los excluyen del poder).

Gadafi podrá ser una reliquia dictatorial del pasado, pero no se monopoliza el poder durante cuatro décadas para nada, y sin que tus servicios de inteligencia sepan una cosa o dos.

Desde el principio, Gadafi dijo que se trataba de una operación con respaldo extranjero y de al-Qaida; tenía razón (aunque se le olvidó decir que se trataba sobre todo de la guerra del neo-napoleónico presidente francés Nicolas Sarkozy, pero ésa es otra historia).

También dijo que era el preludio de una una ocupación extranjera cuyo objetivo era privatizar y apoderarse de los recursos naturales de Libia. Puede ser que –otra vez– tenga razón.

Los “expertos” de Singapur que elogiaron la decisión del régimen de Gadafi de liberar a los yihadistas del LIFG la calificaron de “una estrategia necesaria para mitigar la amenaza planteada a Libia”.

Ahora, LIFG/AQIM están finalmente abocados a poner en práctica sus opciones como una “fuerza política indígena”.

Diez años después del 11-S, cuesta no imaginar una cierta calavera descompuesta al fondo del Mar Arábigo que ríe burlonamente hasta el fin de los tiempos.

Nota

1. En inglés. Haga clic aquí.

Pepe Escobar es autor de “ Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War ” (Nimble Books, 2007) y “ Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge ”. Su último libro es “ Obama does Globalistan ” (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con él en: pepeasia@yahoo.com .

(Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.)

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Middle_East/MH30Ak01.html

rCR
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país   Hoy a las 19:22

Volver arriba Ir abajo
 
El León del Desierto. La lucha por la independencia de un país
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Tres historias de amor ( en lucha por la vida) segunda
» La lucha eterna
» La riqueza escondida en el desierto de Sonora
» Sobre cómo un F-15 Eagle derribó un MiG-23 Iraquí durante la Tormenta del Desierto
» tesoro enterrado en el desierto

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: -HISTORIA MILITAR DEL MUNDO- :: Conflictos Contemporáneos-
Cambiar a: