ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Del otro lado.....

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
INVITADO



Mensajes : 14687
Fecha de inscripción : 12/05/2010
Edad : 51

MensajeTema: Del otro lado.....   Sáb 6 Jun 2015 - 21:27

Del otro lado
"Told for the first time - the most extraordinary and compelling story of the Falklands War" (Daily Mail)
La historia más extraordinaria y convincente de la Guerra de las Malvinas

"Relato de un soldado ingles que combatió a los 17 años en Monte Longdon, la batalla más sangrienta de la guerra de Malvinas ..Cabe destacar que los soldados de las tropas británicas de paracaidistas tenían edades que iban desde los 17,18,20 y 25 años. Esto destruye la errónea idea de las campañas desmalvinizadoras que predican que tan solo los argentinos contaban en el combate con soldados jóvenes ...los británicos también los tenían.. "


MARK EYLES-THOMAS

El Monte Longdon apareció en la oscuridad, mi corazón se aceleró y me ganó el temor.
Entre las rocas en la cima escarpada, protegidos por bunkers fortificados, 600 soldados argentinos estaban esperando a mi batallón.
A pesar de nuestra moderna tecnología y armamento sofisticado, esta batalla iba a ser solo de hombres, cara a cara, cuerpo a cuerpo, metro a metro.

¿Qué hacía yo en esta posición, a miles de kilómetros de casa y de la gente que amaba? A los 17 años no estaba en edad ni siquiera para ver una película con clasificación X, o beber una copa en el pub de mi barrio.
Sin embargo, en cuestión de minutos, yo podría hacer el último sacrificio para mi país. ¿Cómo harían mi madre y mi hermana para hacer frente a la noticia de mi muerte?
Mi corazón latía con fuerza mientras esperaba la orden de avanzar.
Me había unido al Ejército después de dejar la escuela, a los 16 años, como un acto de rebelión en contra de mi padre , un disciplinado hombre fuerte que había querido que yo sea un jugador de críquet profesional.
Jugué en el condado de Kent a la edad de diez años, pero la presión que puso en mí se hizo insoportable, así que me uní al Ejército.
Mi primer año me enrolé en la escuela de Paracaidistas , encargada de la formación de de los jóvenes de 16 años de edad que abandonan los estudios.

Fue difícil pero me hice de tres grandes amigos, todos de la misma edad que yo.
Jason Burt, de Walthamstow, el tipo más alegre que puedan conocer. con una complexión tipo mediterránea y amado por las chicas.
Ian Scrivens, de Yeovil, era un tipo cabeza rapada, medía 6 pies, tan duro como el hierro, pero que podía bailar como John Travolta y su música favorita era Motown.
Scrivs fue el líder natural, con poder de convencimiento superior para su su edad y con presencia.
Neil Grose era el cuarto miembro de nuestra pandilla, un tipo tranquilo, muchacho confiable y un tirador con talento.

De todos nosotros, él era el más cercano a su familia. Ya extrañaba terriblemente durante el entrenamiento. Una vez, esperando en la cola para llamar a casa, oí que hablaba con su madre.
Era obvio que la conversación fue difícil para él, así que hablé con ella. Me dijo que extrañaba a su hijo y yo le prometí que cuidaría de él.
Todos ganamos nuestras alas y nos enviaron al Para3 (3 de Paracaidístas). En aquel entonces con 17 años se podía ingresar en el Ejército con consentimiento de tus padres, como hoy en día, pero también se podía luchar en el frente, algo que ahora no se permite.

En 1982, la única restricción era que no se podía servir en Irlanda del Norte. A Nuestro batallón no se le permitió ir a Ulster (Irlanda del Norte) durante algún tiempo.
Siete meses después, sin embargo, la Argentina invadió las Malvinas, y fuimos embarcados en el crucero de línea SS Canberra en nuestro camino hacia el Atlántico Sur.
Al principio el viaje era alegre y divertido. Todos creiamos que un acuerdo diplomático sería alcanzado y que daríamos la vuelta y regresaríamos a casa.
Pero la realidad era otra. Cuando nos enteramos que el HMS Sheffield había sido hundido, nuestro regreso a casa se disolvió. A partir de entonces, sabíamos que tendríamos que desembarcar en las Malvinas.
El 21 de mayo el 3 Para desembarcó sin respuesta defensiva sobre Green Two Beach, en San Carlos, en la Isla Soledad y marchamos 80 millas tierra adentro a través de terreno hostil, con un clima atroz.
A medida que el Para se lanzaba a una velocidad vertiginosa, el ejército de conscriptos argentinos se retiraron para ocupar su posición final en la herradura de las montañas que rodean la capital, Port Stanley.

En la noche del 11 de junio, 12 de los hombres del 3Pará fueron los encargados de tomar la fuertemente defendida cumbre del almenado Monte Longdon, que cerraba el camino de la ofensiva final para liberar la capital.

Longdon estaba cuatro millas al oeste de Puerto Stanley. La ventaja de la altura desde la cima residía en que imposibilitaba cualquier ataque contra la ciudad, ya que sería vulnerable a menos que la parte trasera de la montaña fuera tomada.
Nuestra Inteligencia nos informó que un batallón de soldados argentinos de alrededor de 600 hombres del Regimiento de Infantería Mecanizada 7 ocupaban una serie de búnkeres fortificados y posiciones de ametralladora entre las rocas en la cima escarpada.

Se contaba que su moral sería baja y su resistencia débil. Se nos aseguró también que no había campos de minas.
Con el apoyo de misiles Milan y morteros, además de fuego sostenido de nuestras propias ametralladoras, el 3Para debería asaltar las posiciones.
Para ayudar a la sorpresa, el ataque sería en silencio, lo que significaba que las posiciones argentinas no serían bombardeadas por la artillería.
Al amparo de la oscuridad, nuestro pelotón, 4 Pelotón B, avanzaría a la descubierta a lo largo del borde norte de la montaña, antes de trasladarse hacia el sur, hasta un punto intermedio conocido como Fly Half.

Allí se uniría con las fuerzas del 5 Pelotón para continuar el avance hacia la cumbre, con nombre en código Full Back. Nuestra fuerza atacaría una cumbre más pequeña, conocido como Wing Forward.
Justo después de la medianoche avanzábamos en formación escalonada. Menos de cinco minutos más tarde hubo una explosión seguida de gritos de dolor.
Mi comandante de sección, el cabo Brian Milne, había pisado una mina anti-personal. La inteligencia se había equivocado y el elemento de sorpresa quedaba eliminado.
Inmediatamente, rondas tras ronda de balas de ametralladoras argentinas cayeron sobre nosotros y las bengalas iluminaron el cielo. Me dejé caer sobre el terreno.

En Mount Longdon nuestro objetivo inicial, Fly Half, todavía se encontraba a 100 metros a mi derecha.
Nuestra sección, ahora en los espacios abiertos en el campo de minas, era vulnerable a los disparos del enemigo.
El Cabo Milne gritaba con los horrendos gemidos de los hombres que sufren graves heridas.
Nos quedamos allí tirados en el frío y la hierba húmeda, incredulos de lo que se estaba desarrollando ante nosotros. Junto a mí, mi amigo Jason Burt se volvió y dijo que se acercaría a el cabo Milne para inyectarle su morfina.

Jas dijo: " Si puedo aliviar en algo su dolor le daré mi morfina."
Como todo soldado sabe, la morfina syrette es llevada en el cuello para uso propio. De la manera que iban las cosas, se trataba de ser muy valiente para dar su propia morfina en una fase tan temprana de la batalla.

Ron Duffy lo arrastró hacia nosotros. "Creo que perdió la parte inferior de la pierna", susurró Jas . "OK, muchachos, no digan nada de lo que han visto aqui "- dijo Ron -"sería malo para la moral".
Rompimos nuestra posición y avanzamos a los pies de la montaña para unirnos al resto de nuestro pelotón. Arriba de nosotros se había desatado el infierno.

Los hombres gritaban "Muevanse a la izquierda" o "Contra el bunker de la derecha!". El caos reinaba. Los Argentinos gritaban las órdenes desde lo alto, seguido por ráfagas de armas automáticas, balas trazadoras y explosiones.
De vez en cuando se oía el fuerte sonido del golpeteo de una enorme bestia diseñada para destrozar aviones en pleno vuelo. La ametralladora pesada calibre.50, El enemigo había encontrado un nuevo objetivo para el arma: nosotros.
Se nos dijo que nos movieramos alrededor de la esquina de una pared de roca y la formada por una, pequeña cresta rocosa. Una vez en el lugar, llegó la orden de cargar de frente hacia el enemigo. Teníamos una posición Argentina con una ametralladora cal .50 a sólo 30 metros de distancia.
Los hombres estaban detrás de mí y a mi izquierda, sus bayonetas brillando bajo la luna. Jas estaba junto a mi derecha, todos esperando la orden de atacar.
En la Primera Guerra Mundial se dio la orden de ataque por el sonido de un silbato, con lo cual los chicos se lanzaban contra el enemigo. Más de 60 años más tarde, estábamos haciendo básicamente lo mismo pero sin el silbato.

"¡Carga!" Pasamos la cresta y corrimos hacia el enemigo. Disparaba mi arma y no pensaba en nada. Sin dudas, sin miedo, como un robot.
Mientras cruzaba el terreno delante de la posición, dispararon contra mí. Seguímos como imparables, sin inmutarnos por las grandes armas.

Cubriendome detrás de un macizo de rocas, miré hacia atrás a través de la oscuridad sobre el terreno, donde vislumbré más soldados del pelotón, heridos, o inmóviles.
Consideré romper la cubierta y recordaba vagamente a Jas, que estaba a mi derecha, corriendo por el terreno.

"Jas", le llamé. Nadie me respondió. "Tom, ¿eres tú?" -preguntó una voz. Tom era mi apodo.
"¿Eres tú, Scrivs?" le dije.
-“Sí, yo” respondió. “Estoy aquí con Grose, ha recibido un disparo”. Me arrastré de nuevo a buscar a Jas. Lo encontré acostado boca abajo, a unos 30 pies de donde yo me había cubierto.
Lo llamé, pero no tuve respuesta. Mientras me acercaba yo temía lo peor. "Jas" le dije, esperando que él me contestara. Una vez más, nada. Lo tome de la ropa, su cuerpo se desplomó hacia mí y uno de sus brazos cayó a su lado. Una ronda de la ametralladora .50 había penetrado en su casco, matándolo instantáneamente.

Me quedé mirando a Jas, incapaz de separarme de él. A medida que la sangre corría por su cara, me recordé de una de las muchas situaciones que habíamos compartido en la noche, durante nuestra formación en el Brecon Beacons.
Nos habíamos jurado que ,si llegara a morir uno de nosotros, el otro le quitaría las placas de identificación y se las entregaría a sus padres como un recuerdo, un recuerdo del desinteresado y último acto de valentía.

Me preparé, pero debido a sus heridas no pude. No me atreví a hacerlo. Mental y físicamente, la tarea me superaba. Me disculpé en mi interior y lo deslicé suavemente hacia abajo.
Luego me arrastré hasta Scrivs, que estaba con Grose en el centro del campo de batalla. "Creo que a recibido un disparo en el pecho"- dijo Scrivs- "pero puedo encontrar el orificio de salida."
Cada vez que sonaba un disparo, Scrivs se tendía sobre Grose para protegerlo. Debía haber un francotirador disparando contra nosotros todo el tiempo “Jas está vivo?”. " Yo negué con la cabeza lentamente. Scrivs cerró los ojos por un segundo , con dolor. Me sentí agradecido por su simple expresión de simpatía. Su fortaleza mental, al igual que su físico, siempre fue evidente.
Con la posición de la ametralladora ahora en silencio, se oía a otros miembros del pelotón heridos gimiendo y pidiendo ayuda.

Pensé con alivio que la hemos eliminado. Nos aseguramos que el vendaje de la herida de Grose en el pecho estuviera sellado firmemente alrededor de sus bordes. Grose gemía de dolor y tenía dificultad para respirar. Estaba a nuestro lado gravemente herido, pero dio un grito de dolor y nos rogó que no lo moviéramos.

Con una herida en el pecho los pulmones pueden llenarse de liquido y Grose podría haberse ahogado en su propia sangre. Teníamos que colocarlo sobre su lado lesionado para que pudiera drenar los líquidos internos y el flujo en el pulmón dañado, dejando a su pulmón sano para funcionar.
"Grose, debe apoyarse en el lado de su lesión," dije, tratando una vez más de cambiar su posición. “No me muevan!" gritó. Otros miembros de la Compañía B llegaron para asistir a los heridos.

Le dijeron:"tranquilo amigo volveras a disfrutar de tu fiesta de cumpleaños" Scrivs en broma preguntó a Grose. "Desde luego, saben que hacer. Pero creo que los vecinos se molestan con el ruido."
Grose intentó reír, pero el dolor era demasiado. “No me hagan reír", nos dijo.
"Vas a tener que moverte", le dije a Scrivs. No podemos quedarnos aquí al descubierto." Puse mi mano sobre el hombro de Scrivs para moverle, quedando con la cabeza más cerca de la mía. En ese mismo momento se escuchó un disparo.

Scrivs cayó sobre mi regazo y algo líquido salpicó en mi cara. Saqué a Scrivs de encima mio de un tirón salido de una instintiva repulsión. Se quedó inmóvil en un costado de la roca.
Me quedé sin poder creer lo que había sucedido. Un minuto antes yo estaba hablando con Scrivs, con mi mano sobre su hombro, al siguiente se había ido.
Un escalofrío me recorrió la espalda. Dondequiera que miraba, los soldados estaban heridos.
Pensé, en verdad esto no está sucediendo. Luego Grose me miró y preguntó: "Dónde está Scrivs ?"
No quería decirle la verdad, pero la veía en mis ojos. Grose entornó los ojos, esta vez en el dolor de perder un amigo, y cayeron sus lágrimas. Yo también lloré.

"¿Dónde esta el maldito helicóptero?" preguntó Grose.-Le mentí que ya llegaba y le dije que me quedaría con el. Por todos lados resonaban los disparos de los francotiradores. Los demás miembros del pelotón se acercaron. Alguien le dió un poncho. Grose fue llevado colina abajo a una improvisada ayuda de emergencia del regimiento (RAP), levantado al amparo del viento en un conglomerado de rocas.
Alrededor de las 3 a.m. Grose comenzó a perder la conciencia. "Mantén tus ojos abiertos", le dije, temeroso de que se fuera. "Si te duermes perderas el helicóptero"." Grose me miró y dijo: "bien Tom, sé que el helicóptero ya viene."

Dejando a Grose por unos momentos, corrí alrededor de la RAP en busca de un médico. Contra una pared de roca, junto a un grupo de chicos heridos, hallé a uno. Se encontraba con la cabeza entre las manos, totalmente agotado.

Soldado británico herido en sus piernas, la ferrea resistencia de los soldados argentinos mantuvo a los británicos a raya. Monte Longdon

"No hay vendas, la morfina se está acabando, todo se termina."
Lo fulminé con la mirada y le dije: "Ven y le dará cierta tranquilidad. Dile que va a estar bien."
A regañadientes, el médico me siguió a donde yacía Grose. Inspeccionó a Grose en la boca para comprobar sus vías respiratorias.

Grose tosió un coágulo de sangre. El médico carraspeó, se volvió hacia mí, sacudió la cabeza y se retiró, resignado al hecho de que no había nada que hacer.
En ese momento, yo lo odiaba más que a los enemigos. Tomé la cabeza Grosey lo acune como lo haría a un hermano. Él se agitó en un último intento desesperado para luchar por la vida.
“Gracias, Tom. " murmuro y se echó en mis brazos por un instante, antes de lanzar su último aliento. No lo podía desprender de mis manos, esperando en vano que el pudiera volver a la vida.
Las lágrimas me inundaron los ojos y después un aumento enorme de la emoción me golpeó.
Lloré incontrolablemente. Lloré por Grose, lloré por sus padres, lloré por su hermano y lloré por su hermana.

Sostuve firmemente a Grose por una última vez, puse su cabeza suavemente en el suelo, besé a mi amigo en la mejilla y dije adiós. Quedo acostado con la cabeza baja. Usé el poncho para cubrir su cuerpo y su cara. El sargento Fuller, quien se había hecho cargo del 4 pelotón después de la muerte del sargento Ian McKay, y McLaughlin reunieron a los hombres restantes para avanzar de nuevo.

La porción de tierra en que se combatió había sido ocupada de nuevo por las tropas argentinas. El Cpl McLaughlin me condujo a una posición de liderazgo.
Yo había perdido mi rifle cuando estaba con Grose, pero me dió una pistola Browning 9mm con nueve rondas de municiones. Atacar en una posición de liderazgo con sólo esta arma sería suicida y sin sentido. Yo lamentablemente había dejado mi rifle, pero después me sentí culpable de que se culpara a un amigo muerto por este hecho.

Los hombres me pasaron y avanzaron con sigilo, fusiles en ristre. Inmediatamente un solo disparo sonó, seguido luego de una andanada de disparos. El soldado líder cayó muerto con una bala en la frente.
En el ataque se sufrieron otras bajas. El avance se detuvo, Estábamos perdiendo la batalla.
El peloton fue empujado hacia abajo hacia el RAP. Llegaron grupos de apoyo reforzando el ataque con misiles Milan y fuego de ametralladoras.

Una vez más, la compañía B se lanzó hacia delante. Desde su posición más alta en la ladera, el 5 pelotón inició fuego de cobertura y se hizo cargo del asalto. Un contra ataque argentino fue detenido y finalmente obligado a retroceder.

En las primeras horas de la mañana, la cumbre fue finalmente tomada.
La compañía B recibió la orden de sacar a sus heridos a una posición de ayuda más segura, al pie de la montaña. En total, 23 hombres del 3Para murieron y resultaron heridos 47. Los argentinos perdieron 31 hombres con 120 heridos y 50 prisioneros.

La realidad de nunca volver a verlos me golpeó. Sufro repeticiones de la batalla en mi mente. Llegué a la conclusión que la única razón por la que había sobrevivido a la carga inicial fue que a medida que el artillero argentino vacío la munición de derecha a izquierda fui corriendo en la dirección en la que se propagaban las balas.

Me sentía culpable por no retirar las placas de Jas y por no comprobar el pulso de Scrivs. También me sentía responsable por no ser capaz de salvar a Grose. Había defraudado a mis amigos.
Las pesadillas y flashbacks son parte de la vida de un soldado a la vuelta a la batalla. Comenzaron la primera noche, después de los combates en el Monte Longdon, y he vivido con ellos desde entonces.
Toman parte de tu vida y te conviertes en un esclavo de ellos. Tienes miedo de apagar la luz, o cerrar los ojos, sabiendo que tan pronto como uno se relaja, la mente divaga y lo devuelve al fondo de la batalla.

A menudo me despertaba en medio de la noche sobresaltado, bañado en sudor o gritando. Una vez que el momento había pasado, comenzaba a llorar. No he recibido ningún tipo de asesoramiento del Ejército y me sentía traicionado por el batallón, pero yo había firmado por tres años y no pude dejarlo.
Poco más de seis meses después de Longdon, me casé con mi novia Laura. Pasé a tener dos hijos, pero no fué el último matrimonio.

Las Malvinas me había cambiado de manera irrevocable, y después de dos años y medio nos separamos. Al mismo tiempo, dejé el Regimiento de Paracaidistas y comencé a trabajar en la industria de seguridad privada. Desde entonces me he vuelto a casar, tengo dos hijos más y cree mi propia empresa, que emplea a 300 personas. Con quien me casé, por coincidencia en el aniversario de la Batalla de Longdon en 1990, ha sido testigo de las pesadillas, los flashbacks, las depresiones, culpas y, por desgracia, las sesiones inevitables para sanar. Pero ella me ha apoyado en todo y estamos muy felices.

Nuestro hijo, Dominic, tiene 17 años y, en un giro irónico, ahora planea alistarse en el ejército como oficial. Soy muy consciente de que podría terminar en Irak o Afganistán, pero debe seguir siendo él mismo. Éramos jóvenes e ingenuos en ese entonces pero creo firmemente que los jóvenes de 17 años no deberían tener que arriesgar su vida por su país.
A los 17 años, sus padres tuvieron que dar su aprobación para que se unan a las Fuerzas. Ningún padre debería tener que vivir con el sentimiento de que dieron su aprobación para que fuera a morir en la guerra.

Ojalá la guerra de Malvinas nunca hubiese sucedido, yo ahora estaría disfrutando de la compañía de mis tres amigos, a quien extraño mucho. No pasa un día que yo no pienso en ellos.
Espero que al describir los acontecimientos que rodearon sus muertes, no he causado a sus familias más dolor. A la tierna edad de 17 años, Scrivs, Grose y Jas dieron su vidas por su país en la circunstancias más valientes.

They must not be forgotten. No hay que olvidar.
______________________________
Fuentes:


http://www.alfinal.com/politica/soldadoingles.php

http://www.dailymail.co.uk/news/article-448586/Told-time--extraordinary-compelling-story-Falklands-War.html


Última edición por Marcelo R. Cimino el Dom 7 Jun 2015 - 7:32, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
TheLastHuman



Mensajes : 563
Fecha de inscripción : 21/07/2011

MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Sáb 6 Jun 2015 - 22:57

Desgarrador se haya estado de este o de aquel lado...

Los politicos deciden las guerras pero los soldados son quienes las pelean...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Sáb 6 Jun 2015 - 23:52

Pequeña diferencia, los del otro lado eran profesionales (aunque tuvieran 18 años), y tenían vocación militar. Los nuestros, eran pibes que tenían que hacer a la fuerza el servicio militar, en contra de la propia voluntad y mayoritariamente sin tener vocación militar. Y así nos fue. Error fatal de los milicos de aquellos años: iniciar una guerra por territorios, y perderla. Y nos vamos a tener que hacer cargo de esto por los siglos de los siglos.
Volver arriba Ir abajo
Quequén Grande
Administrador


Mensajes : 2245
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Dom 7 Jun 2015 - 3:55

Los del otro lado eran soldados voluntarios que recibían entrenamiento y cobraban un sueldo, por eso se lo consideraban profesionales, pero con 17 años no creo que nadie pudiera tener el tiempo necesario para ser capacitado en ninguna profesión y menos para la guerra.

Una historia triste, como la mayoría de los relatos de guerra, un ejemplo mas de que en ambos lados sufrieron y confirma el comentario del general ingles Arthur Wellesley, que luego de la victoria de Waterloo sobre Napoleón dijo "No existe escena más triste que ver un campo de batalla luego de un combate"

Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
mario venditto



Mensajes : 1170
Fecha de inscripción : 21/11/2010
Edad : 72
Localización : California, USA

MensajeTema: Soldados profesionales..   Dom 7 Jun 2015 - 4:19

Estimado Ricardo, estoy de acuerdo con tus apreciaciones referente a la edad de los soldados "profesionales". Por lo que lei, veo que los brits tienen el mismo sistema que EEUU para los postulantes con problemas de conducta. Aqui, cuando un menor de edad tiene problemas con la ley, el juez le ofrece 2 opciones ( no pasa con todos los jovenes) o va a la carcel o se integra a las FFAA's. Esto ocurre particularmente con los jovenes recien salidos del High School, tuve oportunidad de conocer a varios muchachos en esta situacion y muchos encuentran solucion a su problema una vez enlistados y otros no. Es posible que este ex-soldado ingles haya pasado por esta situacion, de ahi su corta edad. Saludos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://mariovenditto@hotmail.com
not for play



Mensajes : 4410
Fecha de inscripción : 25/06/2014

MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Dom 7 Jun 2015 - 8:58

Los nuestros no eran ningunos pibes de la guerra sino que soldados con todas la letras y quedo demostrado en el accionar del Ejercito en Malvinas, ya quisieran mas de uno haber contado con estos, la decision de recuperar Malvinas por la fuerza pudo haber estado equivocada, pero el combate tanto con soldados expertos y reclutas fue correcto por mas que los corruptos no terminen de llamarlos chicos de la guerra, estos son soldados que no aceptan y escupen sobre esa denominacion.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador


Mensajes : 2497
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Sáb 23 Abr 2016 - 17:17

Comparto aqui una pelicula desconocida por muchos y considero una de las mejores que toca el tema de los veteranos de Guerra de Malvinas, junto a la la ya conocida "Historia de los Otros" se puede ver una escenificación de la batalla de Monte Tumbledown.

el actor principal es el Actor Collin Firth, que luego de las críticas a la pelicula declaro : "Es una pelicula que no deja tranquila ni a la Derecha ni a la Izquierda de Gran Bretaña"


puede verse la pelucula completaen you tuve cargo aqui capitulo 8



saludos

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Del otro lado.....   Hoy a las 4:56

Volver arriba Ir abajo
 
Del otro lado.....
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» UNA AYUDA DEL OTRO LADO
» "Si os dan papel pautado, escribid por el otro lado".
» Saludos del otro lado
» AL OTRO LADO DE LA LLUVIA.
» medalla pentagrama esotérico

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Interdefensa :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Malvinas, ayer y hoy-
Cambiar a: